Prologo de El Libertino

viernes, 31 de agosto de 2012




Soneto XV
(versión tradicional)


Al niño teta, y teta a tu fruta;
A un tiempo, da la leche y la recibe,
y tres dentro de la cama se percibe:
cada uno a su gusto su papel disfruta.


¿Tuviste acaso una cojida en esta forma,
no es de las mejores que has tenido?
En esta cojida más contento tomas,
Que un villano que come lo querido.


- Es verdad muy dulce el tal roce,
Coje el reverendo y coje el divo;
y como yo, tiene la abadesa goce;

Y si me toca en tu coño hacer el vivo
a tu bello carajo duro estar en pose,
yo siento un placer superlativo.


Y si a ti mi buen carajo esquivo,
en la dulce cogida, el coño te funde,
aguanta un mes, y del gusto en él te hundes.


(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)

=========================================

jueves, 30 de agosto de 2012




"Los símbolos tienen el valor que les da la gente, 
por sí solo un símbolo no significa nada".

V de Vendetta

=========================================================

miércoles, 29 de agosto de 2012




"Nunca he visto algo tan fantástico de toda mi vida. No había escenario, ni iluminación, sólo decenas de hombres y mujeres desnudos bailando juntos en el escenario. Y en realidad estaban teniendo sexo mientras bailaban y reían alrededor. Cuando juntaron la parte inferior de sus cuerpos, el pene erecto del hombre estaba realmente en el interior de la mujer. La unión entre los dos se convertiría en una especie de soporte para que pudieran juntar ambas manos mientras que la mujer, mirando hacia arriba y echada hacia atrás, que giraba alrededor y alrededor. ¡Ah!. Nunca podré encontrar las palabras para explicar lo maravilloso que era."
Yohachi golpeó una rodilla, luego la otra en su frustración.
"Entonces los hombres se alinean en un círculo. Las mujeres se alinean en otro círculo alrededor de ellos. Los hombres empiezan a bailar con la mujer frente a ellos, a continuación, con el siguiente. "
"Ajá. Como intercambio de pareja. "
"El hombre levanta a la mujer en el aire por detrás. La mujer extiende los brazos y las piernas en el aire y el arquea de su cuerpo hacia atrás. El pene del hombre entra de nuevo dentro de ella. Luego se cambiarán a la siguiente mujer y la levantarán de la misma forma. Y entrará en ella también.
Y así recorrían a todas las mujeres en el círculo exterior. Y la música, comencé a apreciar la música, de la que no me había dado cuenta realmente hasta entonces. Me conmovió. ¡Ah!. ¡Cómo me conmovió!. Y empecé a preguntarme por qué no podemos hacer ese tipo de cosas en la Tierra. ¿Por qué nadie piensa en un ballet maravilloso como éste en la Tierra? Me sentí tan feliz. Nadie me miraba como si yo fuera un hombre viejo y sucio, nadie me llamó obsceno o pervertido. Lejos de ello, me mostraron un tipo de arte maravilloso. Cuando pensaba en ello, parecía el tipo máximo del amor, una especie de arte que no puede ser mejorado, y yo estaba tan conmovido que, realmente comencé a llorar"

Hombres salmonela en el planeta Porno ( Yasutaka Tsutsui )

=======================================================================

martes, 28 de agosto de 2012




La sentencia justa

A cierta moza un húsar, y no es cuento,
porque le socorriera en sus apuros
del carnal movimiento,
le prometió ocho duros
y después sólo cuatro la dio en paga.

La moza, descontenta
con esta trabacuenta,
para que por justicia se le haga
aflojar lo restante,
fue a querellarse de él al comandante.

Era éste un hombre adusto,
pero en sus procederes siempre justo,
y antes de oír a la moza querellante
quiso que el húsar fuese allí al instante.

Presentose, en efecto, el demandado
y, siendo preguntado
por su jefe de dónde provenía
la deuda que tenía
con aquella señora,
el húsar respondió: -Diga ella ahora,
si lo tuviese a bien, de qué dimana
una deuda que puede ser liviana.
-No tengo impedimento,
la moza dijo entonces. Sabrá usía
que yo alquilé al señor un aposento
para que en él metiese ciertos trastos
que dijo le causaban muchos gastos;
me ofreció media onza por la renta
y ahora con la mitad pagarme intenta.

