Prologo de El Libertino

martes, 31 de julio de 2012



Obedientemente, le rodeó otra vez la espalda con las piernas, aún más arriba, de modo que casi le tocaba los hombros con los talones... y su pito se deslizó nuevamente hacia el interior, de motu propio. Ella le agarró la cabeza con las manos y la inclinó hacia abajo, él sintió que se le escurrían los pies y pronto quedó completamente recostado encima de ella, quien, por lo tanto, podía menear mejor las nalgas por debajo de él. Entonces ella se arqueó y, llevando hacia abajo su mano derecha, cogió sus bolsas de néctar: empezó a acariciarlas y sobarlas suavemente, haciéndole cosquillas al mismo tiempo dentro de la oreja con el meñique de su mano izquierda.
Brenna metió la mano derecha bajo las nalgas de ella — tenía tan grande la mano que podía abarcar ambas al mismo tiempo — y empezó a moverse lentamente. Introdujo su cetro tan profundamente que le llegó hasta la matriz, se retiró lentamente y volvió a empujar; ella movía circularmente sus nalgas con los ojos abiertos; tenía conciencia de cada movimiento y eso le permitía prestar su más amplia colaboración.
Cuando él se sintió realmente excitado, se olvidó de todo; se puso de pie, cerca de la cama y le levantó las nalgas de tal modo que la cabeza y los hombros de ella apenas rozaban las sábanas. Sosteniéndola por las caderas, no les unía más que el contacto de Príapo con el monte de Venus, y le hizo el amor con toda su fuerza.
Cuando el hombre llegó al orgasmo, sintió que un chorro caliente se esparcía dentro de ella, y, aun cuando resulte extraño, ella también gozó otra vez.

Tres veces mujer  (Grushenka )

=========================================================================

lunes, 30 de julio de 2012




“Cuando se habla de estar enamorado como un loco se exagera; en general, se suele estar enamorado como un tonto.”

Noel Clarasó (1905-1985)

====================================

domingo, 29 de julio de 2012





Soneto XIII

-Dame la lengua y apoya el pie en el muro.
Aprieta con las piernas estrecho estrecho.
Ponte boca abajo sobre el lecho,
que nada sino follar me interesa.

-Ah, traidor, el carajo tienes duro.
-Oh, que dulzura la de tu coño.
-Un día metérmela en el culo te prometo,
y que saldrá limpia te aseguro.

-Gracias te doy, querida Lorenza
y me esforzaré en servirte, pero empuja
empuja como hace la zapatera.

-Ahora mismo ¿y tú cuándo corazón?
-En seguida; tú dame la lengüecita,
que me muero. -Yo también, y tú eres la razón.

-Entonces, ¿cumplirás?
-Ahora mismo, ahora lo hago, señor mío,
ahora lo hago –Y yo. -Ay de mí. –Oh Dios.


(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)
=========================================

