Prologo de El Libertino

viernes, 30 de abril de 2010



"La coquetería es una propuesta de sexo sin garantía."

Milan Kundera

================================

miércoles, 28 de abril de 2010



La cuerda cortada

La cuerda cortada puede volver a anudarse,
vuelve a aguantar, pero
está cortada.

Quizá volvamos a tropezar, pero allí
donde me abandonaste no
volverás a encontrarme.

(Bertolt Brecht)
===================

martes, 27 de abril de 2010

Hoy me permito el lujo de traeros una colaboración mía con SorBad; mujer de gran imaginación y, como podréis apreciar, de perversas ideas. Mujer... al fin y al cabo.  
Y yo, parasito de ideas y fantasías, me he limitado a darle forma a su "sueño". El merito es suyo, así que, ya sabéis a quién tenéis que aplaudir.
Con todos mis respetos... ahí queda eso.
Sayiid
=================================

Sueños húmedos en el hospital.



¿Quién le iba a decir a él que su estancia en el hospital iba a ser tan placentera?
Después de su fatídico accidente de moto, casi todos sus huesos estaban fracturados. Tuvieron que escayolarle los brazos, las piernas, el tronco… una inmovilización total de su cuerpo para evitar más sufrimientos a su dañada columna.
Lo cierto es que se aburría horrores. Todo el día sin poder moverse, sin nada que hacer, medio sedado para evitarle los dolores. Y lo que le quedaba…
Por eso, la primera noche que sintió qué le tocaban, no pudo discernir si se trataba de la realidad o de un sueño; cuando despertó al día siguiente, toda su zona pélvica estaba húmeda, por lo que llegó a la conclusión de que, efectivamente, se había tratado de un sueño. Un sueño húmedo y muy placentero.
Aún podía recordar esos labios húmedos y carnosos engullendo su duro sexo; recordaba el calor de esa boca, la dulzura con la que recorría su erecta polla.
Lástima que sólo se tratase de un sueño, porque en verdad fue muy placentero.
Pero cuando poco después entró al enfermera a hacerle la cura diaria, no pudo por menos que quedarse boquiabierto y extasiado; no podía dejar de mirarla; tenía un cuerpo de diosa griega, con su larga y negra melena, con esos ojos verdes que le miraban con dulzura, con esa boca de labios carnosos que provocaban un inmediato deseo de morderlos, de saborearlos, de morirse en ellos… Tenía unos pechos firmes, no demasiado grandes, pero con unos pezones que se marcaban firmemente sobre la tensa tela de su bata blanca.
Cuando se giró para coger la esponja, pudo apreciar unas hermosas, duras y bien torneadas nalgas que, inmediatamente, desarrollaron en él le firme deseo de azotarlas…
¡ Diosss… afortunadamente no podía moverse ni un centímetro, porque si no, no sabía si habría podido resistir semejante tentación!
Su nerviosismo y excitación era tan intenso que no hacía más que pasarse la lengua por sus resecos labios, por lo que ella, con una voz dulce y cantarina, le preguntó:
- ¿Quiere Usted un poco de agua?
- Si, si, por favor – le dijo él