Calló, y el húsar luego
empezó su defensa con sosiego
diciendo: -Aunque es verdad que ése fue el trato,
me salía más caro que barato,
porque yo solamente
pude meter un trasto estrechamente
en el zaquizamí que me alquilaron;
con que si di por esto
la mitad de la renta, fue bastante,
y no creo que el resto
me obligue ahora a pagar mi comandante.

A que la querellante sofocada,
replicó: -Esa excepción no vale nada,
pues si tuvo el señor por oportuno
de sus trastos dejar alguno fuera,
no se quedó ninguno
por no tener en donde lo metiera;
que yo desocupada
otra pieza inmediata le tenía,
que, aunque es un poco oscura y jaspeada,
para los que sobraban bien servía.

No dijo más, ni el húsar dijo respuesta
que su defensa hiciese manifiesta,
por lo que el comandante
esta sentencia pronunció al instante:

-Vaya usted, señor húsar, y en la pieza
que la señora dice, con presteza,
meta todos sus trastos por entero
y páguela completo su dinero.


El jardín de Venus (Félix María Samaniego)

========================================================================

lunes, 27 de agosto de 2012





- ¿Besar a la chica más guapa del mundo?...¿Y cómo vas a conseguir eso?

- Besando a muchas.

De la película “Ahora o nunca”

================================================================

domingo, 26 de agosto de 2012




Un solo empujón reventó la puerta con gran lujo de bisagras superando el freno de la cabeza de los tornillos y el seco chasquido del pomo de la cerradura, que saltaba por entero. La cremallera de la bragueta ya estaba bajada.

–¡Manos arriba, esto es una violación!

En la calle, la tarde se derrumbaba con la mansedumbre pegajosa típica de las grandes urbes amortecidas bajo la húmeda sábana de emanaciones contaminadoras.

–¿Cuándo tuviste la última regla?

Los muslos recién bronceados temblaban junto al periódico mal doblado en las páginas del Atracador del siglo: Un hombre y dos mujeres se apoderan de 14 millones de la caja... Nerviosas miradas al reloj.

–Te aconsejo por tu bien que no grites ni chilles, si colaboras no te pasará nada malo, todo irá bien.

René Magritte, de cara a la pared, simulaba que era el mismo cuadro que pintaba, con abrigo y sombrero negros y nuca de seminarista.

–Venga, sácate toda la ropa y déjala sobre la mesa.

El extremo del cordón del teléfono ya estaba desprendido de la pared. La revista estaba abierta por el desplegable central, una corriente de aire le hizo mover ligeramente los brazos hacia la ventana abierta de par en par.

–¡Quieta! No juegues, deja las heroicidades para las películas. Échate al suelo. No, mejor sobre la alfombra, no quiero que pienses que todos los violadores somos unos hijos de puta, no quiero actuar como si fueras la ninfómana de la Adela o la golfa de la Engracia. Sus coños son inmensos, sobre todo el de la Engracia; palacios con calefacción central, manantiales vitales, laberintos del olvido, ríos de carcajadas, embudos de la memoria, las bocas más elocuentes, los labios más sazonados, coños cósmicos capaces de autodigerirse.

Un televisor conectado subía por el patio de luces con sonidos de chistes baratos y lubricantes de uso doméstico. Cuatro franjas rojas sobre fondo amarillo componían la arrugada bandera que pretendía adornar la gran pared frontal; la combinación de colores más perfecta y afrodisíaca.

–Sé que tienes tus derechos, como también sé que yo tengo los míos, y que, aunque te parezca lo contrario, no son antagónicos. ¡Vamos, ábrete!

Su campo visual descendió al plano atmosférico.

–Un día la Engracia me llenó el pene de besos, no había manera de que pasase a más. Pero no te creas que era cosa de manía, para cubrir el expediente, porque conté más de cincuenta.