sábado, 28 de julio de 2012



El padre tenía una visión perfeccionista de su hobby. ¡Quítate la ropa Margarethe, vamos a hacer unos desnudos! ¿Desnudarse otra vez? Siempre se te ocurre justo cuando estoy limpiando la casa. ¿Quién sino yo mantiene a esta familia?, pregunta el señor Witkowski, que soy pensionista de día y portero de noche. Después de mi lesión, lo único que me alegra la vida es mi hobby, la pornofotografía. Para la gente madura no existe la pornografía, sólo para aquellos que tienen que ser manipulados y puesto que mis hijos no me secundan en mis aficiones, tendrás que hacerlo tú, Margarethe. Y ahora, rápido que la máquina está esperando a ser disparada.
¿No me puedes fotografiar vestida como lo hacen otras personas? No, eso puede hacerlo cualquier fotógrafo de pacotilla. Además yo le saco partido doble a las fotos, primero cuando las hago y luego cuando las someto a juicio crítico. Los pasos intermedios de revelado y ampliación también me divierten. En el arte siempre hay que pensar en el resultado final. También entra en la foto tu autodominio. Él talento de un artista se ve, entre otras cosas, en el fondo llameante de sus ojos.
Entonces, manos a la obra: un ama de casa, que se está arreglando en la cocina, es sorprendida por un extraño. Intenta cubrirse pero a su alcance sólo encuentra objetos inapropiados, por ejemplo, un trapo de cocina. Este no le tapa, gracias a Dios, ni lo más importante. Y lo importante es lo que interesa. Como además la mujer es algo patosa, se tapa lo que no tiene que taparse, dejando al descubierto lo otro. Vamos Margarethe, tú puedes.
Pero imbécil, ahora te has dejado en la sombra lo más importante, el coño. ¡Si lo estoy haciendo igual que la última vez! Eso es lo que está mal tienes que hacerlo cada vez de otra manera para que se produzca un efecto artístico original. Tú déjalo en mis manos, ¿quién es aquí el especialista? Tú, Otto. Bueno, pues entonces.
La madre, que había conocido días mejores (como esposa de un oficial de las SS) ahora convertida en la mujer de un artista, se esfuerza enormemente en lograr la perfección pero no hace más que empeorarlo todo.
Tienes que adoptar una expresión de miedo. Vencer obstáculos siempre es excitante. En la guerra yo tuve que vencer muchos y liquidar a mucha gente yo sólito. Hoy me tengo que fastidiar con mi pierna, pero en aquellos tiempos las mujeres se me tiraban al cuello por el encanto del uniforme. ¡Era tan elegante! Todavía recuerdo que en ciertos pueblos polacos la sangre nos calaba las botas. Adelante la cadera, idiota, ¿dónde has vuelto a poner la almeja? Ahí la tienes.
La madre tararea una melancólica canción de Koschat acerca de un banco de abedul. Está pensando en un campo de trigo y en un paseo al aire libre, cosas que difícilmente se le pueden insinuar a un cojo, ya de entrada porque puede destrozarle a uno la disposición de ánimo. El padre piensa en el campo del honor en el que no ha sabido mantenerse y para contrarrestarlo se ocupa de la educación familiar, para que la cerda de su mujer no se la pegue con hombres sanos. No se la puede vigilar constantemente, y ¿qué es lo que hace cuando va a la tienda del panadero?
La señora Witkowski dice que de vez en cuando es necesario respirar aire puro. Aire puro te voy a dar yo a ti, contesta el señor Witkowski mientras le lanza un objeto contundente contra el hombro que la hace estremecer. Me va a salir otro cardenal. Cállate, puta. Tampoco exijo tanto. ¡A que te doy con las muletas! Antiguamente me hubiera abalanzado contra ti, cosa que ahora ya no puedo hacer porque un cojo no puede abalanzarse sobre nadie (le costaría demasiado trabajo volver a levantarse). Es como el pez, que a pesar de no tener columna vertebral, nada con gracia y elegancia. Por eso soy un excelente fotógrafo. ¡Y ahora espatárrate!
Mi ojo clínico acaba de advertir que no te has lavado el pelo como te lo ordené. Tengo que lograr una calidad sedosa, no de estropajo desgreñado. Llevas mucho tiempo obstaculizando el camino de realización personal que he encontrado en la fotografía de desnudos. Me gustaría romperte el cráneo cada vez que te resistes a acompañarme en mis excursiones al reino de la fotografía. Pero si yo no me resisto, Otto. 

Los excluidos (Elfriede Jelinek)

==============================================================


viernes, 27 de julio de 2012




"Di por sentado que todo debe ceder ante mí, que el Universo entero tenía que estar al servicio de mis caprichos, y que yo poseía el derecho de satisfacerlos a voluntad."


Marqués de Sade

===============================

jueves, 26 de julio de 2012




Jean se retorcía como una anguila.

–No me hagas eso.

Me detuve al instante, pero me cogió de la muñeca y me apretó con una fuerza extraordinaria.