Ella se le acercó con un vasito y una pajita y la iclinarse sobre él, pudo deleitarse con su aroma, una mezcla de coco y almizcle, que provocó que su excitación fuera aun a más.
Tan nervioso se puso que, al intentar tragar el agua, aspiró más deprisa de lo que debía y por poco se ahoga.
Un seco acceso de tos le atacó y ella, sonriendo de manera provocadora, le retiró la pajita de la boca, se irguió todo lo larga que era y, moviendo sinuosamente sus caderas, salió de la habitación, dejándole sólo, excitado y cabreado por la estúpida situación.
Además, pudo darse cuenta de que su “hombría” seguía intacta, a pesar de tanta escayola, y rogó al cielo que su “diosa” no se hubiera percatado del hecho; no podía sentirse más ridículo y cortado.
Esa misma noche, después de cenar y de que le dieran unas pastillas para el dolor, se quedó dormido, pero un tiempo después, no pudo precisar cuanto, volvió a sentir unas manos suaves, agiles, sabias, que acariciaban aquellas zonas de su cuerpo que no cubría la escayola.
Pensó que era de nuevo su sueño húmedo de la noche anterior, pero entonces sintió una voz cálida que decía:
- Pobrecito, con lo guapo que es y lo indefenso que está. ¿Cómo podría yo aliviar su dolor ?
Él, involuntariamente, avanzó su pelvis, y su sexo, como si tuviera vida propia, se irguió desafiante. Un instante después pudo sentir una mano que lo acariciaba, lo comprimía, lo masajeaba suavemente.
Después esa mano amiga fue sustituida por una lengua húmeda, caliente, ávida, que besaba, lamía y mojaba su polla como nunca antes nadie lo había hecho.
Esa boca, esos labios dulces y carnosos, engulleron su endurecido sexo, tragándoselo, lamiéndolo, poniéndolo cada vez más duro; su polla entraba y salía de esa boca, o más bien, era la boca la que lo tragaba y lo liberaba en una cadencia suave, metódica, pero cada vez más intensa, hasta que, sintiendo un espasmo de placer que le recorrió su lesionada columna, sintió como explotaba dentro de ella llenándola con sus jugos, con su semen, con su leche caliente y espesa.
La lengua que antes acariciaba su sexo, ahora se dedicaba a dejarlo limpio de cualquier resto de semen, limpiándolo concienzudamente, saboreando cada resto de su leche, no dejando ni una sola gota.
Cuando su sexo estaba ya completamente limpio, se despidió de él con un suave beso en su enrojecido capullo y después notó como aquel ángel, aquel sueño… se alejaba.
Pero cuando ya pensaba que todo había acabado, ese ser angelical, ese espíritu complaciente venido de, no se sabe dónde, se volvió, y posando suavemente sus labios sobre los de él, se despidió con un dulce beso.
Y justo ene se momento, justo en ese instante, fue cuando él comprendió que aquello no era un sueño, que no era una fantasía, que no eran imaginaciones suyas.
Esa mezcla de olor a coco y almizcle solo podía ser de su “diosa”
Sintió tentaciones de hacer un esfuerzo y abrir los ojos, pero algo en su interior se lo impidió. No quería que se rompiera la magia de ese momento.
Además, ya que tenía que pasar una larga temporada en el hospital, ¿Por qué no aprovechar la estancia? ¿Quién sería tan estúpido de no hacerlo? El no, desde luego.
Y cerrando los ojos se quedó beatíficamente dormido pensando que todos esos que se quejan de la Seguridad Social, no saben de lo que hablan.



Sayiid y SorBad

=============================================

lunes, 26 de abril de 2010

Hoy tenemos doble regalo en la mansión. A las hermosas palabras de luna cautiva se une una de las increibles composiciones de la bruji...
¿Hay alguien que de más?
Las colaboraciones en esta, vuestra mansión, están alcanzando un nivel tan elevado, que no me extraña que tuvieramos que comprar pastillas contra el mal de altura.
Muchas gracias a las dos por elegir esta humilde mansión para desplegar todo vuestro arte y vuestra sensibilidad. Es un orgullo contar con amigas como vosotras.
Sayiid

==============================



Prosa de un beso



Conjuro a la noche que aviva tu recuerdo en prohibido sueño
alojándote nítido en mí, sin distancia, sin disfraces, sin recelos...
No estás, (¿O sí?)... no te toco, (¿O sí?) pero te apoderas de todo mi ser, vivo como el aire, plenamente vivo y activo, como siete tornados entre mil movimientos.
Así, sólo tú, vienes a mi encuentro.
El deseo de ti, de mí, de tenernos...va marcando pautas, dejando sendas de sudor en cada poro sediento;
La pasión bebe de nosotros, sorbiendo cada partícula de nuestos alientos y los papeles de la cordura y de la razón vuelan, desaparecen, se pierden juntos, a un mismo compás, al unísono, sin destiempos.
Sabia es la locura que nos inventó, a ti y a mí, de diferentes géneros y que siendo líneas desiguales nos une en un mismo ángulo, con un solo vértice, único, sólo nuestro, en el que saciamos todo sentimiento.
Paso a paso acurrucas mis temores entre tus brazos; te acercas, me acerco...me fundo lentamente, sin prisa, en tu imaginado y anhelado cuerpo.(Nos fundimos, es más concreto)
La oscuridad me impide ver tus ojos pero los oigo, los escucho, los presiento
brillando, pidiendo que mi tímida lengua recorra tu tibia piel, toda, sin dejar ni un hueco y que alcance tu barbilla, no sin antes deternese en tu caprichoso cuello,y que juegue en la comisura de tus labios para perderse, dibujando filigranas,
en tu ansiada boca... (se me asemeja a la historia de un cuento)
Caen los muros, se alejan los fantasmas, desaparecen las sombras...
Ya no tengo salvación, ni quiero... Mis suspiros me los has robado. Ya no son míos, ni del viento.
El hechizo se ha hecho eterno: "Me has cautivado en un febril e interminable beso."



