Prologo de El Libertino

lunes, 29 de abril de 2013





Hizo parar el coche, golpeando la ventanilla, y bajó. Se acercó al chofer hasta tocarlo y le dijo:

—Mira ... estoy en cueros ... ven.

El chofer inmóvil miró a la bestia: ella, alejándose un poco, levantó la pierna mostrándole la vulva. Sin decir una sola palabra y sin prisa, el hombre bajó de su asiento. Era fuerte y tosco. Edwarda lo abrazó, lo besó en la boca al tiempo que le hurgaba en la bragueta. Le hizo caer el pantalón diciéndole:

—Ven adentro del coche.

El chofer se sentó junto a mí. Ella lo siguió, y, montándose sobre él, deslizó con su mano al chofer dentro de ella. Yo permanecía inerte, mirando; ella se movía con una lentitud solapada de la que, visiblemente, obtenía un placer agudísimo. El otro respondía y se entregaba brutalmente con todo su cuerpo. Nacido de la intimidad puesta al desnudo de estos dos seres, el abrazo llegaba poco a poco al punto de exceso en que el corazón desfallece. El chofer yacía jadeante. Encendí la lamparilla interior. Edwarda, erguida a horcadas sobre el obrero, con la cabeza echada hacia atrás, hacia ondear su cabellera. Sosteniéndola por la nuca, puede ver sus ojos en blanco. Se apoyaba sobre la mano que la retenía y la tensión aumentaba su jadeo. Sus ojos se compusieron, y durante un momento pareció apaciguarse. Me vio; en ese momento supe que su mirada volvía del imposible y vi en su fondo una fijeza vertiginosa. La crecida que la inundaba en sus raíces brotó en las lágrimas que manaban de sus ojos. El amor estaba muerto en esos ojos; emanaba de ellos un frío de aurora, una transparencia en la que yo leía la muerte. Y todo estaba contenido dentro de esta mirada de sueño: los cuerpos desnudos, los dedos de la baba en los labios, no había nada que no contribuyera a este deslizamiento ciego hacia la muerte.

Madame Edwarda  (Georges Bataille)

============================================================================================================================================

domingo, 28 de abril de 2013





¿Qué puedo decir? De uno en otro me apoderé sucesivamente de la boca, de los senos, de la pierna, del muslo y del culo; la recliné sobre su butaca y, colocando sus piernas debajo de mis brazos, la ensarté con todo el ardor de mis quince años y medio.
¡Oh!, vosotros que habéis follado, vosotros no conocéis el placer si no habéis gozado de Mlle. S...
Era en la cama sobre todo donde no tenía precio el temperamento fogoso, caricias seductoras, atractivos, una lozanía realmente sorprendente para una bailarina de la Opera. En esa noche bienaventurada agotamos todo lo que tiene de voluptuoso y más variado el código libertino.


El hijo del burdel (Pigault-Lebrun)


========================================================================================================================

jueves, 25 de abril de 2013





Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella...

Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderéis siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejareis de intentarlo…Os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando.

Pero os aseguro que no pasaréis una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más... Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estabais leyendo esto, os ha venido su nombre a la cabeza.

 Os librareis de él o de ella, dejareis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (le sustituiréis por la calma), pero os aseguro que no pasará un día en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.


Paulo Coelho

===================================================================================================================================================