–No dejes de hacérmelo.

Volví a empezar, más pausadamente, y de repente observé que contraía todos los músculos, y luego se relajó y dejó caer de nuevo la cabeza. Mi mano se deslizó a lo largo de su vientre y me di cuenta de que algo había sentido. Me puse a recorrer su cuello, con besos rápidos, esbozados apenas. Veía cómo se estiraba su piel a medida que yo iba avanzando hacia su nuca. Y entonces, suavemente, cogí mi miembro y entré en ella, con tal facilidad que no sé si se dio cuenta hasta que empecé a moverme. Todo es cuestión de preparación. Pero ella se zafó de un golpe de caderas.

–¿Te molesto? –le pregunté.

–Acaríciame más. Acaríciame toda la noche.

–Esa es mi intención –le aseguré.

La poseí de nuevo, esta vez con brutalidad. Pero me retiré antes de satisfacerla. –Me vas a volver loca... –murmuró. Se tumbó boca abajo y escondió la cabeza entre los brazos. La besé en las caderas y en las nalgas, y luego me arrodillé encima de ella.

–Separa las piernas –le dije. No me contestó, pero las separó, despacio. Metí mi mano entre sus muslos y me guié otra vez, pero erraba el camino. Se puso rígida, y yo insistí.

–No quiero –protestó.

–Arrodíllate –le dije.

–No quiero.

Y entonces arqueó las caderas y dobló las rodillas. Mantenía la cabeza entre los brazos, y yo, lentamente, iba cumpliendo mi propósito. Ella no decía palabra, pero yo sentía su vientre subir y bajar, y su respiración que se aceleraba. Sin soltarla, me dejé caer a un lado, y cuando quise ver su cara brotaban lágrimas de sus ojos cerrados, pero me dijo que me quedara.


Escupiré sobre vuestras tumbas (Boris Vian)

=================================================================

miércoles, 25 de julio de 2012


A punto de terminarme el primer libro de la trilogía de “Cincuenta sombras de grey” (Fifty Shades of Grey).
¿El lado humano del Dominante?
De momento, un libro entretenido, sin más…
Si yo fuera tan alto, tan rico y tan guapo como Christian Grey… no sería nada Grey, os lo aseguro.
De todas maneras, quien tenga curiosidad por leerlo, que lo haga… lo más que puede perder es un poco de tiempo.
Aprovechad ahora que estáis en vacaciones… y que el IVA aún está al 8 % :-)
Feliz día, mansioner@s.
Sayiid
=======================================================




======================================================

martes, 24 de julio de 2012




24 de Julio… 24 del 7… 24/7
Dos cifras, dos números… otra manera de vivir la vida.
24 horas al día, 7 días a la semana de entrega, de pasión, de servicio.
Ni un minuto de descanso, ni días libres ni vacaciones… siempre
 a disposición de su Am@.
¿Y os preguntáis aún porque l@s  sumis@s son seres tan sumamente especiales?
24/7… dos cifras, dos números…  dos dígitos que engloban toda 
una manera de vivir dedicada a la entrega del ser que se ama.
24/7… la prueba real del amor total.
Feliz día internacional del BDSM, mansioner@s.
Un placer compartirlo con vosotr@s.
Sayiid


====================================================


lunes, 23 de julio de 2012




Soneto XII

-Marte, haragán descontrolado,
no se yace así sobre una dama,
ni a Venus a ciegas en la cama,
con tanta furia y sin discreción dando.

-Yo no soy Marte, sino Ercol Rangone,
y a vos os follo, que sois Ángela Greca;
y si aquí conmigo el laúd tuviera,
mientras follo una canción os tañera,

y vos, señora mía, dulce consorte,
en el coño haríais bailar mi verga
meneando el culo y presionando fuerte.

- Sí, señor, al joder con vos me corro,
pero temo que amor me dé la muerte
con vuestras armas, pues es niño y loco.