luna cautiva

=============================

domingo, 25 de abril de 2010

Seres oscuros de la noche...
Amantes perseguidos por vuestra manera de vivir la vida…
Individuos inconformistas que nunca tenéis suficiente…
Que buscáis el placer, el dolor, la pasión…. arriesgándolo todo.
Nadadores a contracorriente de la sociedad.
Contradecís las normas y os atrevéis a ser diferentes.
Os acusan de maltratadores, de sádicos, de insensibles…
Y a vosotras, mujeres entregadas, os acusan de estúpidas sin coraje…
Ellos no entienden, no saben, no conocen…
Y es mejor así.
Porque sólo nosotros sabemos que somos auténticos, únicos, diferentes, especiales…
Quedaos con vuestras caducas normas… nosotros preferimos sentirnos vivos.
Somos “raros”, es verdad… pero lo somos porque es lo que deseamos ser…

Sayiid
 
================================





===========================================

viernes, 23 de abril de 2010

Una nueva amiga se acerca a la mansión; y como regalo de bienvenida, nos trae un hermoso pensamiento.
Hermosas palabras que, como toda poesía, encierran muchas más cosas de las que se ven a simple vista...
Bienvenida entre nosotros, luna cautiva; confiamos en que te guste la mansión y te pases a menudo por aqui; yo, por mi parte, te preparo un aposento para que desde ya te sientas como en tu propia casa.
Un beso y bienvenida.
Sayiid.

=======================================



No quiero que me ates con cuerdas de cuero, ni cadenas de metal...
Átame con la dulzura, la ternura y la pasión de tus besos y a tu lado y en tus brazos, si tú quieres, siempre me tendrás.

luna cautiva

=========================================

jueves, 22 de abril de 2010



"Besé sus ojos, sus labios, mi boca bajó a lo largo de su pecho y rozó el ombligo infantil, el bello animal, el sexo, donde su corazón latía a golpecitos; su olor, su calor me emborrachaban y sentí que mi vida me abandonaba, mi vieja vida con sus preocupaciones, sus fatigas y sus recuerdos gastados."

Simone De Beauvoir

=============================

miércoles, 21 de abril de 2010

Hoy estamos de fiesta en la mansión.
Celebramos el cumpleaños de una de nuestras amigas: la monja mala.
Una monja que llegó aquí, no se si a apostolizarnos o para que la apostolizasemos a ella.
Lo que si se es que, desde que llegó, se ha convertido en una de nuestras mas queridas amigas y por eso, hoy, desde aquí, quiero madarte un beso y mi más sincera felicitación.
Querida "SorBad", que cumplas muchos más... y que nosotros lo veamos a tu lado.
Sayiid.
=============================



A la Mansión ella llegó,
Digamos que sin querer,
La casualidad la guió,
y no la quisimos perder.

Una monja siempre viste
y da lustre a este lugar,
y nosotros la aceptamos,
pues además de monja… era “Bad”

“SorBad” es como la llaman,
Y otros la dicen “BadGirl”.
Aquí la llamamos “amiga”,
Más “blandito” no se puede ser.

Su simpatía nos gana,
Sus relatos nos incendian,
Su música nos relaja,
Su carisma nos enerva.

Desde aquí quiero decirte,
“mala monja del copón”,
Que tenerte en esta, tu casa,
Es un orgullo y una ilusión

Y que si El Tenorio, Don Juan,
De una monja se enamoró,
A nosotros nos encandilas,
Y nos gustas un montón.

Mi enhorabuena también,
Al DaVinci transgresor,
Que ha domado a la fiera
Que ahora ya le habla “de Vos”.

Desde aquí te felicitamos
Y te cantaríamos el… ¿cumpleaños feliz?
Si nuestras aguardentosas voces
Nos permitieran algo así.

Así que confórmate, niña mala,
Con una simple felicitación,
Pero que sepas que es autentica,
De los habitantes de la mansión.

Feliz, feliz en tu día,
Monja perversa y lasciva,
No nos prives de tu presencia,
Aquí te esperamos cada día.

(El Satiricón)
 
===============================

martes, 20 de abril de 2010

¿Qué es la sumisión?

¿En que consiste?

¿Es sólo una palabra? ¿Un sentimiento? ¿Una manera de vivir?

Según la Real Academia de la Lengua Española, la sumisión consiste en sometimiento de alguien a otra u otras personas, mostrando acatamiento y subordinación manifiesta mediante palabras y/o acciones.

Una buena definición, cierto, pero… ¿es sólo eso?.

Si le preguntáis a una verdadera sumisa o sumiso… os dirá que esa definición se queda muy corta, porque la sumisión implica mucho más.