Diez manzanitas tiene el manzano (Ofelia Dracs)

================================================================================

sábado, 25 de agosto de 2012




Soneto XVI

-Tú, con mis piernas al cuello, en el culo
la picha me has metido: ¡rompe, rasga!
Estoy en el suelo, fuera de la cama.
¡Oh, qué amargo placer, placer rotundo!

Devuélveme al lecho, porque así me hundo
y moriré con la cabeza gacha.
El dolor de parir, penar que pasa.
¡A qué extremo me lleva amor tan crudo!

-¿Qué me piensas hacer?- Lo que tú quieras
-Dame la lengua entonces, alma mía.
-Asaz pide quien sirve bien y espera.

-La crica un poco de placer ansía,
porque entre el culo y ella la paz sea.
¡Entra amigo, que no escape la picha!

Muerta por cierto estaría,
si tardabas en darme alivio abondo,
mi bien, mi corazón y mi tesoro.

(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)

=========================================

viernes, 24 de agosto de 2012





Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz.



Henry F. Amiel (1821-1881)

============================================================

jueves, 23 de agosto de 2012




Imaginó que era un caballo y que, abandonando su funda, la verga se le empinaba hasta ponerse totalmente erecta y le golpeaba el vientre con la intermitencia de los latidos, y ella se arremangaba la falda y con dedos tentaculares se colocaba el negro pene como un obús entre los muslos, y que su crica se abría totalmente roja y húmeda como una granada, y se convulsionaba con el roce, jadeando como una campana o una gaviota, epiléptica, ahora su delta  era un río en plena crecida, la súbita contracción del vientre antes del clímax, piel de tambor, y ella se corría un vez y luego otra, mientras el mango rígido como un candelabro pero más grueso se deslizaba aguanoso e hinchado como un domo y frotaba, resbalaba, buceaba, un puñado de sangre tras la inminente culminación, pero ella era ahora una yegua, sus muslos un cálido estuche guardado entre grupas, y creyó oír un loco relincho al eyacular como un geyser, denso y abundante.

Después, fuera ya del lecho, él suscitó el tema:

-¿No te gustaría copular con un animal?

Ella le miró, los ojos aún brillantes, para averiguar si hablaba en serio. Nunca estaba segura con él.

-Me daría asco - respondió finalmente - No entiendo cómo se puede llegar a eso.

-¿Ni siquiera con un caballo?

-¡Qué cosas tienes!
Amor Burgués (Vicente Muñoz Puelles)

=================================================================================

miércoles, 22 de agosto de 2012

Cuidadín donde nos metemos… mucha precaución… no sea que después… no encontremos la salida J
Joaquín Sabina… el puto Amo

==================================================



Bruja, si aterrizas
con tu escoba una día en mi balcón
ve con cuidado
yo disparo siempre al corazón
En tus redes
no me atraparás como a un ratón
Bruja, aunque vengas
disfrazada de Marilyn Monroe
Piénsatelo bien antes de poner tu pie en mi balcón
no sea que tu escoba
me barra la alcoba y me haga de bastón
¿Qué van a decir todos los que a ti Bruja te llaman?
si saben que besas, lloras,
te enamoras y me haces la cama.
No había debajo
del disfraz que te ponías tú
más que una niña
a la espera de algún principe azul
ibas para reina
pero un hechicero te dejo
así convertida en una pobre bruja del montón.
Piénsatelo bien antes de poner tu pie en mi balcón
no sea que tu escoba
me barra la alcoba y me haga de bastón
¿ Qué van a decir todos los que a ti Bruja te llaman?
si saben que besas, lloras,
te enamoras y me haces la cama?

(Joaquín Sabina)

========================================================

martes, 21 de agosto de 2012





Y digo yo: ¿no es el más grande de los absurdos amar a quien no lo ama a uno?


Marqués de Sade

=========================================================================

lunes, 20 de agosto de 2012




Soneto XV

Fíjese el hombre que al clavar le duele,
ser perturbado en tan dulce empresa,
en este que en tal trance no le pesa
llevársela jodiendo a donde quiere

Y estudiarlo la pena no merece.
Conocer verbigracia la manera
de hacerlo bien, verás que nada cuesta:
Joder puede quien ama y se enardece.