-Cupido es mi muchacho
e hijo vuestro, y mis armas cuida para
a ti, diosa ociosa, consagrarlas.


(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)

=========================================

domingo, 22 de julio de 2012


Amigos y amigas de la mansión…
Con esto de la crisis, también a nosotros nos han reducido el presupuesto y no veías de que manera…
Por eso, en vez del habitual caviar, el champagne francés, las angulas y demás delicatesen tan habituales en esta lujuriosa mansión… hoy tendréis que conformaros con un simple bocadillo…
Y no solo eso… además tendréis que compartirlo…
Lo dicho, cosas de la crisis económica, aunque la verdad… ¿a quién le puede molestar compartir un bocadillo así?
A mi no, desde luego.
PD: Las cervezas os las tendréis que traer de casa.
Feliz domingo.
Sayiid

==================================================================






==================================================================

sábado, 21 de julio de 2012





Momentos

El susurro inocente de tu respiración, jadeaba lentamente, a intervalos cortos. Una vez concluido el acto. El orgasmo profundo dentro de tu interior, dejaba paso a la recuperación.......El equilibro volvía al inicio, la cadencia de tus bocanadas, entraban en el devaneo de la normalidad. El sudor invadía tu frente. Esas pequeñas gotas resbalaban por las sinuosas curvas de tu reino. Tras unos minutos, tu lengua inicia un nuevo combate. Una vez más empieza a reconocer los recovecos de mi cuerpo. El cabello se eriza, la sangre fluye a cada rincón, Y de nuevo se produce el milagro del levantamiento. La picara y juguetona parte húmeda de tu cuerpo, vuelve a encender las alarmas, sin saber muy bien por qué. Todo se reinicia, vuelve el deseo, vuelve la excitación. Esa vivaraz muchacha esta poniendo patas arriba el campo de batalla. Mis manos sin hacer caso, empiezan una nueva exploración urgente, chocan con esas protuberancias a modo de pechos que emergen rudas y sujetas. El tacto es agradable, el pequeño pezón inicia una nueva apertura, tus manos amasan mi fruto. Las sensaciones son placenteras, la armonía de dos cuerpos unidos, en busca de una misma aventura, los dos humanos buscando el placer de la carne, el más primitivo de los instintos, el más poderoso. Una vez empezadas las hostilidades no se pueden detener, el acoplamiento de los dos generales parece inminente. El ritmo se inicia, la respiración se vuelve a alterar, el corazón se acelera, empieza a bombear a toda maquina, tras unos minutos de juego y baile, tras un par de cambio de posturas, tras un juego de velocidades, tras unos bruscos movimientos, todo llega a su fin, con una nueva explosión de placer. El jadeo potente, tras unos segundos empieza a detenerse, una vez mas todo se para y quedamos ambos paralizados como si nos hubiera atropellado un tren de mercancías, te vuelvo a mirar y aprecio la felicidad en tu rostro.
Natxo
==========================================

viernes, 20 de julio de 2012




Estudiar es como chuparla:
 sabes que la cosa va en serio 
en el momento en que te recoges el pelo.

Frases del twitter

=============================================================

jueves, 19 de julio de 2012




—¿Seguro que es usted una mujer? —continuó Orvert.

—Compruébelo usted mismo —le contestó ella. Se habían aproximado el uno al otro, y el hombre pudo sentir contra su mejilla el contacto de unos cabellos largos y sedosos. Ahora estaban de rodillas y de frente.

—¿Dónde encontrar un lugar tranquilo? —preguntó Orvert.

—En el centro de la calzada —dijo la mujer.  Lugar hacia el que se dirigieron, tomando como referencia el bordillo de la acera.

—La deseo —dijo Orvert.—Y yo a usted —dijo la mujer

—Mi nombre es...

Orvert la cortó.—Me da lo mismo —dijo—. No quiero saber nada más que lo que mis manos y mi cuerpo me revelen.