martes, 23 de abril de 2013

AVENTURAS EN EL TRABAJO
    
   RIIIIINGGGG….. RIIIINGGGGGG... RIIIINGGGG

-       Ufff, si?, digame?
-       (………)
-       Jefé!. Qué tal?. (Ohhh,) si, si… como van sus vacaciones?
-       (………)
-       Si, si, por aquí (ommm)… si, si, por aquí todo bien.
-       (………)
-       No, no, jefe, estoy  bien
-       (………)
-       Jadeos?. Esto… si, es que acabo de llegar al despacho y ya sabes, las escaleras me matan…
-       (………)
-       Lo sé, lo sé, jefe (uffff)… debería hacer más ejercicio, le aseguro que estoy (oh, oh siiii)… que estoy en ello, jefe….
-       (………)
-       Su secretaria (ouuuufff), si, si, su secretaria me está ayudando mucho, sí. Es una mujer muy caaapaz y cooompetente,,, si
-       (………)
-       Una estrecha?, pues no  sé, Don Ramón, no la conozco tanto como para poder opinar de eso… pero ahora que lo dice, yo creo que… Ayyyyyyyyy!!!!
-       (………)
-       Nada, nada, no pasa nada, es sólo que… que, que me he pinchado con una chincheta sin darme cuenta.
-       (………)
-       Lo sé, lo sé, tendré cuidado, no se preocupe… Usted paseo bien con su señora que yo lo tengo aquí (ohhhhhh) tooodooo coontroolaaadooo , siiiiiii
-       (………)
-       Que no, que no, que está todo bien. Debe ser cosa de la línea, que me alarga las fraaaases…
-       (………)
-       Que le pase con Laura?. Con su secretaria?. Es que su secretaria no está ahora disponible, está muy ocupada. Ya le he dicho que es una traaaabajadoora infatigaableee…
-       (………)
-       Si, siiiii, yo se lo digo, usted no se preocupe por nada… ya le digo que lo tengo todo cooontrolaaado… si, si…ay diooossss
-       (………)
-       Nada, nada, de verdad que no me pasa nada… Esta todo perfectamente jefe… mucho máaasss que perfectameeenteeee…
-       (………)
-       Si, si, no se preocuuupeee… que si necesitase  ayuda yo leeee llamo… pero reo que seré capaz de valeeeermeee por mi soolo… siiiiii
-       (………)
-       Deee acuerdo jefeee… yo ya le llaaaamo si esoooo.
-       (………)
-       Siiiiiiiiiiii

CLIC

-       Ohhhhhhh, Laura… pero que puta eres cabronaaaa… Vas a acabar conmigo...Como te gusta comprometeeemeee… Ay diossssss… No pares ahora, no paaaresss, que ya me viene.... me cooorrrooo, me cooorrrooooo…


Sayiid

===================================================================================================================

lunes, 22 de abril de 2013





Fue el Ama Maïté quien me condujo allí. Me colocaron frente a una pared en cuyo centro había un agujero, de modo que mi cabeza sobresalía por un lado y mis nalgas y mis piernas por el otro. Iban a penetrarme por detrás y a forzarme por la boca al mismo tiempo.
Maïté me ordenó que me colocara y no tardé en quedar abierta de piernas en señal de docilidad, con la grupa exageradamente en pompa y la boca ya abierta, dispuesta a que me utilizaran para lo que mis amos dispusieran. Al verme tan sumisa, su cólera se apaciguó.

- Estoy orgulloso de ti, te comportas tal como yo esperaba.
Sigue así - me dijo Pierre con ternura, acercándose a mí.

Estas palabras me emocionaron. Sus juicios sobre mí eran siempre tan severos que apenas podía creer lo que acababa de oír.

La atadura de Vanessa Duriés

=======================================================================================================================

sábado, 20 de abril de 2013





“Cuando el misterio es demasiado 
impresionante, es imposible desobedecer.”


Antoine de Saint-Exupéry

(Otro regalo más de nuestra amiga CamaLeona)

=======================================================================================================================================================

jueves, 18 de abril de 2013





Hermana enculada

6 de marzo de 1897

-Primero: no se da por el culo a la propia hermana.
-¿Quién dijo eso?
-No lo sé, pero son malos modales. Cuando se tiene una hermana, se le hace chupar la polla si es virgen o se la tira uno si está casada, pero no se goza en su trasero.
-Vamos, levanta el culo, te mueres de ganas.
-¡Chuchito mio, no me lo harás...!
-¡Como si me importara! ¡No basta con que las putas se nieguen, ahora hay que discutir con la propia hermana! ¡Vaya mundo! ¡Levanta el culo, te digo, y procura ser complaciente, de lo contrario no me acuesto nunca más contigo!
-¡Bueno, si te pones tan burro, aquí lo tienes!
-Pon la mejilla en la almohada y sepárate las nalgas con las dos manos.
-Mójatela un poco antes ¡oye! ... ¡Oh, no te la has mojado! ¡Uuuuuy!¡Qué daño me haces! ... No te muevas por favor, estoy sangrando, seguro... ¡Ah!, noto que gozas, ¡menos mal! ... ¡sácala ya!