¿Qué cuanto más?

Supongo que para cada persona será distinto.

Y para ti, que estás leyendo esto… ¿en qué consiste la sumisión?.

Sayiid.

======================================




======================================================

lunes, 19 de abril de 2010



La mujer dormida



Esmaltando la oscura presencia de la casa,

merodeando el silencio candente de los libros

emergieron los muslos de la mujer dormida:

dos lingotes de fiebre

desollando al invierno.

Las paredes atónitas lo comprendieron todo,

afuera los jardines gemían de impaciencia.

Luna,

hierba,

silbidos,

y vibrando nerviosos los pétalos resecos,

adustos comensales que latían y ardían

en los magros contornos de la noche minúscula.

 
Y dormida,

dormida,

con el brazo tajando el lecho vaporoso,

con el cabello abierto como red de tormenta,

con todas las esquinas limadas de su cuerpo.

Y dormida,

dormida,

hablaba más que el viento,

que las palabras sueltas que hoy quieren definirla,

que la música errante que aceraba sus piernas.

Afuera los jardines bullían de impaciencia.



Andrés Eduardo Pierucci

================================

domingo, 18 de abril de 2010

Palabras de SorBad para su Dueño.
Una vez más resuenan en la mansión palabras de amor y entrega.
Enhorabuena, LeonardoDV... tú también eres un hombre afortunado.
Desde la mansión os deseo lo mejor, mis buenos amigos.
Que la felicidad siempre os acompañe.
Sayiid

=====================================

Cada día que pasa estoy más orgullosa de ser Suya, me conoce tan bien...a veces dicen que el Destino o algo similar te pone a una persona en tú camino, y yo ahora estoy segura que es así



Jamás me había pasado que solo de oírle me estremeciera toda..que cuando toca el móvil mi cuerpo entero salte ...que cuando le veo entrar en sala o en messenger tiemble entera no de miedo si no de nervios, como si fuera una primera vez, como la chica de quince años con su primera cita, solo pienso el día que por fin nos veamos, nos toquemos y nos sintamos, piel con piel, que los labios no se despeguen nada más que para coger aliento, que las manos surquen el cuerpo del otro como si fueran hambrientos en pos de comida


Que el reloj se pare y no pasen los minutos, que es el peor enemigo cuando se tiene poco tiempo, ojalá hubiera una maquina que lo parara; y todos los amantes la pudieran usar...cuan corta es una noche en su compañía pasan las horas que parecen minutos, y que larga es cuando El no está cerca ...parece increíble esa diferencia que solo los que se quieren lo notan


Estoy anhelando ese día en el que beba de su Fuente, en el que solo reflejarme en sus ojos y perderme en ellos, y que de esa boca salga el aliento por el cual yo respiro y suspiro; del que solo con rozarme con los labios mi cuerpo se llene de energía ; de Deseo....de Vida ....


Solo sé a día de hoy que ya quedan minutos menos que se los robaremos nosotros al tiempo...para disfrutarnos Vida mía... y que cada día estoy más orgullosa de ser solamente... Suya.

SorBad

========================

sábado, 17 de abril de 2010

Buena música para el sabado noche....
Imagenes sugerentes y excitantes...
Yo ya he puesto el ambiente...
Lo demás... es cosa vuestra :-)

==============================


===========================================

viernes, 16 de abril de 2010



"El sexo, el dolor y el amor son experiencias límite del hombre. Y solamente aquel que conoce esas fronteras conoce la vida; el resto es simplemente pasar el tiempo, repetir una misma tarea, envejecer y morir sin saber realmente lo que se estaba haciendo aquí."

                                Paulo Coelho

==========================

jueves, 15 de abril de 2010

Que nadie se lleve a engaño....
No hemos inventado nada nuevo...
Quizás ahora todo tenga más color, más definición, más... espectaculo...
Pero ya nuestras "mamis" tenías sus fantasias y sus jueguecitos.
Y claro, con "mamis" así... ¿como esperabais que salieran los hijos?.
"Quién a su madre se parece... honra merece"...
Y yo, amigos y amigas, siempre he intentado ser muy honrado.
Disfrutad de este clásico de la pionera Betty Page.
Feliz día.
Sayiid.

=================================



=================================================

miércoles, 14 de abril de 2010

Latidos de SorBad.
Fantasias con su amado.
Juegos de cama y de salón.
Amor y pasión entrelazadas, unidas, fusionadas...
Muchas gracias Sor, por hacernos participes de tus sentimientos una vez más.

=====================================

Latidos...