—Proceda —le animó la mujer.

—Naturalmente —constató Latuile— va usted sin ropa alguna.

—Igual que usted —respondió ella. Dicho lo cual, se estrecharon el uno contra el otro.

—No tenemos ninguna prisa —prosiguió la mujer— Comience por los pies y vaya subiendo. A Orvert le extrañó la proposición. Se lo dijo.—De tal manera, podrá ser consciente de todo —explicó la mujer— No tenemos a nuestra disposición, como usted mismo acaba de constatar, más que el instrumento de investigación que significa nuestra piel. No olvide que su mirada no puede atemorizarme. Su autonomía erótica se ha ido al traste. Seamos francos y directos.

—Habla usted muy bien —dijo Orvert.

—Leo siempre Les Temps Modernes —informó la mujer—. Venga, comience de una vez con mi iniciación sexual.

Cosa que Latuile no se privó de hacer reiteradas veces y de diversas maneras. Ella mostraba indudables condiciones, y el terreno de lo posible es muy amplio cuando no hay temor a que la luz se encienda. Y además, eso ya no se usa, después de todo. Las enseñanzas que le impartió Orvert a propósito de dos o tres truquitos nada desdeñables, y la práctica de un empalme simétrico varias veces repetido, acabaron infundiendo confianza en sus relaciones.

Y allí llevaron, de tal modo, la vida sencilla y regalada que hace a los humanos semejantes al dios Pan.

El amor es ciego (Boris Vian)

=========================================================

miércoles, 18 de julio de 2012




Soneto XI

-Abrete bien de piernas, que aprisiones
tu coño en la cara y tu culo hermoso.
Paraíso el que procura tu pozo,
coño que libera el alma y las pasiones.

Mientras yo te contemplo, ahí me llega
repentino, de besarte el capricho,
y me parece ser más bello que Narciso
en el espejo, que a mi polla alegra.

- En la tierra y en la cama corrompidos.
Te estoy viendo, putona, y si te cojo
dos costillas del pecho yo te rompo.

-Pues me cago en ti, vieja renuente,
Que por este placer pluscuamperfecto
en un pozo entraría sin perderme.

No hay abeja tan golosa de la flor
como yo del noble carajo,
y aún sin catarlo, por mirarlo me empapo.


(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)

=========================================

martes, 17 de julio de 2012




"El pudor es una quimera, único resultado de las costumbres y de la educación. 
Es, lo que se dice, un hábito."

Marqués de Sade

========================================================

lunes, 16 de julio de 2012




En mi ordenador se estaba reproduciendo una copia pirata de Primera Zorra Mundial, y cada vez que Lloyd George hacía algo, yo hacía lo mismo. Bajé la tanga rosa. Abrí el broche del sujetador con relleno. Lloyd y yo estábamos mojando el churro cuando los pechos de Cassie pasaron de una noventa a una ochenta. Para entonces mi verga ya estaba dando contra el colchón. Ella estaba perdiendo aire. Cuanto más rápido me la chingaba, más se deshinchaba. De una ochenta de cazoleta a una sesenta. Encogiéndose y arrugándose debajo de mí, consumiéndose. Cuanto más me la chingaba, más se le hundía la cara a Cassie Wright, más cóncava se le ponía. La piel se le distendía, se le ponía flácida y le hacía bolsas. Con cada uno de mis envites ella envejecía una década, muriéndose, muerta, y se descomponía mientras yo pisaba el acelerador, presuroso, golpeando contra el colchón, frotándome hasta irritarme la piel en mis prisas por venirme. Cogiéndome a aquel fantasma de color rosa. Aquel contorno de víctima de asesinato que había en el medio de mi cama individual.
Nunca oí abrirse la puerta detrás de mí. No sentí la corriente de aire en mi culo desnudo y sudoroso. No me giré hasta que oí la voz de mi madre adoptiva. Su camisón de la luna de miel. Sus perlas de navidad. En mi ordenador, Lloyd George echando su venida en un costado de la hermosa cara de Cassie Wright.
Detrás de mí, mi madre adoptiva gritó:
-¿Tienes alguna idea de quién es esa?
Y yo me giré, con el miembro todavía erecto, con un palo todavía envuelto en látex de color rosa, agitando una bandera con la forma de Cassie Wright.
Y mi madre adoptiva me gritó:
-¿Es tu madre biológica!
Y esa fue la última vez que se me paró el miembro.

