Prologo de El Libertino

lunes, 30 de noviembre de 2009

"Amo amado... no me vendas..."
Amos y esclavas...
Esclavas y Amos...
Una relación siempre especial a lo largo de la historia de la humanidad.
Amos y esclavas... esclavas y Amos...
¿Quién pertenece a quién?




========================================================

domingo, 29 de noviembre de 2009

Hoy se acerca a la mansión una antigua amiga, que nos regala este insinuante relato.
Es curioso como a veces los recuerdos más intensos no son siempre las imagenes de lo vivido; en el caso de nuestro relato de hoy, lo que excita la imaginacion de tsusima en un olor. Un olor que ni siquiera era especialmente agradable, pero que, cada vez que se cruce con él, conseguirá que su cuerpo responda con la misma excitación que aquella vez.
Muchas gracias tsusima por permitirme traer a la mansión tu relato. Con tu permiso iré trayendo alguno más. O mejor aun... puedes traerlos tu misma cuando gustes.
Aqui tienes tu mansión.




Aun tengo en mi mente ese olor...
Habíamos quedado para vernos aquella tarde, no le conocía mucho, pero las veces que habíamos hablado me había agradado bastante. Habíamos tomado café en dos ocasiones anteriores y habíamos hablado mucho.
Aquella tarde, quedamos para tener una sesión .A los dos nos apetecía mucho. Supongo que ambos queríamos saber hasta dónde éramos capaces de llegar...
Me llevó a una casa de las afueras de la cuidad, una casa de una planta .Al entrar, tuve la sensación extraña de un olor como a humedad, pero no era desagradable...
Cuando entramos al pequeño salón, vi un sofá amplio una mesita baja, y algún mueble más.En las paredes había colgados látigos, fustas y cuerdas, todo bien colocado, diría que con gusto...Estaba de pie junto a él, y empezó a desabrocharme los botones de la camisa, empecé a temblar al notar sus dedos en mi piel .No sabía que hacer con las manos, me limite a tenerlas pegadas en mis piernas y dejarme hacer.Continuó, bajando la cremallera de la falda y quitándomela hasta que cayó, a mis pies.Me había puesto un conjunto morado muy bonito de encaje para esa ocasión, pero ni se dio cuenta.Desabrochó mi sujetador con un poco de violencia, y cuando vio mis senos acerco sus manos y empezó a tocarlos .Respire profundamente, y me llego ese olor tan agradable...Seguidamente empezó a mordisquearme los pezones con fuerza .Me gustaba ese dolor .Ver su cara entre mis pechos. sus dientes mordiendome, y sus ojos clavados en los mios.Me puso en el sofá de rodillas a la pared, con las piernas separadas y me toco por detrás, supongo que quería notar o ver mi grado de humedad.Vi cómo se movía hacia un lado del salón y cogía una fusta y un látigo .En ese momento me puse un poco tensa, pero esperé y me fui colocando para recibir sus caricias.El primero dolió ...bueno... y el segundo y el tercero...pero iba notando como a cada golpe me iba mojando cada vez más ,canalicé el dolor para mi placer ,y empecé a disfrutar ...Me quitó las braguitas, me puso en sus rodillas y con una paleta ,me azoto ...Me encantó ...pero llego un momento que ya no podía más ... Cuando me vio llorando ,me abrazó y empezó a besarme la cara .Me puso tumbada en el sofá, y empezó a darme un masaje con aroma de vainilla .Agradecía aquellas manos que estaban mimando mis partes más doloridas .Después de un rato de descanso y charla ,me puso un collar en el cuello con una cadena larga ,y me dijo ,que me pusiera a cuatro patas ,me arrodillé ,y me puse cómo el me pedía .Me paseó por todo el comedor ,sentía el frió suelo en mis rodillas y en mis manos ,me paré delante de él ,sin levantar la cara y empezó a pisarme las manos ,en ese momento pensé ...será cabrón ...pero ahí no había acabado todo .Me dijo ,espera aquí un momento ,y apareció con un plato con agua ,y me dijo ,bebe como una perra ,como lo que eres .Me puse a beber del plato mientras pensaba ,que hacía yo en ese sitio ,y por que dejaba que me humillara así .Pero en el fondo estaba muy a gusto ,me gustaba todo aquello .Nuevamente se fue a la cocina ,dejándome con la cabeza mirando al suelo y a cuatro patas .Cuando volvió con otro plato lleno de chuches ,ositos ,moras de colores ,lo puso en el piso y me mando comer de el .Te doy este manjar ,para que no pienses que soy tan cabrón como estas pensando ...No tenía hambre ,pero comí unas cuantas .Me levanto tirando de la cadena de mi collar y me dijo ,desnúdame .Comencé a quitarle la camisa, lentamente botón a botón y descubrí un cuerpo perfecto, en ese momento me acorde de mi amiga, cuando hablábamos de las tabletas de chocolate de los torsos de los chicos de los anuncios. Saqué las mangas y la tiré al suelo. Empecé a pasar mis manos por aquel cuerpo depilado, suave, terso...También le desabroche los pantalones y se los quité ,y vi un minúsculo tanga azul ,que hacía que su pene se notara .Seguí le, besándole cada milímetro de su cuerpo, deseándole...Se tumbó en el sofá y empecé a meterme aquella polla en la boca, acariciándola con la lengua, con los labios...
Ha pasado mucho tiempo de todo esto, pero aún esta en mi mente ese olor a aquella casa....
 