No hay nada más relajante que oír latir el corazón de tú amado al mismo ritmo que el tuyo, después de una noche de pasión, de lujuria, de sexo contenido durante días y que, en esa noche, ha estallado dejándolos exhaustos


Una sonrisa aflora mientras le observas dormido, cercionándote de que es real, tocándole suavemente cuando las caricias de antes han sido apasionadas.

Notas como su piel, al tacto de tus dedos, se estremece ; no quieres despertarlo, solo acurrucarte así, pegada a él, tu mejilla en su pecho, oyendo, sintiendo, sin querer cerrar los ojos … mientras rememoras el momento de veros, el beso nada más verle, y ese abrazo intenso y duradero preludio de lo que pasaría luego.

Aun conservas en las muñecas las marcas de las ataduras; el sentirte así atada a él, aunque hoy haya usado las cuerdas, porque sabes que estás atada a él sin necesidad de amarres.

Estar expuesta a él en la cama, tú desnudez…


Notar la calidez de su piel mientras subía por tus muslos, mirándote conesa mirada traviesa y llena de pasión; notar los dientes flojos en el muslo, marcándote, mientras un dedo recorre tu sexo jugando con el clítoris, haciéndole un masaje (por cierto de los mejores ), y la boca salta al otro muslo y de ahí a tú vientre, mientras las mano que queda libre juega en tus pechos, apretándolos y juntándolos, mientras la lengua sube en pos de ellos, y tu cuerpo se deja hacer.

Solo le miras y sonríes, notando como tu cuerpo le reclama


Esas caricias, esos besos....

Te dice que te va a tapar los ojos y lo hace ; se sienta encima de tu vientre y acerca su sexo a tu boca: “no la toques, solo siéntela cerca”

Tu boca entreabierta deseando tocarla, besarla, mamar de su elixir…

Notas que él baja por tu cuerpo a tus piernas y las lame dejando un rastro de saliva mientras, inconscientemente, las abres, mostrándole tu sexo húmedo.

Esa cueva en la que no dejará de tocarte introduciendo primero un dedo y así hasta que entren cuatro sin dejar de gemir tú ....notas como te penetra algo que no es su sexo: algo redondo ...y mientras él se prodiga en tu clítoris, ese “algo” no deja de vibrar; el huevo que ha introducido, del que no deja de accionar el mando…

Tu clítoris no puede estar más henchido, más rojo… y de pronto el sopla en el, haciendo que toda tú te estremezcas y explotes en uno de tus orgasmos, el cual él recoge son su lengua.

De tu sexo a tu boca, para que le lamas la lengua, para que recojas tu orgasmo en sabores mezclados ...



Él se pone de rodillas delante de ti y te levanta la cabeza, y de un golpe introduce su verga erecta, dura...y "viola" tu boca, rápido, fuerte, mientras tú no dejas de mamar y la saliva cae por las comisuras de tus labios.
Es extraño pero cada vez estas más caliente...

Eres más suya que de nadie ....


Su polla cada vez está más dura y de pronto la saca de tú boca y baja a tú sexo; te sube las piernas a sus hombros y así, completamente abierta, te penetra, marcando ritmos que tus caderas siguen hasta que explotáis los dos y solo se oyen gemidos y gritos de placer; y él se queda ahí dentro tuyo sin moverse, solo besándote dulcemente los labios…

Sale de dentro de ti y te sientes por un lado plena, llena, y por otro tu cuerpo ya le añora.

Él es tu droga, él entero . Te va acariciando, recorriéndote toda sin dejar de tocar, de lamer ni un centímetro; te quita la venda de tus ojos y te clava la mirada; y en esa mirada ves todo lo que significas para él.....te desata de las manos, te abarca en sus brazos y te dice: “Te Quiero”

...Y tú sabes que es cierto

Sigues acurrucada junto a él, a sus latidos, cuando notas como se despereza, te mira y sonríe; tú le devuelves una sonrisa grande, luminosa, como la estancia ahora que entra la luz del sol; un beso en sus labios y le preguntas: “¿quiere Usted un café?”; y mientras te levantas, aun desnuda, y vas hacia la cocina, sonríes…llena de Él

SorBad
 
======================================

lunes, 12 de abril de 2010



El erotismo es como el baile: una parte de la pareja siempre se encarga de manejar a la otra.



Milan Kundera

=============================

PD: Muchas gracias por tu precioso regalo, Brumilda. Tu arte solo es equiparable a tu simpatia, tu alegría y tus ganas de vivir y de hacernos felices a los que tenemos la suerte de estar cerca de ti.