Diálogos de cortesanas (Pierre Louys)

===========================================================================================================================

martes, 16 de abril de 2013





“ Son las cosas que te gustan las 
que te hacen ser como eres”

Big Bang Theory

===============================================================================================================

lunes, 15 de abril de 2013





El primer recuerdo de los castigos que me infligía mi padre se remonta precisamente a esa época. Debí de hacer alguna tontería, y él me ató de pies y manos en el pasillo de la espléndida casa en que vivíamos. Esa misma noche recibí una severa tunda. Ese castigo marcó hasta tal punto mi cuerpo y mi memoria que todavía hoy sigo recordando esos primeros golpes, ese primer terror, mi primer y auténtico sufrimiento de víctima inocente...
Mi padre adoptó la costumbre de pegarme en cuanto cometía la menor falta o me mostraba insolente. Armado con uno de sus inquietantes zapatos negros, que siempre estaban relucientes e impecables, y con el cinturón marrón de piel de cocodrilo que mis hermanas y yo le habíamos regalado, no recuerdo ya si para el día del Padre o para Navidad, me asestaba violentos golpes, y con tal puntería que siempre alcanzaban las partes más sensibles de mi cuerpo.
Cuando mi padre estaba de pésimo humor, me ataba y me encerraba en un armario oscuro cuya exigüidad me daba terror. Sus enormes y poderosas manos me azotaban el rostro demacrado, que de inmediato se ponía tan rojo como la señal de socorro que izan los barcos que van a naufragar. Huelga decir que, las primeras veces, estos castigos injustos me humillaron profundamente. Pero, de manera inexplicable, cuanto más se repetían, tanto mayor era el extraño sentimiento que me embargaba, un sentimiento que primero me inquietó, luego me asqueó y acabó por desestabilizarme con respecto a mi padre, a quien no conseguía odiar.

La atadura (Vanessa Duriés)

======================================================================================================================================================

domingo, 14 de abril de 2013





SADISMO FEMENINO

-     Cariño, dime algo que me guste y que me joda al mismo tiempo
-     Mmmm, pues no se… a ver… ah, sí, ya lo tengo:                     
La tienes más gorda que tu amigo Mariano


=============================================================================================================================================



Feliz sábado noche
Sayiid

============================================================================================================================================================================

viernes, 12 de abril de 2013





-Rústico, ¿qué es esa cosa que te veo que así se te sale hacia afuera y yo no la tengo?

-Oh, hija mía -dijo Rústico-, es el diablo de que te he hablado; ya ves, me causa grandísima molestia, tanto que apenas puedo soportarlo.

Entonces dijo la joven:

-Oh, alabado sea Dios, que veo que estoy mejor que tú, que no tengo yo ese diablo.

Dijo Rústico:

-Dices bien, pero tienes otra cosa que yo no tengo, y la tienes en lugar de esto.

Dijo Alibech:

-¿El qué?

Rústico le dijo:

-Tienes el infierno, y te digo que creo que Dios te haya mandado aquí para la salvación de mi alma, porque si ese diablo me va a dar este tormento, si tú quieres tener de mí tanta piedad y sufrir que lo meta en el infierno, me darás a mí grandísimo consuelo y darás a Dios gran placer y servicio, si para ello has venido a estos lugares, como dices.

La joven, de buena fe, repuso:

-Oh, padre mío, puesto que yo tengo el infierno, sea como queréis.

Dijo entonces Rústico:

-Hija mía, bendita seas. Vamos y metámoslo, que luego me deje estar tranquilo.

Y dicho esto, llevada la joven encima de una de sus yacijas, le enseñó cómo debía ponerse para poder encarcelar a aquel maldito de Dios. La joven, que nunca había puesto en el infierno a ningún diablo, la primera vez sintió un poco de dolor, por lo que dijo a Rústico:

-Por cierto, padre mío, mala cosa debe ser este diablo, y verdaderamente enemigo de Dios, que aun en el infierno, y no en otra parte, duele cuando se mete dentro.

Dijo Rústico:

-Hija, no sucederá siempre así.

Y para hacer que aquello no sucediese, seis veces antes de que se moviesen de la yacija lo metieron allí, tanto que por aquella vez le arrancaron tan bien la soberbia de la cabeza que de buena gana se quedó tranquilo. Pero volviéndole luego muchas veces en el tiempo que siguió, y disponiéndose la joven siempre obediente a quitársela, sucedió que el juego comenzó a gustarle.


El Decamerón  (Giovanni Boccacio)


====================================================================================================================

jueves, 11 de abril de 2013





“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además, también lo son la mitad 
de los que no lo parecen.”

Francisco de Quevedo (1580-1645)

==================================================================================================================================

miércoles, 10 de abril de 2013





-Súbete a la mesa y ponte a cuatro patas. Eso es. Ahora levanta un poco el culo. Ahí, muy bien, abre un poco los muslos ¡Así! Estás echando tripa, cariño...Tienes que reducir tu consumo de Pernod.