tsusima

jueves, 26 de noviembre de 2009

Fantasía y sumisión.
Sumisas fantásticas.
Fantasías de sumisas.
Sumisas... mujeres fantásticas capaces de entregar por amor su cuerpo, su vida... su alma.
Seres tan increiblemente especiales que ni ellas mismas son capaces de comprender el poder de su entrega.
Seres capaces de darlo todo sin esperar nada a cambio, de entregarse por el simple placer de satisfacer a su Amo.
Sumisas.. mujeres que a algun@s les pareceran estúpidas o mujeres engañadas, pero que en realidad demuestran cada día que nadie es capaz de amar como ellas aman.
Permitidme pues, desde la mansión, regocijarme con vuestra existencia y mostraros todo mi respeto y admiración.


Sayiid



miércoles, 25 de noviembre de 2009



Estimados amigos y amigas… hoy no os dejo una poesía, ni un relato, ni tan siquiera una de esas fotos tan sugerentes que tanto me gusta regalaros....



Hoy aprovecho para dejaros un mensaje.


Uno muy importante.


Hoy, desde la mansión, quiero acusar a todos aquellos hombres que, valiéndose de su fuerza física o de su supuesta superioridad por el simple hecho de ser hombres, se permiten el lujo de maltratar física y psicológicamente a las mujeres.


La ONU define la violencia contra la mujer como "todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada."(Consejo Económico y Social, ONU, 1992)


Quizás a más de uno extrañe que en un blog en el que se habla de Amos y sumisas, se pueda conmemorar un día como hoy, pero es importante que quede claro que aquí sólo se acepta la entrega voluntaria y que jamás se aceptará el maltrato físico o psicológico o la dominación mediante el miedo o las amenazas.


Todo hombre, o mujer, que se valga de estos medios, no es un dominante, sino un simple maltratador al que todos hemos de señalar con el dedo o denunciar si es preciso para acabar con esa lacra de la sociedad actual.


Desde aquí animo a todas las mujeres u hombres victimas de maltratos, a que lo denuncien sin miedo, porque ellas y ellos son las víctimas, no los culpables de esta situación.


NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

===============================

martes, 24 de noviembre de 2009

Porque una imagen vale más que mil palabras, y más aun si va acompañada de una buena música,
os dejo esta noche una colección de imagenes que, si fuesen palabras, serían el mejor de los bestsellers.
Que la disfruteis todos y todas, y gracias por vuestra visita.
Sayiid



===================================================

lunes, 23 de noviembre de 2009

Sirva hoy este relato, como conmemoración de una de mis mas excitantes experiencias.
El metro, la gente y tú.
Fantasias cumplidas. Deseos encontrados. Almas que una vez fueron gemelas.
Para mi... para ti... para tod@s