===========================================================

domingo, 11 de abril de 2010

Vaya por delante que no soy un "enamorado" del bondage.
Me gusta como arte, y lo considero muy estético, pero... tanto trabajo...
Prefiero ocupar mi tiempo en menesteres más placenteros :-)
No obstante, como se que a much@s de vosotr@s si os gusta el bondage, os traigo hoy un video sobre el tema... y como se que a algu@s os gusta mucho mucho el bondage, os traigo el video ideal.
Ob vais a cansar de ver bondage, jejeje.
Por cierto, no se si el libro Guiness de los records lo admitiría, pero si no fuera así, yo creo  que deberían hacer una excepción.
A disfrutarlo y ya sabeis... ir acumulando cuerdas, lana, seda y todo lo que se os ocurra.
Sayiid.

============================



===================================================

sábado, 10 de abril de 2010



DOMINACION O DESPOTISMO

¿Donde termina la dominación y donde comienza el despotismo?. ¿Cual es la línea que separa al ser dominante y seguro de si mismo, y al ser caprichoso que sólo pretende salirse siempre con la suya?. ¿Donde esta la raya que distingue al Amo justo y consecuente del pobre individuo con complejo de Peter pan?.

Difícil saberlo.

Imposible decirlo.

Como dijo Einstein, “todo es relativo”, y lo que para uno esta claro y es justo, para la otra parte puede parecer un simple capricho, una manera de reforzar el ego del dominante.

¿Qué hacer en esos casos? ¿Ceder y aceptar que uno es un egoísta y un caprichoso? ¿Enrocarse y defender a capa y espada una posición que uno considera justa?.

En estos casos nunca hay una solución perfecta.

En teoría un Amo tiene derecho a ser caprichoso. Tiene todos los derechos. Y si desea que sus derechos seas satisfechos, ha de insistir en ello.

¿Pero que ocurre cuando ese mismo Amo tiene sentimientos de amor por su sierva?

Porque un Amo ha de cuidar a su sierva, y más si la ama. Y si su capricho la daña, o le provoca malestar… ¿Qué debe hacer él? ¿Renunciar a comportarse como un Amo?

¿No estaría entonces ese Amo pasando a ser el sumiso de su sumisa?

¿No estaría el entonces renunciando a ser lo que es?.

¿Qué ha de primar, el Amo o la persona?

Supongo que cada uno lo verá de una manera, y que esa manera será diferente para cada individuo.

Alguien, algún día, debería escribir un manual.

Sayiid

============================

viernes, 9 de abril de 2010


La marea

Como la marea eres…

Como la marea que viene y que va…
Que sube y que baja…
Que se acerca y se aleja…
Así eres tú.

Como la marea eres…

Te acercas,
Me inundas,
Me mojas,
Me llenas…
Me cubres…

Y después te vas…

Te alejas de mi
Sin causa..
Sin motivo..
Sin necesidad…

Como la marea eres…

Voluble y caprichosa..
Dueña de ti misma…
Poderosa e impaciente…

Como la marea eres…

Yo me sumerjo en ti…
Me baño en ti…
Me lleno de ti…
Una vez más…

Y al final…
Como siempre…
Solo en la playa.

===========================

jueves, 8 de abril de 2010

Disculpadme si sigo aún con ciertas reminiscencias religiosas, pero la iglesia, y por ende, la semana santa, siempre me han parecido especialmente morbosas.
Os traigo hoy un religioso relato que escribí, hace ya algún tiempo, para una antigua amiga, pero que creo está bien traido en este momento.
No es que tenga que ver con la semana santa, y ni siquiera sale ninguna santa en el, pero... al menos ocurre en una iglesia.
Que lo disfrutéis tanto como yo cuando lo escribí.
Sayiid
===============================

LA CONFESION

- ¡Ave María Purísima!

- Sin pecado concebida

Cuando la vi allí, a través de la celosía del confesionario, con su cara de niña buena, sus negros ojos, sus voluptuosos labios, y esa mirada tan llena de insinuaciones con la que ya me había cruzado más de una vez en la iglesia, supe que aquel día iba a tener muy difícil no caer en la tentación. Aun así, intenté mantener la compostura.

- Cuéntame hija

- ¡ Padre!, confieso que he pecado mucho.

- ¿De pensamiento? ¿De palabra?

- Si padre… de pensamiento… y de acción

- ¿Qué has hecho, hija mía?

- Padre… le amo… le deseo, no puedo dejar de pensar en usted, en imaginar su cuerpo musculoso y sudoroso bajo esa sotana. No puedo dejar de imaginarme como sería estar con usted, besarle, morderle, arañarle… No he podido evitar acariciarme una y mil veces imaginando que es usted, sus manos, su boca, la que busca mis entrañas, la que apaga el fuego de mi sexo húmedo y ardiente.