La niña protestó indignada:

-Cualquier persona sacaría tripa en esta postura. De pie, la tengo completamente plana. En cualquier caso, no me gusta nada estar así. Me entra complejo de vaca.

-No sabes lo que dices - replicó Leclerc
- ¿No es en tu país la vaca un animal sagrado?

Esa fue la única ocasión en que el atareado Henri se permitió interrumpir la sesión:

-¿Estos paquetes para Alemania tienen que ir certificados, Monsieur?

-¿Cómo diablos quieres que lo sepa?- gritó Leclerc
- ¿Quieres dejar de interrumpir? Este caballero - dijo señalándome con el dedo - parece ser el único en comprender que necesito tranquilidad y concentración.

Se desnudó en silencio y se subió a la mesa.

- Bien, en cuanto la penetre y nos pongamos en movimiento, haz las fotos - le ordenó a Henri.

- No es necesario que nos movamos - apunto secamente la chica - Eso no se apreciará en las fotos, con simular basta.

Este comentario hirió en lo más hondo el sentido artístico de Leclerc, que no tardó en preguntar:

- ¿Y qué va a pasar entonces con las expresiones de nuestros rostros? ¿Cómo quieres que parezcamos unos amantes lascivamente acoplados si no lo hacemos de verdad? ¿Tú crees que somos actores de la Comedie Française? Ni hablar, o lo hacemos de verdad o nada.

Antes de acabar su discurso había ya penetrado a la chica y empezó a excitarla apasionadamente.
Me pareció tan fascinante el espectáculo que me olvidé de las carmelitas y de la maleta de libros. En cuanto a Henri, seguía con sus paquetes.

-Date prisa Henri - gritó bruscamente Leclerc - Tenemos que hacer más fotos.

Memorias de un librero pornógrafo (Armand Coppens)

==================================================================================================================================

martes, 9 de abril de 2013





“Mmmmm...  nena, eres tan dulce 
que haces que el azúcar parezca sal”


(De la película Death Proof)

=============================================================================================

lunes, 8 de abril de 2013





CIEN SONETOS DE AMOR

Desnuda eres tan simple como una de tus manos,

lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente,

tienes líneas de luna, caminos de manzana,

desnuda eres delgada como el trigo desnudo.

Desnuda eres azul como la noche en Cuba,

tienes enredaderas y estrellas en el pelo,

desnuda eres enorme y amarilla

como el verano en una iglesia de oro.

Desnuda eres pequeña como una de tus uñas,

curva, sutil, rosada hasta que nace el día

y te metes en el subterráneo del mundo

como en un largo túnel de trajes y trabajos:

tu claridad se apaga, se viste, se deshoja

y otra vez vuelve a ser una mano desnuda.



(Pablo Neruda)

===================================================================================


domingo, 7 de abril de 2013





Lo llevó a un diván, se puso a horcajadas sobre él y recibió hasta el fondo su falo robusto; en susurros le indicó a Alaska que se ocupara de sus nalgas y él, no del todo novicio en tales goces, o quizá sondeando por primera vez en esta ruta prohibida, se apresuró a complacerla.

-       Entra sólo hasta el portal, amado mío -murmuró Vávara volviendo la cabeza para hablar con el calenturiento paje, cuya arma, siempre lista, presionó ahora contra la estrecha entrada.

-       Que sólo el glande de tu querido capullo me atraviese.

-       Ahí estoy, pero apenas puedo contenerme para no empujar.

-       Goza esto, querido mío, estoy trabajando para ti... apenas soporto dos campeones como los que me están empalando... hago todo lo posible... ya... cielos, que sensación.

-       Ahora siento tus presiones, reina mía. Siento el músculo agarrándome poderosamente con una serie de deliciosos espasmos. ¡Ay, Vávara mía, qué placer! La cabeza, los hombros están ahí dentro, en tu funda secreta. El resto está fuera, pero el deleite se transmite de cabo a rabo.

Memorias de una princesa rusa (Katumba Pasha)

====================================================================================================================================

jueves, 4 de abril de 2013





-Dime por dónde quieres, dueño mío,
meterme este gorrión que arde en mi mano;
pues no quisiera, si le llevo al ano,
desagradarte con mi desvarío.

-Muy al contrario, en tu cariño fío
y a tu capricho con placer me allano;
dar por detrás es ejercicio sano,
y nada cual llenar tu tras ansío.