Snuff  (Chuck Palahniuk)

===================================================================

jueves, 12 de julio de 2012




El ánima de Sayula

En un caserón ruinoso
De Sayula en el lugar,
Vive Apolonio Aguilar
Trapero de profesión.

Hace tiempo que padece
Hambre voraz y canina
Y por eso está que trina
Contra su suerte fatal.

No es borracho, ni juega
Solo comer es su vicio
Pero anda mal del oficio
Ni para comer le da.

Cuatro tablas, dos petates
Un bacín roto de barro;
Cuatro cazuelas y un jarro
Son de su casa el ajuar.

Su mujer y sus hijuelos
Macilentos y hambriados
Con semblantes extraviados
Piden pan con triste voz

Pan allí ni por asomo;
Hambre sí, disgustos mil
En aquel chiribitil,
A pasto y a discreción.

Llanto solo de miseria
Que goteando noche y día
Apagó dejando fría
La ceniza del hogar.

Por eso el trapero esconde
Entre sus manos la cara;
Maldice su suerte avara
Que le causa aquel dolor.

Y fijando en su consorte
Su penetrante mirada
Con voz grave y levantada
De esta manera le habló:

"Es preciso que ya cese
Esta situación terrible;
Vivir así no es posible,
Harto estoy de padecer.

Me ocurre feliz idea,
Que desde luego te explico;
Esta noche me hago rico
O perezco en la función.

Escucha y no me repliques
Mi suerte está decidida.
El porvenir de mi vida
Depende de esta ocasión.

Tú sabes que en esta tierra
Entre la gente de seso
Se cuenta cierto suceso
Que ha causado sensación.

Se dice, pues, que de noche
Al sonar las doce en punto
Sale a penar un difunto
Por las puertas del Panteón.

Que las gentes que lo ven
Huyen a carrera abierta
Y todos cierran la puerta
Encomendándose a Dios.

Que por fin un desalmado
Se encaró ya con el muerto;
Mas de terror quedó yerto,
Patitieso y sin hablar

Esto lo aseguran todos
Y mi compadre José
Me ha jurado por su fe
Que también al muerto vio.

Y me asegura que el muerto
Tiene la plata enterrada
Y busca gente templada
Con quien poderse arreglar.

Pues bien, me siento con bríos
para hablarle al mismo diablo,
A ese muerto yo le hablo
Aunque me muera después.

Mucho peor es morir de hambre
Que morir de puro miedo
Y si yo con vida quedo
Seremos ricos después.

"Por Dios! Apolonio" dijo,
Su mujer muy afligida:
"No juegues así la vida
Deja a los muertos en paz."

"No mujer, no retrocedo,
Es una cosa resuelta;
Si pronto no doy la vuelta
Prepara mi funeral".

Dijo y con paso veloz
Pálido como un difunto,
Salió de su casa al punto,
Camino para el Panteón.

Envuelto en tinieblas yace,
De Sayula el caserío
Y un aspecto muy sombrío
Allí reina por doquier.

No se oye voz humana
Ni el más ligero ruido,
Solo lejos el aullido
Pavoroso de algún can.

Algún pájaro que cruza
En las tinieblas perdido
Lanza fúnebre graznido
Al ir de su nido en pos.

Y al extinguirse perdido
Que al corazón pone susto,
Canta el tecolote adusto
En el ruinoso torreón.