- ¿Pero qué dices? ¿Yo soy un cura? ¿Tu no comprendes lo que estas diciendo?

- Si Padre, lo se. Se que he pecado y aceptaré su castigo, lo que usted me imponga, para purgar mis pecados

- Ciertamente has de ser castigada por tu soberbia. Por fijarte en un siervo del Señor. Por tu lujuria y tu lascivia. Ciertamente has de ser castigada, si, y no con una simple oración, sino de manera más contundente.

- Será lo que usted diga y como usted diga, Padre.

- Pues que así sea. Ve a la sacristía y espérame en el cuarto de los trastos viejo. Tiene cerrojo por dentro, enciérrate allí y no abras a nadie que no sea yo.

- Amén padre.

Mientras caminaba hacia la sacristía, no pude evitar fijarme una vez más en aquella mujer. Se llamaba Mamen y tenía un cuerpo que, pese a no ser ya una niña, guardaba todavía el mensaje de un intenso fuego en su interior.

Morena, alta, delgada, con una hermosa melena negra que le caía sobre los hombros y la espalda. Unas piernas largas y firmes. Ese día llevaba un vestido azul de vuelo, por encima de las rodillas, y zapatos negros de tacón, que no hacía sino realzar aun más su provocador trasero. Viéndola caminar hacia la sacristía, no pude evitar sentir como mi sexo reaccionaba bajo mi sotana y empezaba a tener una fuerte erección.

Despaché rápidamente a las tres o cuatro beatas que, cada tarde, acudían a confesarse a mi iglesia, y presa de una extraña mezcla de sentimientos (deseo, lujuria, indignación y cierto grado de culpa), avancé rápidamente hacia la sacristía.

Al entrar allí, efectivamente no había nadie. Intenté abrir la puerta del almacén donde guardabamos las viejas imagines desportilladas, los bancos desvencijados de la iglesia, y todo aquello que, inservible ya, acababa en aquel sucio cuarto, y vi que la puerta estaba cerrada por dentro. “Bien”, me dije. Era una mujer obediente.

Llamé a la puerta y le dije que me abriera, que era yo. Oí como se descorría el cerrojo, pero la puerta no se abrió, así que, tras un instante de duda, empujé la puerta y entré. Al principio, la penumbra, apenas vencida por la luz que entraba por un ventanuco que daba a la parte posterior de la iglesia y que, tras muchos años de no ser siquiera tocado por nadie, tenia tal cantidad de polvo que no dejaba ver nada del exterior (y afortunadamente tampoco desde el exterior al interior), puede ver a Mamen.

Estaba de rodillas, en el suelo, con la cabeza humillada, su pelo cayéndole sobre los hombros, las manos cruzadas a su espalda, en una postura de completa sumisión.

Esa imagen, que debía haber aplacado mi furia, solo hizo incrementar mi deseo.

Cerré la puerta, y acercándome a ella la levanté bruscamente mientras le decía:

- Eres una pecadora. Una puta indecente. Una perdida.

- Si padre – dijo ella. Lo soy

- ¿Lo admites? ¿lo admites sin recato?

- Si Padre, lo admito

- Pues has de ser castigada para obtener el perdón de tus pecados, duramente castigada.

Levantándola bruscamente, la arrastré hasta una vieja mesa que allí estaba apoyada contra la pared, y apoyando su cabeza y su pecho sobre la tabla de la mesa, la dejé así,
en esa incomoda postura, intentando que la sangre que se acumulaba en mi cabeza, me permitiera pensar. La visión de esa mujer pecadora y lujuriosa, con su precioso culo a mi merced, con su actitud sumisa y suplicante, solo hacia que incrementar mis deseos de poseerla. Pero era su padre espiritual, y ella era mi sierva. Tenía que salvarla, que curarla… que redimirla.

Sin darme apenas cuenta de lo que hacía, me quité el cinturón que sujetaba mi pantalón bajo la sotana, y acercándome a ella le dije:

- ¿Estas dispuesta a purgar tus pecados?

- Si padre, lo estoy

- ¿Con el método que yo decida?

- Si padre. Soy su sierva. Haga de mi lo desee.

- Perra pecadora…

Y sin pensarlo, le levanté el vestido hasta colocárselo sobre la espalda, y le bajé sus braguitas blancas de encaje hasta los tobillos.
La hermosura de su culo respingón me conmovió. La visión de su sexo abierto, húmedo, rezumante, me excitó. Su respiración agitada, anhelante, me estimuló.
Apartándome un poco de ella, tomé el cinturón con fuerza con mi mano derecha y la azoté por primera vez.
Mamen soltó un leve grito de dolor, pero inmediatamente la vi morderse los labios para intentar no volver a quejarse.
Su actitud sumisa, a mi me parecía una clara muestra de orgullo y eso, lejos de calmar mi ira, la incrementaba por momentos.