PRIMERA VEZ EN EL METRO

De repente ya no había más espacio. El calor se acrecentaba y el sudor comenzaba a recorrer los cuerpos.Una pierna quedó pegada a la mía, no había lugar, es cierto, pero no se movió 1 cm. Sentía los músculos cuando se endurecían, yo tampoco podía correrme. De pronto, se despegó a mi derecha, quedó pegado a mi espalda y ya no había misterios. La imaginación fue desbordada por la realidad, me estaban apoyando sin pudor alguno dos piernas musculosas, detrás de las mías, pegadas como estampillas y en el medio, a la altura adecuada, el paquete. En el medio, como instalado por un arquitecto, con plomada y todo, ocupaba la raya, justo golpeando el agujero.La tela del pantalón, que en verano ya de por si es liviana, parecía no existir. Lo sentía en pleno esplendor, excitado y excitante, como un apoyo soñado.Firme y algo gruesa empujaba hacia adelante sin disimulo alguno, parecía desgarrar la tela como queriendo entrar a ese lugar que permanecía firme, sin miras de alejarse, sin ganas de hacerlo.El calor aumentaba, ya el sudor mojaba todo el cuerpo y el cerebro no tenía tiempo ni ganas para otra cosa que no fuera imaginar el final del momento.Increible, el calor era acogedor y lubricante, el golpeteo en las sienes ensordecedor y la raya se abría sola a cada acometida. La incomodidad del viaje se volvió placer, lujuria, deseo.Que se apague la luz, que el metro se detenga en medio del camino, que el viaje dure para que el placer no acabe era el único pensamiento.El cerebro bombeaba sexo y ya nada importaba.La mano izquierda se fue deslizando lentamente hacia atrás, forcejeó entre el poco espacio de las piernas pegadas y pudo al fin, con gozo y temblor, agarrar al culpable de tal desatino.Ya estaba todo dicho, el partido debía continuar en otra cancha. El se retiró un poco y amplió levemente el espacio. El cierre no opuso resistencia alguna y el trozo mojado y tembloroso se envolvió en la mano.Se notaba que estaba a punto, la explosión final estaba en la puerta de esa cabeza mojada que ya no tenía manera de retroceder.La mano que envolvía y acariciaba, solo esperaba sentir en sus dedos la leche pegajosa con que se iban a untar. Una sacudida de la cabina pareció ser la señal y el líquido esperado pintó manos y dedos. El pantalón mojado y la leche bajando por las piernas de su dueño.Seguí dos segundos más y escondí la mano como pude, pero no quise impedir que mis dedos fueran a mi boca y la lengua limpiara con ardor esa leche que se fue depositando en mi garganta.El subte estaba llegando a destino, aun lleno, como mi boca.Una rápida vuelta me hizo quedar frente a frente con el culpable de tanta locura, un rápido beso de lengua con semen marcó el principio de algo que exigía continuar.Bajamos juntos.Salimos a la superficie juntos, felices y sin culpa.

Alfredo

sábado, 21 de noviembre de 2009



"Vivir en este mundo sin atreverse a bucear en todas

las posibilidades del mismo es como deambular por

una gran biblioteca sin atreverse a tocar sus libros"

=================


viernes, 20 de noviembre de 2009




Facial

A mis pies, mi sumisa arrodillada,
Y su cara hacia mi sexo girada.
Su boca, abierta y esperanzada
Presta a recibir mi esencia lacada.


Regalo que tu Amo te hace
Como pago a tus servicios.
Semen que tu lengua lame
Néctar con el que te santifico


Chorros de denso esperma
Que por tu cara distribuyo.
Facciones sucias de mi esencia
Esclava marcada con orgullo


Imagen de esclava mojada
Para el placer de su Amo.
Lengua presta a la batalla
Que limpia el sexo más amado.


Boca caliente que provoca
En intensas oleadas el placer
De sentir como se derrama
Sobre tu hermoso cuerpo mi Ser

(Sayiid)

jueves, 19 de noviembre de 2009

Una esclava un poco vaga.

Cierto es que el andar siempre a cuatro patas puede ser doloroso para las sumisas...
Cierto es que la tecnología y los avances científicos están ahí, para usarlos...
Cierto que siempre hay que cumplir eso de que "la imaginación al poder"...
Cierto es que puede resultar hasta comodo el invento...
Pero aun así, lo de esta sumisa me parece un exceso de vaguería....
¿Qué será lo proximo? ¿Que su Ama la lleve subida a las espaldas?
El mundo ya no es lo que era :-)
Felíz día
Sayiid


miércoles, 18 de noviembre de 2009

Permitidme, o dulce y hermosa,
Delicada y adorada amiga,
Dedicaros, sin inquina,
Estos versos, que no son prosa.


Y aunque a simple vista parecer pudiera
Que es mi musa el gran Quevedo,
No es el maestro el que me inspira
Sino vuestro coño depilado y terso.


Pues os imagino, navaja en mano,
Gozando de vuestra dulce tarea,
Y no puedo dejar de pensar
Que fuera yo el encargado de aplicar,
La crema que os ha de calmar
Con suave masaje ese intenso ardor

Que martiriza vuestra húmeda entrepierna.


Os dejo pues aquí escritos
Estos breves e impúdicos versos del genio
Para que vos disfrutéis de ellos
Como yo disfruto de vos cuando os imagino…


El Satiricón





Rapándoselo estaba cierta hermosa,
hasta el ombligo toda arremangada,
las piernas muy abiertas, y asentada
en una silla ancha y espaciosa.

Mirándoselo estaba muy gozosa,
después que ya quedó muy bien rapada,
y estándose burlando, descuidada,
metióse el dedo dentro de la cosa.

Y como menease las caderas,
al usado señuelo respondiendo,
un cierto saborcillo le dio luego.

Mas como conoció no ser de veras,
dijo: «¡Cuitada yo! ¿Qué estoy haciendo?
Que no es ésta la leña deste fuego».

-----------------------------------------------------------------

Atribuido alguna vez a Quevedo.
Fechado hacia 1580-1595.
[De Pierre Alzieu, Poesía erótica del Siglo de Oro, Crítica, Barcelona, 2000.]


Posesión




Me pareció tan corto para quererte

aquel amanecer que se desnudaba,

por un fugaz instante temí perderte,

y di gracias al verte: aún estabas...