Mira cómo la alza con los brazos,
Las piernas ella enlaza en los ijares,
En dulce goce al borde del desmayo.
Ya nada los perturba, aunque se cansen:
Y de tal modo el juego es arrebato
que se encienden jodiendo y se deshacen.

Mas aún firmes y audaces,
juntos jadean de placer sedientos
y mientras dure, estarán contentos.


(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)

=========================================

domingo, 19 de agosto de 2012




Carole me responde con golpes de sus caderas, amplios y vivaces, que están a punto de descabalgarle. La sujeto por la nuca. Le muerdo el hombro y, de una estocada, la penetro por el culo. Me hundo hasta la empuñadura en la angostura que se abre y  me devora. Carole se balancea con las nalgas y el coño. Me agarro a sus pechos. Se agita y salta, mi mástil la traspasa, caemos, zozobramos, nos hundimos, es un maremoto que estalla y nos arrastra. Carole canta, por fin, entre dientes:

Que llueva, que llueva,
la Virgen de la cueva.
Los pajaritos cantan,
las nubes se levantan.
Que si, que no,
que caiga un chaparrón
y rompa los cristales
de la estación.

Cuentos para enrojecer a las caperucitas (Jean-Pierre Enard)

============================================================

viernes, 17 de agosto de 2012





“El amor es una comedia en
 un sólo acto: el acto sexual. “

Enrique Jardiel Poncela

============================

jueves, 16 de agosto de 2012




-¡Hermosas mías-clamé-, quiero gozar, gozar hasta el delirio, morir en vuestros brazos!¡Prestaos a mi arrebato, a mi locura!

Y arrojando lejos de mí las ropas de la cama, me tendí en ella, con una almohada bajo los riñones. ¡Soberano y radiante alzábaseme el príapo!

-¡Tú, morena graciosa, la del pecho blanco y firme, siéntate al extremo del lecho, junta tus piernas con las mías!... ¡Así! ¡Lleva mis pies contra tu seno y rózalos pausadamente con esos lindos botones de amor! ¡Oh, qué delicia!-¡Tú, dulce rubia de los azules ojos, ven a mí, a ser mi reina! ¡Colócate a caballo sobre el trono, empuña el inflamado cetro y húndelo todo entero en tus dominios!... ¡Uf, no tan pronto! Espera... Ve despacio y cadenciosa como un jinete al trote corto, y prolonga el placer.-¡Y tú, tan mocetona, tan hermosa, la de la carne espléndida, la de soberbio cuerpo, abre tus muslos sobre mi cabeza!... ¡ábrelos más!... ¡Más aún! ¡Que mis ojos te vean, mi boca te devore, mi lengua te penetre a su sabor! ¿Qué haces así, derecha? Inclínate hacia mí para que pueda acariciarte el pecho.

E iba a inclinarse sobre mí la hermosa, cuando le gritó la morena:-¡No; conmigo, conmigo!

Y le mostró su lengua ágil, aguda como un estilete veneciano.

-¡Ven, ven-siguió-para que yo me coma tus ojos y tu boca! ¡Así te quiero: ardiendo!...¡Ponme aquí el dedo!... ¡Aquí!... ¡Ve despacio... despacio!...Y las tres se movían, se agitaban y me excitaban al placer. Yo miraba extasiado la viva lucha, los lascivos movimientos y las inverosímiles posturas. Los gritos, los suspiros se mezclaron; por mis entrañas corría fuego; todo mi ser se estremecía; mis dos manos palpaban dos manzanas de carne o iban frenéticas, crispadas, a buscar y tentar encantos más recónditos. Pronto las remplazó mi boca: chupaba ávidamente, roía, mordía. Y al oír un grito para que detuviera mi hambre asesina, redoblaba el ansia.

Este exceso acabó conmigo. Mi cabeza cayó pesadamente.

-¡Basta, basta!-pedí.

Las tres hermosas perdieron a la vez el equilibrio y el sentido. Se desplomaron sobre mí agotadas, expirantes, y me sentí inundado.