Los azotes con mi cinturón sobre su blanca carne se sucedían uno tras otro, y pronto su hermoso culo adquirió un tono rojizo que no hacía sino incrementar mi deseo. Las marcas de mis azotes se veían nítidas sobre su piel. Su cuerpo se contraía a cada golpe, pero ni una sola queja se escapaba de sus trémulos labios. Tan solo leves gemidos que, no sabia decir si eran de dolor o de placer.

Mi respiración era cada vez más fatigada, fruto del esfuerzo físico, y mi sexo estaba duro y tenso bajo mi sotana. Su cuerpo, agotado, yacía sobre la mesa, y pequeñas lágrimas corrían por su mejilla.

Tenía los ojos cerrados y la boca entreabierta, y su cara mostraba paz y serenidad.

Ella estaba en paz y yo me sentía presa de la lujuria, del deseo, presa de mis culpas, de mi dolor.

Ella era la tentación, el demonio, el diablo en persona que había venido a mortificarme.

Sabia que debía resistir, sabía que debía vencer la tentación, sabía que era mi obligación no caer en manos del mal…

Lo sabia, lo sabia perfectamente, y me lo decía a mi mismo, con entrecortadas palabras… mientras ya puesto detrás de ella, con los pantalones en el suelo y la sotana levantada, entraba con mi polla dura y mojada, en su hinchado sexo, que me recibió, húmedo y calido, palpitando de placer.

Agarrándola por las caderas con mis manos, la atraje hacia mi y comencé a poseerla de una manera alocada, salvaje, brutal casi, entrando y saliendo de su coño una y otra vez, follándome a esa puta pecadora que mojaba con su flujos mi dura polla. Sus gemidos de placer me enervaban, el movimiento de sus caderas, apretándose contra mí, me volvía loco de placer. Yo me follaba su coño a la vez q mis manos azotaban sus calientes nalgas, doloridas aun por la acción de mi cinto.

Nuestros movimientos eran convulsos, desesperados, animales… hasta que sentí como Mamen comenzaba a agitarse espasmódicamente, retorciéndose y aprentándose contra mi, cerrando sus piernas, y mordiéndose los labios para no gritar. Evidentemente se estaba corriendo de gusto, y eso hizo que el placer también acudiera ami, de una manera tan rápida y fulminante, que apenas tuve tiempo de sacar mi miembro de su coño, y agarrándolo firmemente, correrme en oleadas de leche espesa, tibia y pegajosa, que mojaron sus piernas, su coño, su culo, y el vestido que aun, y milagrosamente, estaba sobre su espalda.

Después de haberme vaciado completamente sobre ella, caí agotado sobre unos viejos sacos que había en el suelo. Ella permaneció aun allí, en la misma postura, mostrándose impúdica a mi mirada, que ya empezaba a estar presa de la culpa por lo que había hecho.

Simplemente esperaba que ella se diera la vuelta y se liara a voces conmigo, acusándome de haberla violado, de haberme aprovechado de mi condición de rector espiritual para llevarla al camino del pecado y del infierno.

Esperaba ansioso sus gritos, sus reproches, sus miedos… su asco… pero al levantarse y darse la vuelta, lo que vi en su mirada no era nada de eso, sino el brillo de la satisfacción carnal y de la mas absoluta de las lujurias.

- Padre, he pecado, me dijo.

Mi mirada de incredulidad no pareció desanimarla.

- Padre, he pecado… y tendrá usted que confesarme de nuevo; quiero que vuelva usted a castigar mi cuerpo para liberar mi alma…

No podía creérmelo.

La muy zorra me estaba pidiendo que volviéramos a hacerlo. Era increíble, pecaminoso, indecente… y sin embargo mi cuerpo ya reaccionaba de nuevo ante su invitación.

- Eres una puta, le dije sin poder mirarla a los ojos.

- No Padre, no soy una puta… soy Su puta, Su sierva, Su esclava… y seguiré siéndolo eternamente.

Y sin decir nada más, y sin ni siquiera pararse a limpiarse mi semen que aun le corría por las piernas, se subió sus braguitas, se bajo su vestido azul, manchado con mi leche, e inclinándose servicialmente ante mi, abrió la puerta y se fue, dejándome asombrado, impresionado, y ante todo y sobre todo… completamente excitado.

Sayiid
=============================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________