Tendida entre las sábanas frágilmente

cual inocente niña que dormitaba

habiendo jugueteado incansablemente

hasta hace pocas horas de madrugada.



Te acurrucaste toda sobre mi pecho

e incrédulas mis manos te recorrían

como si no bastasen lo dicho y hecho

sobre aquel tibio lecho... ¡Te poseía!



Beto Aveiga

lunes, 16 de noviembre de 2009

Porque el satiricón siempre tuvo grandes maestros, traigo hoy aquí a uno de los más grandes y admirados. He aquí un breve soneto, del adalid más desvergonzado...



Estaba una fregona por enero
metida hasta los muslos en el río,
lavando paños con tal donaire y brío
que mil necios traía al retortero.

Un cierto conde, alegre y placentero,
le preguntó por gracia si hacía frío.
Respondió la fregona: "Señor mío,
siempre llevo conmigo yo un brasero".

El conde, que era astuto y supo dónde,
le dijo, haciendo rueda como pavo,
que le encendiese un cirio que allí traía.

Y dijo entonces la fregona al conde,
alzándose las faldas hasta el rabo:
- Pues sople este tizón Vueseñoría.
 
(Francisco de Quevedo)
Permitidme esta noche regalaros un aporte de una gran amiga, que me ha mandado esta preciosa carta que en su día le escribieron a Lord Byron.
Una carta llena de dulzura, pasión y entrega.
Una carta que despierta, como no, sentimientos de envidia por saberse amado así.
Muchas gracias, mi dulce amiga por mandarmela.
Y muchas gracias, Jane Clairmont, por escribirla...



Usted me dice que le escriba brevemente y tengo mucho que decir. Usted también me incita a creer que era un capricho el que hizo que yo amara ser un accesorio para Usted. No puede ser un capricho puesto que Usted ha sido para mí el año pasado el objeto de meditación al cual dediqué cada momento solitario.
No espero que Usted me ame, yo no soy digna de su amor. Siento que Usted es superior,con todo para mi sorpresa, para mi felicidad, Usted reveló pasiones que había creído no vivirían largamente en su pecho.
¿Tendré también que arrepentirme por querer experimentar el deseo de la felicidad? ¿rechazarla cuando se ofrece?
Puedo aparecer a Usted imprudente, viciosa; mis opiniones destestables, mi teoría depravada; pero una cosa, por lo menos, le demostrará el tiempo, que lo amo dulcemente y con afecto, que yo soy incapaz de cualquier cosa que se acerque al sentimiento de venganza o maldad. Le aseguro, en el futuro su voluntad será la mía,y todo que Usted quiera hacer o decir no lo cuestionaré.
 
Carta de Jane Clairmont a Lord Byron

sábado, 14 de noviembre de 2009




"A algunos hombres los disfraces no los
 disfrazan, sino que los revelan. Cada uno se
 disfraza de aquello que es por dentro"


Gilbert Keith Chesterton

_________________________________________________________________

viernes, 13 de noviembre de 2009




Sin control

Aquello ocurrió la primera tarde que se encontraron en intimidad. Su primera sesión. Ella ya estaba desnuda, con una cadena atada al cuello y las rodillas doloridas. Pero lo peor no era nada de eso, sino que desde hacía rato le estaba implorando a su Amo permiso para ir al baño. La presión en la vejiga le hacía distraerse de las órdenes que él le daba, y su negligencia era castigada con la prohibición de no poder ir a mear. Finalmente, a los pies de él, apoyándose de forma alternativa en una y en otra rodilla y con la mano contra su vagina, el hombre que la gobernaba le dio permiso, mas le ordenó que dejara la puerta abierta.
Allí estaba ella, soportando la humillación de estar orinando ante sus ojos cuando el Amo se acercó hasta ella, se sentó sobre sus muslos abiertos y metió la mano bajo su coño hasta encontrar el chorro caliente. Se enjuagó la mano en la orina de ella, que no entendía nada de aquel gesto impredecible. Después la sacó y comenzó a restregar aquella mano toda mojada de pis sobre el cuerpo de ella, especialmente sus pechos. Aquello la descolocaba por completo. Aquello no había sido previsto cuando desde hacía antes estudiaba en la red el repertorio de ceremonias de sumisión. Y, justamente por ello, por la esa sensación de pérdida completa de control, de estar cayendo por el vacío de lo inesperado, sintió una excitación como jamás antes había sentido. No había desaparecido el miedo ni el nerviosismo que le habían acompañado toda la tarde, pero esa excitación lo compensaba todo. Fue entonces cuando su Amo la penetró, sobre el suelo del lavabo. Violentamente, sin pedir permiso, abusando de ella. Y ella, en ese instante,  creyó estar abrazada a un ser sobrenatural.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Y para acompañar a Borges, nuestra poetisa de cabecera nos manda hoy un nuevo poema.
Poema desgarrado y dolorido.
Poema humano.
Poema sentido.
Bienvenida de nuevo a la mansión, amiga.