Gamiani, dos noches de pasión (Alfred de Musset)

==========================================================================

miércoles, 15 de agosto de 2012




COPLAS


Eres negra como un cuervo
Y aún mas fea que el hambre,
pero tienes junto al culo
un gusto de azúcar cande.


Tú me tendiste en el suelo
como si fuese una perra,
Y con esos cojonazos
me lo llenaste de tierra.


(Tomás de Iriarte)


Poesía Erótica y Picaresca, Antología de los siglos XVI al XIX
============================================================

martes, 14 de agosto de 2012





"Diríjase más a las pasiones que a las virtudes cuando quiera persuadir a una mujer."

Marqués de Sade
==============================================

lunes, 13 de agosto de 2012




De momento la encontramos bajo los cuidados del peluquero que le hace la permanente, mientras dos manicuras, ya que tiene prisa, se ocupan de sus manos. No es cosa de poca monta ocuparse de las, manos de la condesa. Para ello se requieren manicuras hombres que hacen relucir sus preciosas manos por un procedimiento que se impone: rítmicamente, ensartan los anos manuales de su cliente con sus cosas profesionalmente sacadas de sus braguetas. Son unos manicuras muy discretos. No miran a la señora que les abandona sus orificios laterales. Vestidos de blanco de pies a cabeza lustran esos agujeros delicados y desiguales embistiendo justo lo necesario para lograr la transfixión sin ensancharlos. Permanecen como es debido con los brazos cruzados y no se permitirían rozar con un dedo a la persona que atienden.
Mirando al techo, suspiran con mucha contención cuando no pueden hacer otra cosa. Entonces, inclinándose, como hace el peluquero que ofrece una especialidad, murmuran: «Señora ¿desea un poco de esperma?». La condesa responde que sí con la cabeza, y los manicuras gozan, humedeciendo los ojetes de la condesa con arte, delicadeza y regularidad.
Mientras tanto el chico que la riza ha dado a los pelos de su cofio facial un aire a la vez aristocrático y provocativo. Ya está, la condesa está lista para el baile en el que esta noche deberá seducir a varias personalidades parisinas de la gran banca y de la diplomacia.
Se levanta, se da algún retoque. Apenas se pinta la cara. Gracias, prefiere maquillarse sola, en su casa.
Se pone de nuevo el sombrero, la chaqueta, recoge el anacrónico manguito que le da un encanto algo afectado. Paga en la caja. Deja caer una propina merecida en la mano del peluquero, en la mano del manicura de la izquierda, en la mano del manicura de la derecha... pero, ¿no me habré equivocado?, ha murmurado algo a este último: «Esta noche, a las dos...». No he podido oír más. ¡Afortunado manicura de la derecha! Ha sido distinguido por la Condesa de la Motte, no puede dar crédito a sus oídos, y durante todo el día, mientras acicale con su verga profesional los culos y los coños de sus clientas con una técnica impecable pero respetuosa, soñará con ese instante maravilloso en el que podrá salir de su papel, a veces difícil de mantener, y abandonarse a los transportes de su naturaleza. Se promete magrear terriblemente a la condesa, se promete chillar como un asno: «¿No podría tener más cuidado?», le dice bastante bruscamente su clienta actual, a la que le está dando los últimos toques en el coño que lleva en el pie izquierdo con tanto ardor que corría verdaderamente el peligro de deformarlo. «Perdóneme, pero la señora tiene aquí una ranura tan bonita...» «¡Ah no, amigo mío, deje las familiaridades! ¡Tengo muchísima prisa y todavía no ha follado mi culo frontal! »

Las aventuras de Don Juan Lapolla Tiesa (Louis Aragón)

=========================================================================

domingo, 12 de agosto de 2012




Soneto XIV


-No tires, Cupido sinvergüenza, chulo,
de la carriola. Párate, borrico,
que quiero dar por coño, y no por culo,
a quien me toca la polla, y yo me río;

En los brazos y en las piernas confío,
mas tan incómodo estoy, no te engaño,
que así hasta un mulo, en una hora moriría.
Sin embargo, soplo y con el culo grito.

