Prologo de El Libertino

miércoles, 31 de octubre de 2012



Que los espíritus, ya sean íncubos o súcubos, os acompañen esta noche mágica de todos los santos, y que tengáis la suerte de convivir con brujas, hadas y lujuriosas vampiresas que os chupen la sangre y otras cosas…

Y vosotras, amigas de la mansión, abandonaros en este mágica noche al deseo y la concupiscencia y no penséis en el mañana, sino sólo en un presente de carnal apetito y morbosa concupiscencia.

Esos son mis deseos en esta noche de todos los santos (que no halloween) para vosotros y vosotras.

Sed felices hasta el agotamiento físico y mental

Sayiid

================================================

martes, 30 de octubre de 2012




A ti: abres los ojos. Llueve. Un día más vuelves a despertarte con esa sensación de vacío, de pena, de añoranza, de impotencia.
Un día más recuerdas como acabó la noche anterior y compruebas, desilusionado, que confundes ya un día con otro, una noche con otra, una fecha con otra… pues para ti ya todas son la misma.
Recuerdas con nostalgia aquellas lejanas noches de pasión, de excitación, de risas y gemidos. Noches aquellas en las cuales todo era posible. Noches de sueños, de planes para del futuro,  de ilusiones aun frescas y ardientes….
Recuerdas cuando cada palabra era una provocación, cuando cada frase era un desafío, cuando cada risa era un bullir de sangre hirviente y cuando cada silencio no era sino el prólogo de un estallido de lujuria y sensualidad.
Recuerdas como ya entonces temías la negra amenaza de la rutina, como huías de la holganza, de la indolencia, de la apatía, de la pereza, de la dejadez…
Te preguntas a donde se fueron todas aquellas sensaciones, cuando cambió el rumbo de vuestras vidas, que fue lo que acabó con aquella eterna felicidad…
Y te preguntas que puedes hacer para recuperar esa vida que viviste, que caminos recorrer de nuevo para que desaparezca la desgana, el abandono, la desidia….
Te preguntas… si merece la pena seguir luchando…
Te preguntas…  por que nada de lo que haces tiene valor…
Te preguntas… por que cada día es ya igual al anterior…
Te preguntas… si es esta la vida que quieres vivir…
Preguntas, preguntas y más preguntas…
Tantas preguntas y ninguna respuesta.
Esa es nuestra existencia.
Nada cambia, todo es igual.
A esperar que escampe y deje de llover.

======================================================================================================

lunes, 29 de octubre de 2012





“También a un gran hombre lo puede exasperar una 
miserable mosca.”


José Martí (1853-1895) Político y escritor cubano.

====================================================================================================

domingo, 28 de octubre de 2012





Sentía el glande inflamado, grueso, sobre mi vulva, que se abría como una boca insaciable, y con un movimiento hacia arriba me lo introduje y ya no lo dejé escapar. Poco a poco la fui metiendo entera, con ondulantes movimientos naturales, no aprendidos, deslizándola dentro de mi coño suave como la seda, mientras él permanecía tenso y quieto, como si no pudiera creer lo que le estaba pasando, exhalando maravillados quejidos hasta que, incapaz de soportarlo, la clavó hasta el fondo una y otra y otra vez, con brutales acometidas que me zarandeaban entera. Se corrió de inmediato bramando como un toro, anonadándome con la potencia brutal de su orgasmo, gratificándome de modo inesperado con un éxtasis que iba más allá del placer físico, colmando un atávico anhelo de posesión y plenitud. No me corrí, quizás con el alcohol no hubiera podido aun de haberlo intentado, pero yo no tenía ganas de tocarme y él no me tocó.

Llámalo deseo (José Luis Rodríguez del Corral)

=============================================================

sábado, 27 de octubre de 2012





“El hombre es verdaderamente grande sólo cuando obra a impulso de las pasiones.”

Benjamin Disraeli (1766-1848)

=============================================================================================================


viernes, 26 de octubre de 2012


Hoy es un día especial,
es día de celebración,
pues hoy es el cumpleaños
de la señora de la mansión.

Es la esclava de Sayiid,
preferida de su Señor,
anfitriona de esta morada
con dulzura y devoción.

“magdala” es su nombre,
“de Sayiid” su apellido es,
y como ocurre con los buenos vinos…
mejora y progresa con la madurez.

Desde aquí yo te felicito,
sierva de mi corazón,
y a los dioses yo le pido,
con grandeza y devoción,
que te mantengan a mi lado,
generación tras generación.