Alguien dejó en mi mano,
la flor de un amor secreto.
Alguien robó mi quietud
y yo me alegré por ello.
Mas la ha lanzado sin recato
a la lluvia y al loco viento.
Y no sé ya si quiero hallarla
o continuar buscándola.
No sé ya, si esto que siento
es mi dicha transformada
o una puñalada de dolor.
(cavabaja)

_________________________________________
Noche de poesía en la mansión.
Y que mejor que traeros aqui al inmortal Borges.
Alguien tan inteligente como para decir aquello de: "Que otros se jacten de lo que han escrito, yo me jacto de lo que he leido".
Disfrutad pues del gran poeta y de sus "espejos"... esos artefactos malditos que nos muestran tal y como somos y no tal y como quisieramos ser. Aunque quizás habría que agradecerles su brutal sinceridad...
Que cada cual opine según su deseo.
Feliz velada.



miércoles, 11 de noviembre de 2009



Mi querida Eufrasia:

Me dices que vives sorprendida y angustiada por la multiplicidad del ser. Lo aparencial te daña y te has entregado a la búsqueda de la mirada que subyace. Te remites a las fuentes. Visitas los lugares más apartados y oscuros de las bibliotecas y te haces pajas mientras que lees a Platón, a Plotino, Schopenhauer, Heiddeger. Sintetizas las diversas teorías y esta labor ecléctica sólo es el punto de partida desde el que, tal vez, la conclusión definitiva iluminará tu discurso. Los ruidos de las ratas y el susurro de la respiración del bibliotecario hacen crecer las fantasías que recorren tu orgasmo. Tienes todos los libros sabios manchados de flujo vaginal. Pero la solución no está en los libros. Los libros son mera especulación que te confundirá. Me preguntas qué debes hacer. Y yo me masturbo con tu carta, que huele a sexo, enrollada en lo mío. La soledad golpea las puertas de mi casa. Suenan las notas del organillo de la esquina en la tarde de verano y me duelen tus recuerdos de filósofa y ninfómana. Aún conservo unas bragas sin lavar que te dejaste. Aspiro su aroma. Y tus “Notas para una primera lectura de El Ser y el Tiempo”. Las leo, me abismo en sus letras manchadas. Bebo vino todas las noches en las tascas del barrio. En primavera, oigo a Vivaldi y escribo versos para que vuelvas en medio de esta muchedumbre que no sabe nada. El ser es. El no ser... no sé.

Félix Morales Prado

martes, 10 de noviembre de 2009





Señora de la noche… entrégate a mi…
Ofréceme tu pálido cuello, pues mis ansias de ti ya no se conforman con tu carne….
Mírame a los ojos y siente mi poder.
Entrégame tu alma, tu ser… tu sentir…
Se mía y así nuestro amor será eterno y atravesará el tiempo sin vacilaciones, sin miedos… sin dudas…
Hagamos un pacto de sangre que nos condene al más oscuro de los infiernos.
Convirtámonos en seres sobrenaturales.
Sintamos, como sólo sienten los animales…
Deja que mi deseo te envuelva y te transporte a mundos donde el día y la noche carecen de importancia.
Déjame que te arrastre a mi mundo sórdido y oscuro, poblado por los seres de la noche.
Seres que viven sus vidas a espaldas de la sociedad.
Seres que sueñan, que imaginan, que buscan…. que encuentran.
Seres cuya imaginación y deseo son incomprensibles para el resto de los humanos.
Bésame, muérdeme, siénteme…
Déjame que te ate, que te arañe, que te azote… que te use….
Ven, dame la mano y sígueme sin hacer preguntas…
Tan sólo necesitas una cosa para ser feliz…
Confiar en mí.
Sayiid

lunes, 9 de noviembre de 2009




Ángeles negros…



Yo, que antaño recorrí el cielo como un dios misericordioso, me veo hoy arrastrándome por las profundidades del más tenebroso de los infiernos…


Yo, que viví el deseo y la pasión, me veo ahora abocado al olvido y la penumbra…


Yo, que recorrí todos los caminos posibles de la lujuria, me veo ahora sólo y abandonado…


Yo , que gocé de tu dulce cuerpo, no puedo ya ni refugiarme en mis recuerdos…


Ángeles negros me acompañan…


Ángeles negros me rodean…


Ángeles negros me arrastran…


Sean pues, ellos, mi compañía.