Si acaso te cansaras, Beatriz,
me habrás de perdonar, porque ya sabes
que follar en esta postura me destroza;

y si no tuviera tu culo por espejo,
sosteniéndome así, en ambos brazos,
Nunca concluiría asunto nuestro.

Oh culito blanco y rosado,
Si mirándote no me llenas,
No tendría la verga tiesa apenas.


(Pietro Aretino - Sonetos Lujuriosos)
=========================================

sábado, 11 de agosto de 2012




"Un pene bien  educado es aquel que se
 levanta..., para que una mujer se siente."


==========================================================================================


viernes, 10 de agosto de 2012


Recibí a los caballeros con mi mejor estilo y les ofrecí una cena excelente en la que la conversación discurrió amena secundada por los vinos. Al llegar el plato final, me excusé diciendo que iba a la cocina a supervisar la presentación. Adentro, me quité el traje de noche (cuando recibo a caballeros no acostumbro llevar cantidades de ropa interior, y menos en aquella ocasión), me subí a una silla y me coloqué en una inmensa fuente de plata que Salé había pedido prestada en las cocinas del príncipe de Orleans, Me tumbé de lado con la cabeza apoyada en la mano. Salé se aproximó acompañado de Yves, un lacayo que acababa de tomar a mi servicio y que llevaba una gran bandeja con platos llenos de mazapanes, cremas y pastas de distintos colores. Con la destreza y habilidad que le daban fama, Salé comenzó a decorar mi cuerpo desnudo con rosetas y lengüetas de cremas, confeccionadas con una mezcla especial para que el calor de mi cuerpo no las derritiese antes de llegar a la mesa.
Conforme Salé echaba regueros de crema sobre mis caderas y aplicaba primorosos capullitos sobre mis pechos, no pude menos de observar cómo Yves -elegido, como todos mis criados, por el equilibrio entre buen mozo y servicial, y que era un joven de una pujante virilidad prometedora- mostraba un interés especial en el trabajo de repostería. Sus nudillos estaban más blancos de lo que habrían estado aunque hubiera tenido que aguantar una bandeja diez veces más pesada y la pernera del pantalón delataba que la actitud hacia su ama era más calurosa que respetuosa.
Rematada la decoración con una uva sin pelar en la hendidura de mi ombligo, Salé aplicó una barbaridad de merengues por toda la bandeja, completando el efecto con una rociada de azúcar helado. A continuación me cubrieron con la tapadera de la bandeja y oí a Salé llamar a los otros dos criados. Poco después sentí cómo me levantaban y me trasladaban por el pasillo hacia el comedor. Oí cómo al abrir la puerta cesaban las conversaciones conforme me iba acercando y ponían la bandeja en la mesa.
En cuanto quitaron la tapadera mi compensación fue verme rodeada de ojos incrédulos y bocas entreabiertas. Monsieur Paul, como yo me lo esperaba, fue el primero en reponerse dé la impresión y con una frialdad afectada alargó el brazo, cogió la uva y se la introdujo morosamente en la boca. Para no ser menos, monsieur Perriport se inclinó sobre la bandeja y con la lengua se hizo cargo de la florecita blanca que Salé había puesto en mi pezón derecho. A continuación todos, menos monsieur Goubouges, que, como yo esperaba, se limitó como de costumbre a disfrutar observándolo todo, se fueron acercando, arrodillándose en las sillas o sobre la mesa, y pasaron por mi cuerpo lenguas y dedos para lamer aquellas dulzuras. El príncipe estaba tan enardecido por aquello, que no pudo contenerse y, sin parar en mientes, me poseyó allí sobre la mesa, con el consiguiente deterioro de la decoración que quedaba en mi cuerpo y la ostensible irritación de los demás, quienes sólo en respeto a la alcurnia contuvieron su violencia.
El príncipe acabó tan de prisa, que no tuvieron que aguardar mucho. Le lauriers est tout coupé, como solía decir mi amigo Théo. Como el centro de una mesa y un revoltijo de merengues, copas de vino y cubiertos no es el más adecuado ni cómodo lecho de placer.

"Confidencias de una cortesana"  (Cora Pearl)
=========================================================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________