Negro toldo cubre el cielo,
Y al soplo del viento frío
Gimen los sauces del río
Con quejumbroso rumor.

Lúgubre la noche está
Y en su fondo pavoroso
Brota a veces luminoso
Un relámpago fugaz

La silueta del trapero
Que a la ventura de Dios;
Va de la fortuna en pos
Hasta vencer o morir

Mas a medida que avanza
Su valor se debilita
Y es dueño de honda cuita
Su angustiado corazón.

Avanza pues presuroso
Aquel hombre de faz yerta,
Y al fin se mira en la puerta
Del tenebroso panteón.

Allí con mortal congoja,
La hora fatal aguarda;
Hora que tal vez no tarda
En sonar en el reloj.

Por fin de repente suenan
Doce lentas campanadas,
Cuyas notas compasadas,
Vibran con sordo rumor.

Notas lentas y solemnes
Cuyo sonido retumba
Como el eco de una tumba
Con quejumbroso rumor

Por fin a esperar se pone
Y sin grande dilación
Las puertas de aquel panteón
Se abren de par en par.

Cruza el dintel el fantasma
Mudo, rígido y sombrío
Como el sepulcro frío
Y horrible aborto de horror.

Lleva cubierta la faz
Con negro y tupido velo
Y arrastrando por el suelo
Lleva también el sudario.

Aguilar, de espanto yerto
Y erizado su cabello
Con agitado resuello,
Corre tras de la visión.

Y haciendo un supremo esfuerzo
Cual si jugara la vida
Con voz despavorida
De esta manera le hablo:

"De parte de Dios te pido
Me digas cómo te llamas
Si penas entre las llamas
O vives aquí entre nos.

Qué buscas por estos sitios
Donde a los vivos espantas?
Si tienes talegas cuántas
Me podrías proporcionar?"

"Me llamo Perico Zúrrez"
Dijo el fantasma en secreto,
"Fui en la tierra buen sujeto
Muy puto mientras viví,

Ando ahora penando aquí
En busca de algún profano
Que con la fuerza del ano
Me arremangue el mirasol.

El favor que yo te pido
Es un favor muy sencillo,
Que me prestes el fundillo
Tras del que ando tiempo ha

Las talegas que tú buscas
Aquí te las traigo colgando,
Ya te las iré arrimando
A las puertas del fogón".

Lleno de sorpresa quedó
El pobrecito trapero
Y enchando al suelo el sombrero,
El infeliz exclamó

"Por vida del Rey Clarión
Y de la madre de Gestas
¿Qué chingaderas son estas,
Que me suceden a mi?

Yo no se lo que me pasa.
Pues ignoro con quien hablo,
Este cabrón es el diablo
O mi compadre José.

Buena fortuna me hallé
En esta tierra de brutos,
Donde los muertos son putos
¿Que garantías tengo yo?

Lo que me suceda a mí
Es para perder el seso;
Si los muertos piden eso
¿Los vivos que pedirán?

Venir de lejanas tierras
A buscar aquí la vida
Y mi suerte maldecida
Me depara un trance atroz.

No tener yo mas alhaja
Que la alhaja del fundillo
Y me la pide este pillo
Que dice que ya murió.

Esto es cuanto puede verse
Por las crestas del Demonio
Si lo aflojas Apolonio
De aquí sin culo te vas"

Así el trapero exclamó
Muy pensativo y mohíno
Del pueblo tomó el camino
Y en sus calles se perdió.

Y es fama que cuando oye
Que hablan del aparecido
Receloso y confundido
Se pone una mano atrás.


MORALEJA

Lector: si por alguna vez,
y por artes del Demonio,
te vieres como Apolonio
en crítica situación;

si tropiezas acaso
con alguna ánima en pena,
aunque te diga que es buena,
no te descuides, lector.

Y por vía de precaución
llévate como cristiano
la cruz bendita en la mano
y en el fundillo un tapón.

El ánima de Sayula (Teófilo Pedroza)

========================================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________