Feliz seas, pues, magdala,
en el día de tus días,
y que conmigo compartas…
besos, tarta y alegrías.

(Con cariño, el Satiricón)

=================================


=================================

jueves, 25 de octubre de 2012






Nos metimos en un bar de por allí y nos pusimos a hablar. De repente, cuando finiquitó la última gamba (tampoco eran muchas), suspiró y me dijo:

--Soy una incomprendida... ¡Estoy tan sola!

--No, mujer; eso se quita jodiendo. ¿Quieres que probemos?

--¡Por mí...!

Ante aquella arrebatada confesión de amor y de pasión me la llevé a la cama; en la plaza de Oriente tengo un ático destartalado en el que no hay más que una cama, una cafetera, una botella de coñac mediada y una taza.

--Entre dos que bien se quieren, con una taza basta.

--¡Claro! ¿Tienes azúcar?

--No; el azúcar es muy malo para la dentadura.

--Claro. ¿Puedo chupar un traguito de coñac?

--¡Mujer! Todo lo mío es tuyo.

--¡Coño, qué generoso!

--¿Qué te habías creído?

Una vez vaciados los vasos seminales y cogido bastante frío en el lomo, le sonreí.

--Oye, ¿por qué no te vistes y te vas? En la calle luce el clemente solecico de la primavera que es una bendición de Dios  y a lo mejor, con un poco de suerte, hasta te tropiezas con otro que te invita a más vermú y más gambas.

--¡Anda, pues es verdad! -exclamó mientras se vestía precipitadamente, sostén incluido-.

-- ¡Parto presto!

Cachondeos, escarceos y otros meneos (Camilo José Cela)

=========================================================

martes, 23 de octubre de 2012




Si quisieras quererme
Dejaría de fumar
Y me haría vegetariano


Si durmieras conmigo
Dormirían menos tristes
las palmas de mis manos


Y si los buenos
 chicos te atosigan
Y buscas chicos duros
Fingiré ser el duro que castiga
Con besos de cianuro.

 

Si buscas alguien que te trate mal
Cuenta conmigo
Si quieres guerra guardo un arsenal
bajo el ombligo


Y si se trata de tratarte bien
mejor
 que un millonario sin dinero
Olvídate de chulos todo a cien
Por ti seré un perfecto caballero.

 

Si me abrieras tu falda de lunares
Y me pidieras que me cuide un poco
Haría
 footing por los boulevares
Con chándal y a lo loco


Y si es mejor quererte sin permiso
Con rabia y al contado
Yo te querré, como jamás te quiso
Quién más te haya marcado.

 

Si buscas alguien que te trate mal
Cuenta conmigo
Yo nunca tuve una
 mujer fatal
Ni tu un amigo.


Y si se trata de tratarte bien
Mejor que un
 Lord con pantalón de cuero
Olvídate de chulos todo a cien
Por ti seré un perfecto caballero

 

Si quieres un maldito perdedor
Que humille y que malquiera
Ponme un pisito y yo seré
 el peor
Cabrón de tu escalera


Y si te ponen los matices de mi lado femenino
Por ti comulgaré en misa de diez
con ruedas de molino.

 

Si buscas alguien que te trate mal
Cuenta conmigo
Yo nunca tuve una mujer fatal
Ni tu un amigo.


Y si se trata de tratarte bien
Mejor que un Casanova con liguero
Olvídate de chulos todo a cien
Por ti seré un perfecto caballero.

 

(Cuenta conmigo – Joaquín Sabina)

                            

=================================

lunes, 22 de octubre de 2012





-Sé que no quiero golfillas en mi casa, entérese. Sé que haré que respeten mi casa, y la reputación de mi casa, ¿ha comprendido? Sé...

Siguió hablando durante veinte minutos por lo menos, acumulando motivos para indignarse, apabullándome con la honorabilidad de su casa, cubriéndome de reproches mordientes.

El hombre es un animal muy extraño, y yo, en vez de escuchar, me limitaba a contemplarla. No comprendí ni una palabra, ni una sola palabra. Tenía unos senos soberbios, gallardos, firmes, blancos y grandes, quizás un poco en exceso, pero lo bastante tentadores para darme escalofríos en la espalda. Jamás había imaginado, la verdad, que hubiera unas cosas así bajo la ropa de lana de la patrona. Parecía haber rejuvenecido diez años al desnudarse. Y de pronto comencé a sentirme muy raro..., ¿cómo lo diría...?, sobresaltado. Volvía a encontrarme ante la patrona en idéntica situación a la que se interrumpió hacía un cuarto de hora en mi dormitorio. Detrás de ella, al fondo, en la alcoba, se veía su cama. Estaba entreabierta, aplastada, mostrando el hueco de las sábanas por la presión del cuerpo que allí se había acostado. Y yo me decía que en aquel lecho se debía de estar muy bien y muy tibio, mucho más tibio que en el mío. ¿Por qué tibio? Sin duda a causa de la opulencia de las carnes que lo ocupaban.