Y puesto que das prueba de prudencia
queriendo colocarla en tal estuche,
usa de mi gorrión sin continencia.

Pero pronto, paloma, que esa calma
va acabar por hacerme, tal me sobas,
que por la punta se me salga el alma.

¿Lo ves? ¡Sigue! ¡Oh, placer el de tu mano!
¡Mano más suave que el más suave chocho!
¡Más apretada que de un niño el ano!

-Bien sería tener pocos cojones,
que viniéndome ganas de tu culo
obrase con tan necio disimulo
que escuchase lamentos o razones.

¡Húndanse de mi alcurnia los blasones
si por el ciego no te atizo la estopa!
¡Fuera! Quítate allá toda esta ropa;
afuera la camisa y pantalones.

-Aquí me tienes, tómame y disfruta
como quieras, que todo te lo entrego;
si tú eres buen cabrón, yo buena puta.

Que por delante y por detrás me abraso,
y lo que quiero es que me sacies pronto
y que pronto me saques de este paso.

Sobre que ya sería gran bobada
hacerlo como Adán. Yo en tu puesto,
ten por cierto que el culo te rajaba.

-¿Y dices que me ponga? -A cuatro patas.
Apoyada en las manos y rodillas-
-¿Asi? -¡Quieta¡ -No puedo, ¡qué cosquillas!
-Pronto dirás: ¡Aprieta! ¡que me matas!

Qué cojonuda estás; me maravillas.
Ahora separa un poco más las patas.
-¿Soy una mula acaso? Mal me tratas.
¿Más qué haces? ¡Así no, tu no me pillas!

-No serás mula, pero yo sí mulo.
¡las ganas que tenía de cogerte
y atizarte a mi gusto por el culo!

-¡Ladrón! ¡Me rajas! ¡Ay! -¡Aguanta mecha!
-¡Ay, ay! ¡Socorro! ¿Auxilio que me matas!
-¡te juro has de quedar bien satisfecha!

-¡Muerta soy! -Muerte dulce da el badajo.
-¡La vida se me va! ¡mi alma escapa!
-Por la boca será, pues por abajo...


Vida de las monjas y Sonetos lujuriosos (Pietro Aretino)


==================================================================================================================================

miércoles, 3 de abril de 2013





Según mi punto de vista los libros y las mujeres tienen mucho en común. Abrir un libro es lo mismo que separar las piernas de una mujer: el conocimiento se revela ante la mirada. Cada libro, como cada mujer, tiene su olor muy especial, aunque esté impreso en la misma imprenta y con la misma tinta tipográfica. Contar las páginas de un libro virgen me llena de un placer inexplicable. Incluso un libro insulso me produce placer cuando lo abro por primera vez. Mientras más pequeño el libro, más me atrae. La principal diferencia entre un libro y una mujer consiste en que me atrae más un libro inteligente, es decir, la belleza de su portada no tiene ninguna importancia para mí. Así como una mujer puede llegar al orgasmo con cualquier hombre hábil y experto, así un libro se abre ante quien lo toma entre sus manos. Otorga el deleite de su conocimiento a cualquiera capaz de comprenderlo. Por eso soy posesivo con mis libros y no me gusta prestarlos a nadie. Mi biblioteca es mi harén...

Diario secreto (Alexandr Pushkin)

===================================================================================================================================

martes, 2 de abril de 2013





"No hay horror que no  haya sido divinizado, 
ni virtud que no haya sido deshonrada."

Marqués de Sade

===================================================================================================================

lunes, 1 de abril de 2013





El pezón es rosado, como la mancha en la base del pene que descubrí  la noche en que empezó todo esto. Dado que los orificios del pezón me proporcionan algo similar a una boca y oídos vestigiales (por lo menos me ha parecido que soy capaz de hacerme oír a través del pezón y percibir vagamente lo que sucede a mi alrededor), había supuesto que era mi cabeza lo que se había transformado en pezón, pero los médicos son de otra opinión, por lo menos desde el mes corriente. En primer lugar, no hay duda de que mi voz, por débil que sea, emana del opérculo en el diafragma, a pesar de que mi sentido del paisaje interno siga asociando tercamente las funciones de la conciencia con el punto más elevado del cuerpo. Ahora los médicos sostienen que la piel arrugada y áspera del pezón (que, desde luego, es exquisitamente sensible al tacto, como ningún tejido de la cara, incluida la membrana mucosa de los labios) se ha formado a partir del glande.

El pecho  (Philip Roth)

=================================================================================================================================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________