=======================================

domingo, 8 de noviembre de 2009




Querida Josefa Engracia:

Eres fea y ridícula. Y la lluvia y el viento braman en el bosque de eucaliptos que me rodea. El agua es una cortina que envuelve en sensación de cercana lejanía los barcos de la ensenada. La tormenta es un hogar hermoso. Los recuerdos me dibujan muñequitos dentro y ahí estás tú, con tus inmaculadas sandalitas blancas y tus pies sucios, mis amados piececitos sucios tuyos, jugando a las candelas en esas tardes de verano. Yo soñaba con tocar tu vestido cuando las pandorgas volaban a lo lejos ocultando con su maravilla a sus artífices y la noche, sin caer todavía, estaba cerca ya y te llamaban a tu casa y corrías por la solitaria avenida de moreras agarrándote la falda que levantaba el viento por detrás. Tu culo era el misterio que poblaba mis sueños. De ti me lo prohibieron todo. Y me contaron que tenías piojos en las trenzas. Amaba esos piojos. Te amé más desde entonces. Muchas veces, después, pasado el tiempo inútil en el que naufragamos, he soñado por ti con mareas muy altas que invadían las casas coloniales y que allí nos bañábamos, ya de noche, y que no había futuro, sino las luces temblorosas o los cuerpos desnudos, mojados y fríos al salir y la gente inventada y tú, tú sobre todo, por la calle que llevaba a mi casa. Por ti aprendí a jugar juegos de niñas.

Félix Morales Prado

sábado, 7 de noviembre de 2009




15.000 visitas

15.000 visitas a la mansión.
15.000 amig@s
15.000 fantasias
15.000 ilusiones
15.000 deseos...
Gracias a tod@s por no dejar de visitar esta, vuestra mansión.
Gracias por vuestra fidelidad.
Gracias por vuestra compañía y apoyo.
Gracias... por estar ahí.
15.000 gracias

Sayiid

jueves, 5 de noviembre de 2009





Conversaciones con Sayiid



- Mi Dueño, si una mujer se ofrece como esclava a un Dominante, ¿debe este aceptarla?

- Mmmmmm, ¿tú crees que debería, mi sierva?

- Yo creo que sí, mi Amo, ya que si ella se le ofrece libremente, ¿Por qué iba él a renunciar a tener una esclava a su servicio?

- Mi sierva, ven, siéntate a mi lado y acaríciame mientras te cuento una vieja leyenda…

Cuenta la historia que cierto día, un apuesto patricio paseaba con unos amigos por el foro de la grandiosa ciudad de Roma, mostrándose en público, como solían hacer los jóvenes en aquellos lejanos tiempos, cuando una mujer joven y hermosa, arrojándose a sus pies, se arrancó la túnica y, mostrándole su hermoso cuerpo desnudo, le entregó una cadena que terminaba en un collar que ceñía su esbelto cuello. La mujer le pidió, que por piedad, la aceptara como la más humilde de sus esclavas, ya que le amaba y juraba por los dioses que le serviría y le satis facería en todo lo que él desease a cambio de nada. La oferta, como bien puedes ver mi sierva, era tentadora, puesto que la joven era en verdad hermosa y con un cuerpo considerablemente deseable. Los amigos del joven le decían que era en verdad un hombre extremadamente afortunado, cuando una mujer así le pedía convertirse en su esclava, y que sería un estúpido y un arrogante si no aprovechara tan excelsa oportunidad.

- ¿Y que hizo el patricio, mi Señor?

- Pues hizo lo que todo dominante que se precie de serlo habría hecho en su caso: rechazar la oferta.

- ¿Rechazó a la esclava? ¿Por qué hizo algo así?

- Muy sencillo mi sierva, porque de haberla aceptado, ¿quién en verdad habría obtenido lo que deseaba? ¿el joven patricio o la bella joven?

- Pero mi Amo, obtener una bella esclava así, sin necesidad de esforzarse, y que encima se entregaba a él por amor… ¿no es lo que desea todo hombre?

- Ciertamente eso es lo que desea la gran mayoría de los hombres, e incluso es la fantasía de un número de ellos mucho mayor aún. Pero esos hombres no comprenden el hecho de que tomar a tu servicio a una sumisa supone en la práctica hacerse responsable de ella, de cuidarla, de educarla, de formarla para que sea la mejor de las sumisas, aunque muchas veces a ella pueda parecerla justo lo contrario.

Es por eso que un verdadero Amo ha de tener mucho cuidado a la hora de seleccionar a una posible candidata, y sólo ha de aceptar a aquella por la que ese Amo sienta algo especial. Si es sólo una más, por mucho que ella le ame a él, nunca funcionaran como pareja de Amo y sumisa. Es preciso que él sienta algo por ella, algo que le impulse a desear poseerla, pero no sólo a poseerla físicamente, sino a poseer su alma, su ser, porque sólo así podrá sentir que en verdad es su esclava.

- Entonces mi Señor, ¿un Amo no aceptaría a cualquier mujer como esclava suya?

- No debería hacerlo, desde mi punto de vista, si de verdad quiere que sea suya en cuerpo y alma y si desea que ella le sienta como su verdadero Dueño y Señor.