¿Hay algo más inquietante y más encantador que una cama deshecha? Aquélla me enajenaba desde lejos y me hacía correr escalofríos por la espalda.

La patrona seguía hablando, pero con más dulzura, en plan de amiga franca y amable que no desea más que perdonar.
Balbucí:

 - Mire..., mire..., Madame Kergaran..., mire.

Como ella callase para esperar que continuara, la tomé entre mis brazos y comencé a besarla, pero a besarla como un hambriento, como un hombre que lo está esperando desde hace tiempo.

Ella se debatía y volvía la cabeza, aunque sin enfadarse demasiado, mientras no dejaba de repetir maquinalmente, según su costumbre:

 - Sinvergüenza, sinvergüenza, sin...!

No pudo concluir la palabra, pues yo había conseguido alzarla y la arrastraba, estrechándola contra mí. En determinados momentos, uno se siente muy fuerte.

Llegué a la cama y caí encima, sin soltarla.

Efectivamente, se estaba allí muy bien y muy tibio.

Una hora más tarde, la patrona se levantó para encender una nueva vela, pues la anterior se había consumido. Y al regresar a mi lado, mientras colocaba una pierna redonda y mórbida bajo las ropas, exclamó con voz mimosa, satisfecha y quizás agradecida:

 - ¡ Sinvergüenza, sinvergüenza!

Diálogo de casadas y cortesanas (Pietro Aretino)

============================================================

domingo, 21 de octubre de 2012




"No hay ninguna clase de sensación
 que sea más viva que el dolor;
sus impresiones son seguras, no confunden para nada como las del placer."
                                                   
 Marqués de Sade

=================================================================


jueves, 18 de octubre de 2012




Hizo que me tumbara cuan largo era y se agachó sobre mi miembro con mil precauciones, hasta que el glande quedó situado exactamente bajo el ano.

—No estoy mojada, ¿lo ves? —dijo—. Pero no te preocupes, no te haré daño. Y, dejándose caer con suma habilidad, se tragó la punta del miembro y apretó violentamente el esfínter un poco más arriba.

En cuanto sentí la opresión de aquel músculo caliente, no pude contenerme y mi semen fluyó a borbotones en el intestino, mientras ella continuaba excitándome el miembro con enloquecedoras contracciones.
Su culo me chupaba como una boca. Jamás había gozado de un modo tan doloroso.

—¡No te aflojes! —exclamó cuando hube expulsado el último chorro—.Apenas hemos empezado.

Y, haciendo descender su grupa, se empaló sentada encima de mí. Toda mi verga estaba sumergida en su interior. Entonces, puso en movimiento la totalidad de su musculoso y rosado trasero, que yo veía subir y bajar con una indescriptible excitación. Apoyaba los puños en la cama y su cuerpo ascendía y descendía cada vez más rápido, sin soltar en ningún momento mi miembro, que era engullido y vomitado precipitadamente.

La historia del rey Gonzalo y de las doce princesas (Pierre Louys)

=============================================================================

miércoles, 17 de octubre de 2012





La mujer de piernas dobles


Acostóse un buen marido
con su adorada consorte,
en una paz octaviana
durmió hasta la media noche.


Quiso el diablo que los gallos
se hicieran tan cantadores,
que a fuerza de sinfonías
despertaron a mi hombre.


Y por guardar la costumbre
de allá en los tiempos de entonces,
quiso hacer un agasajo
a su bella Maritornes.


Tiende la mano con tiento
a tocar...yo no se dónde
y encuentra ¡cosa mas rara!
a su mujer con piernas dobles.


Señores ¿qué será esto?
exclama ¡qué confusiones!
dos, cuatro, seis piernas toco
con las mías ¡San Onofre !


Lucrecia, Lucrecia...
¿Es esto, decente? ¡oye!...
aquí hay dos piernas sobrantes
¿qué aumento es este?, responde


¡Calla!, dice la mujer
¿que ha de ser?, ¡bestia, alconnoque!
¡Maldito sea tu vino
que de esa suerte te pone!


