Prologo de El Libertino

lunes, 7 de diciembre de 2009

Masoquismo y sadismo... o de como hacer feliz a alguién dándole lo contrario de lo que desea...





Un día, en el infierno, Sacher-Masoch se acerca al marqués de Sade y, masoquísticamente, le ruega:

-¡Pégame, pégame! ¡Pégame fuerte, que me gusta!

El marqués de Sade levanta el puño, va a pegarle, pero en el último instante se contiene y, con una sonrisa sardonica  y una cruel mirada, sadísticamente le dice:

 
-No
 
Enrique Anderson
 
=====================================

No hay comentarios:

______________________________________________________________________________________________________________________________________________