- Pero entonces, mi Amo…

- Shhhhhh, calla ahora y prosigue con lo que estás haciendo. Ya habrá tiempo de continuar esta conversación después de que me hayas satisfecho…

- Como vos me ordenéis, mi Señor.

miércoles, 4 de noviembre de 2009




Conversaciones con Sayiid



- Amo, ¿qué importancia tiene el collar de una esclava?

- Tiene una gran importancia mi sierva, por lo que representa. El collar de una esclava no es simplemente un adorno o un complemento de moda. El collar de una esclava representa la rúbrica de su contrato de sumisión a su Amo. Cuando un Amo le entrega su collar a su sierva, la está aceptando como esclava suya y al mismo tiempo se está haciendo responsable de ella; es por eso que tiene tanta importancia. Es como el anillo entre dos personas que deciden casarse. Es un símbolo, una señal de posesión. Y para una esclava, llevar el collar de su Amo debe suponer el mayor de los orgullos.

- ¿Y todos los collares son iguales, mi Señor?

- Por supuesto que no. Los hay simples, de cuero, los hay de tela, de metal, los hay con joyas engastadas y otros que son un simple lazo… pero no reside ahí su valor. El valor de un collar reside en el Amo que lo entrega. Si aun Amo entrega su collar a su esclava simplemente por presumir de sumisa, ese collar carece de valor, aunque sea de oro.
El collar ha de ganarse. La sumisa ha de demostrar a su Dueño que merece ese collar. Y ha de demostrarlo a través de su amor, su entrega, su pasión y su obediencia ciega a su Amo. Y el Amo ha de ser responsable de cuándo y porque entrega su collar. Cuanto más difícil sea para la sierva conseguir el collar, más valor tiene para ella.

- ¿Puede un Amo retirarle el collar a su esclava?

- Puede, si considera que tiene motivos para ello. De la misma manera que la esclava puede renunciar al collar de su Amo. Como siempre te digo, mi sierva, las relaciones de Dominación/sumisión se basan en el mutuo respeto entre el Dominante y la sumisa. Sano, seguro y consensuado; esas son las tres reglas que nunca han de romperse. Y si un Amo considera que su esclava no le satisface puede repudiarla, y si una esclava considera que ya no pertenece a su Amo, puede renunciar a él, y el Amo ha de aceptarlo, puesto que, como ya te he dicho otras veces, mi dulce perrita, la posesión que un Amo tiene sobre su sierva emana de ella, no de él. El Amo se limita a recibir y disfrutar de la entrega de su esclava, pero jamás puede obligarla a ser lo que no desee ser, porque entonces hablaríamos de malos tratos, y eso nada tiene que ver con la D/s.

- Mi Señor, ¿me concederás alguna vez el honor de llevar tu collar y poder ser tu perra fiel?

- Eso depende de ti más que de nadie, mi sierva. Si lo deseas… lucha por él.

=========================

martes, 3 de noviembre de 2009

.



Querida Ramira:


¡Qué bien cuadra tu nombre con tu condición! Tan sólo abrir la “i” como tú abres el signo de admiración entre tus piernas y ¡ya está! ¡qué gusto! Todo queda acoplado. Todo se acopla a ti: los marineros, los curas de pensamiento atormentado, los profesores solitarios, los perros, los amantes sin pareja, los basureros, los árboles, las piedras, las orillas de agua tibia de los ríos. Te dicen puta. Pu-ta. ¡Qué hermosa esa palabra en ti! Tú la sepultas en un caudal de absurdo y la reduces a su sonido puro. ¿Qué sexo no desea sufrir la pregunta de tus manos? Has inventado la mística de los barrios prohibidos. Representas el brillo nocturno de sus calles. Los que te buscan detrás de cada puerta sumida en el desprecio y el secreto deseo, encuentran siempre a otras, a otras iguales que sus legítimas mujeres. Olvidan la suprema humillación del barrizal en el que yo te follo, olvidan la mirada del amor. Por eso, por más que te persigan y que en ti aliente el receptáculo de una constante violación, tú siempre serás virgen, mi novia sin mancha, la mujer perdida en las últimas habitaciones de mis sueños, donde te masturbas al ritmo de mi discurso pensando en todos los que pudieron ser (pensando en todos) y prefirieron condenarse.


Félix Morales Prado

lunes, 2 de noviembre de 2009




Conversaciones con Sayiid


- Mi Amo… ¿Puede una esclava sentirse celosa?