¿Cómo que miento?, ¡caramba!
cuétalas, no me incomodes
pues hay seis, no hay mas que cuatro
pues yo lo digo, acabóse.


En esto el tercer galán,
amo de las piernas dobles,
incorporándose un poco
dice serio- pocas voces:


Que haya seis o haya sesenta
que le importa a usted, buen hombre
- a mi nada, dijo el otro;
caballero, usted perdone.


que yo sólo lo decía
por el porfiar diforme
de mi mujer...nada más
que usted pase buenas noches.


así el hombre moderado
evita las ocasiones
de ruidos y alborotos
que producen desazones


celestial moderación
reina tu en los corazones
y así habra tranquilidad
y paz dulce entre los hombres


(Don Juan Nicasio Gallego)

=============================================

martes, 16 de octubre de 2012




Tutune parecía más desnuda que ninguna mujer que hubiera visto antes.

-¿Es una nueva moda? -le pregunté.

-No, es una costumbre muy antigua del Senegal. Resulta muy cómodo, y es más higiénico. ¿No le gusta?

Los pliegues de la carne resultaban sorprendentemente suaves y cálidos al tacto.

-Ya ves que sí -señalé mi pene, que tamborileaba de impaciencia.

Si la vulva era cálida, el interior ardía como un horno. Estuve a punto de retirarme, como cuando uno mete el pie en una bañera demasiado caliente, pero acabé hundiéndome en las profundidades con un vehemente empujón, aunque no con la suavidad a la que estaba acostumbrado. De pronto, su vagina se puso a vibrar con fuerza.

Me quedé subyugado, sin hacer nada, mirando los labios de su boca, que parecían ribeteados de una línea negra, y sus senos de pezones protuberantes, y dejé que Tutune, que exteriormente tampoco se movía apenas, me llevara cada vez más lejos, hasta el orgasmo liberador. Luego siguió exprimiéndome durante largo rato. Al ir a retirarme, tuve por un instante la sensación de estar atrapado y de que no podría salir. Finalmente, mi pene hizo el ruido de una botella al ser descorchada, y Tutune volvió a reír y dijo que eso daba buena suerte.

La curvatura del empeine (Vicente Muñoz Puelles)

==================================================================================

lunes, 15 de octubre de 2012




La actividad del vampiro continuaba alrededor de mi vientre y, no sé cómo, con ayuda de un quiebro que debí de hacer sin darme cuenta, me lamía los bordes del ojete con una lengua puntiaguda y ágil como la cabeza de una serpiente. Ese contacto hizo que mi verga flácida recuperase vigor. Un último estirón del tallo que yo mamaba con avidez me advirtió de un cambio repentino y la boca se me llenó de cinco o seis chorros de un esperma suculento, cuyo sabor a lejía pronto daba paso a un aroma discreto a trufa. Sin darme tiempo a tragarlo todo, el vampiro, de pronto, se dio la vuelta y su boca se pegó contra la mía, explorando mis encías y mi gaznate para recuperar los pocos filamentos que aún quedaban. Entre tanto, mi sexo invadía un pasaje angosto, tórrido y suave, mientras una mano ligera, alcanzaba mi ano, donde introducía un falo aún tímido pero que se afirmaba con cada sacudida, enloqueciéndome con los más ardientes e inesperados arrebatos. Luché por volver en mí, y me dio tiempo a pensar que por fuerza estaba soñando, pues la vagina que un momento antes se abría entre el ano y los testículos, ahora se encontraba encima de la verga y seguía dándome gusto.

Escritos pornográficos (Boris Vian)

==============================================================================

domingo, 14 de octubre de 2012




Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

Johann Wolfgang Goethe (1749-1832)

=================================================

sábado, 13 de octubre de 2012




"Y dicho esto, apoya a la muchacha contra la cama y, arrodillándose, le abre las dos nalgas con las manos.  Al principio parecía que sólo deseaba observar la situación, se muestra sorprendido, poco a poco se acerca, con la lengua arranca pedazos, sus sentidos se inflaman, su verga se levanta, la nariz, la lengua, la boca, todo parece trabajar a la vez, su éxtasis parece tan delicioso que apenas puede hablar y el semen sube por fin; coge su verga, la menea y, descargando, termina de limpiar tan completamente aquel ano, que nadie hubiera dicho que hubiese estado tan sucio poco antes."