- Mi inquieta sierva… tú y tus preguntas. Ven, acércame mi pipa, ponme una copa, desnúdate y túmbate a mis pies, así podre disfrutar de ti mientras te contesto…
¿Puede una sumisa tener celos de su Amo? Por supuesto que puede, mi sierva, puesto que además de esclava de su Amo es una mujer con sentimientos. Puede tener celos, si, pero ha de controlarlos y no demostrarlos nunca, aunque lo ideal es que no los tuviera. Los celos, mi cariñosa gatita, son un signo de posesión. Se tiene celos de alguien cuando se considera que nos pertenece, y por definición, como tu bien sabes, una esclava nada posee, y mucho menos a su Amo, así que nunca debería tener celos de él, ya que como Amo es libre de actuar a su antojo. Y si los tuviera, bien haría en controlarlos y no molestar a su Dueño con ellos.

- ¿Y puede un Amo tener celos de su esclava, mi Señor?

- Por la misma razón que antes te he dicho, un Amo si podría tener celos de su sierva, puesto que le pertenece en cuerpo y alma, y además de Amo es también un ser humano lleno de sentimientos y contradicciones. Lo que ocurre mi sierva, es que los celos en el caso de un Amo, denotan miedo e inseguridad.

- No comprendo Amo.

- Es fácil, mi perrita. Es tan sencillo como que, si un Amo posee a su esclava y sabe que es suya, tiene la completa seguridad de que jamás le será infiel, así que, ¿por qué iba a tener celos de ella?. Si tiene celos es porque no confía en que le pertenezca y tiene miedo de que otro hombre pueda robársela. Por eso, mi esclava, un Amo también ha de controlar sus sentimientos y no mostrar celos, por mucho que a vosotras, como mujeres, os encante que un hombre sufra por vuestro amor. Pero mi sierva, los celos no demuestran amor, sino miedo. Cuídate muy bien de que alguna vez los celos dirijan tu vida, porque te llevaran por caminos oscuros.

- Mi Amo, ¿y si una esclava se va con otro Amo o con otro hombre para dar celos a su verdadero Amo?

- Pues entonces, mi sierva, estaría cometiendo un doble error, puesto que estaría con un hombre al que no Ama, y con su acción lo único que conseguiría es alejar de ella a su verdadero Amo, ya que él, por su condición de dominante, jamás se rebajaría a ir a buscar a su esclava. En ese caso, mi sierva, la única solución de la esclava, sería pedir perdón a su Amo, rogarle que le dejará volver con él, y confiar en que el castigo que merecidamente recibiría no fuese demasiado severo. Una esclava siempre ha de saber que elegir entre su amor por su Amo, o su orgullo.

- Pero entonces, mi Señor…

- Shhhh, mi adorada esclava, basta ya de preguntas por hoy. Creo que ha llegado la hora de que dediques tu cálida, húmeda y siempre deliciosa boca a menesteres más gozosos, ¿no te parece?

- Como vos ordenéis, mi Señor

domingo, 1 de noviembre de 2009









Conversaciones con Sayiid

- Amo, ¿tú que esperas de tu esclava?

- Mmmm… buena pregunta, mi sierva. Que espero yo de mi esclava. Pues espero lo que cualquier hombre espera de cualquier mujer: sentirme amado y deseado, sólo que yo espero que ese amor y ese deseo sea incondicional, es decir, que esa mujer me lo de porque me ama de verdad, sin esperar nada a cambio.
Es muy sencillo para un hombre o una mujer decir “te amaré eternamente”, o “te amaré hasta la muerte”, o frases similares, pero lo verdaderamente importante es demostrar que ese sentimiento de amor sin límite es cierto cuando las circunstancias así lo exigen: cuando la vida u otras personas interfieren en esa relación. Cuando surgen las dudas sobre si se estará dando demasiado a cambio de tan poco. Es entonces cuando se aprecia la diferencia entre el amor de una sumisa que se entrega sin pedir nada a cambio y el de una mujer no sumisa que espera que su amor sea correspondido con gestos similares.

- Pero entonces, mi Señor, ¿se debe dar todo a cambio de nada?

- Si eres una sumisa convencida sí, ya que tu amor debe ser independiente de lo que tu Amo sienta por ti. ¿Qué merito tiene dar tu amor a cambio de otro amor similar? El verdadero mérito es entregarte a otra persona sin saber que vas a recibir de ella, sea poco o mucho.

- ¿Pero y si me dicen que soy una tonta por dar tanto a cambio de nada?

- A eso me refería antes, mi sierva, cuando te decía que es ahí donde se demuestra si el amor es verdadero no. Si lo es, nada importa lo que digan los demás, porque tú sólo verás a través de los ojos de aquel a quien amas, y sirviéndole y haciéndole feliz, serás tú feliz también.

- ¿Y no espera un Amo además de amor otras cosas como entrega, pasión, servidumbre y dominio sobre su esclava?

- Mi dulce sierva… si una esclava ama de esa manera que yo te digo a su Amo… todo lo demás viene dado por añadidura.

- Mi Señor, ¿soy yo una buena esclava?

- No me lo preguntes a mí, mi sierva… pregúntate a ti misma si eres capaz de amarme como yo deseo…


______________________________________________________________________________________________________________________________________________