Marqués de Sade

====================================================================

jueves, 11 de octubre de 2012




EL TRIUNFO

¡Cuánto sufrí y qué solo!. Ni un amigo,
ni una mano leal que se tendiera
para estrechar la mía... ni siquiera
el placer de crearme un enemigo.

En mi terrible soledad, testigo
de mi angustiosa vida, compañera
fue una pobre mujer, una cualquiera
que hambre, pena y amor partió conmigo.

Y hoy que mi triunfo asegurado se halla,
tú, amigo por el éxito ganado
me dices que la arroje de mi lado
que una mujer así denigra... ¡Calla!
con ella he padecido y he gozado:
¡el triunfo no autoriza a ser canalla!

(Joaquín Dicenta)


(Dedicado a esa mujer que jamás me ha fallado y  siempre ha estado, está y estará a mi lado)

miércoles, 10 de octubre de 2012




...A continuación, introdujo la nuez de su órgano en el orificio, empujándola hacia adelante con dos o tres embestidas, hasta que, por fin, cedieron de mala gana ante una fuerza superior, y aceptaron la cabeza de aquella formidable vara.. Un sofocado gemido de felicidad escapó de la desnuda paciente, la que inclinó aun más la cabeza y sumió los dedos en la colcha para encontrar en ello fuerzas con qué resistir lo más rudo del ataque.

-Ahora viene el verdadero trabajo-murmuró él, al tiempo que empujaba vigorosamente.


Hortense Bernard apretó los dientes, pero soportó la carga con espíritu heroico, y la verga de él profundizó lentamente en le interior del estrecho canal. Por lo que había contado Déesirée, sin duda no era virgen de este orificio, pero lo conservaba virtualmente tan estrecho como el de una doncella, circunstancia que aumentó considerablemente el goce del padre Lawrence al hacer uso de él. Tras de este esfuerzo una pulgada de su rígido miembro se había adentrado en aquella cálida y estrecha caverna, y visibles contracciones sacudían y estremecían los cachetes de sus posaderas bajo la presión de las manos que la apresaban a fin de que su dueña no pudiera escapar, echando a perder lo que tanto trabajo había costado alcanzar.

-Sujétese bien de nuevo, hija mía, voy a remprenderé  la tarea- jadeó él.

Y con una embestida de su bajo vientre introdujo más adentro su vara, en tanto que ella sofocaba un grito en unos labios jadeantes. La mitad del turgente instrumento del eclesiástico inglés estaba ya enterrado en el canal del recto....

Memorias de una pulga (Anónimo)

==========================================================

martes, 9 de octubre de 2012




“La pasión para el hombre es un torrente; para la mujer, un abismo.”

Concepción Arenal (1820-1893)

==========================================================

lunes, 8 de octubre de 2012





—….¿Qué es lo que mejor conoces?

Prima le rodeó el cuello con los brazos y le susurró al oído:

—Esta noche, lo que mejor conozco es el modo de excitarte.

—¿Es eso una ciencia?

—Conseguir que se ponga tiesa una picha sin tocarla es todo un arte. Es un arte de cuya experiencia carezco, pero cuyos secretos conozco a la perfección. Es, en suma, el Arte del Amor.

—Demuéstramelo.

—Tengo toda la noche.

—¿Cuántos secretos hay en el amor?

—Conozco un millar de ellos, e inventaré muchos más. Claro que los secretos de amor no se dicen en ningún otro lugar que no sea la cama...

El rey empezaba a comprender que la mayor de sus doce hijas era demasiado lista para él. Prima se percató de sus pensamientos y, sabiendo que una enamorada no debe intimidar a aquel a quien desea seducir, se acostó sobre la colcha, atrajo al rey y, en un abrir y cerrar de ojos, se desvistió sin apenas dejar entrever sus encantos, pues se tendió sobre él, cuerpo contra cuerpo, mostrando tan sólo sus pechos pero haciéndole sentir todo lo demás.

—Prima, eres demasiado hermosa —afirmó el rey—.No podré permanecer durante mucho tiempo en el estado al que me has llevado.

—No temas nada. El primer secreto del amor es conseguir estar excitado. El segundo es conseguir dejar de estarlo.
—Eso me parece más prudente.

—No, no, me siento segura de mí. Me amas ya lo suficiente como para dejar de mi cuenta la dosificación de tu placer. Acabas de decirme que soy demasiado hermosa, aunque apenas si has visto mi rostro. Pues bien, será eso lo primero que vas a desvirgar: mi rostro.


La historia del rey Gonzalo y de las doce princesas (Pierre Louys)

========================================================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________