Prologo de El Libertino

domingo, 29 de septiembre de 2013




SONETO DIFÍCIL

Es el amor, según abrasa, brasa;
es nieve a veces puro hielo, hielo;
es a quien yo pedir consuelo suelo,
y saco poco de su escasa casa.

Es un ardor que a quien traspasa, pasa,
y como a veces yo paselo, selo;
es un pleito do no hay apelo, pelo;
es del demonio que le amasa, masa.

Tirano a quien el Cielo inspira ira;
un ardor que si no se mata, mata;
gozo, primero que cumplido, ido;
flechero que al que se retira, tira;
cadena fuerte que aun de plata, ata;
y mal que a muchos ha tejido nido.


(Francisco de Quevedo)


==================================================================================================================

jueves, 26 de septiembre de 2013

Baila, maldita, baila…
Baila para mí…
Baila y mueve tu cuerpo mostrándome, una vez más, el camino del deseo y la lujuria…
Baila para mí…
Baila y despierta mis más oscuros instintos con tus movimientos  oscuros e irracionales…
Baila para mí…
Baila y excita mi imaginación y mi concupiscencia con la libidinosidad de tu desenfreno.…
Baila para mí…
Baila, si, y así tú tendrás la recompensa que ansias…,
 y yo tendré la excusa perfecta para, una noche más, hacerte MIA

Sayiid

===================================================================================================



===================================================================================================

miércoles, 25 de septiembre de 2013



Sólo una vez en mi vida le he dicho a una mujer:
   “No, por favor… no me la comas… a mí no, por favor… mejor cómesela a ese, pero a mí no me la comas, te lo ruego”
Evidentemente y como bien habéis podido imaginar… estábamos jugando al parchís

Sayiid


=========================================================================================================

martes, 24 de septiembre de 2013




Nocturno de amor

El que nada se oye en esta alberca de sombra
no sé cómo mis brazos no se hieren
en tu respiración sigo la angustia del crimen
y caes en la red que tiende el sueño.
Guardas el nombre de tu cómplice en los ojos
pero encuentro tus párpados más duros que el silencio
y antes que compartirlo matarías el goce
de entregarte en el sueño con los ojos cerrados
sufro al sentir la dicha con que tu cuerpo busca
el cuerpo que te vence más que el sueño
y comparo la fiebre de tus manos
con mis manos de hielo
y el temblor de tus sienes con mi pulso perdido
y el yeso de mis muslos con la piel de los tuyos
que la sombra corroe con su lepra incurable.
Ya sé cuál es el sexo de tu boca
y lo que guarda la avaricia de tu axila
y maldigo el rumor que inunda el laberinto de tu oreja
sobre la almohada de espuma
sobre la dura página de nieve
No la sangre que huyó de mí como del arco huye la flecha
sino la cólera circula por mis arterias
amarilla de incendio en mitad de la noche
y todas las palabras en la prisión de la boca
y una sed que en el agua del espejo
sacia su sed con una sed idéntica
De qué noche despierto a esta desnuda
noche larga y cruel noche que ya no es noche
junto a tu cuerpo más muerto que muerto
que no es tu cuerpo ya sino su hueco
porque la ausencia de tu sueño ha matado a la muerte
y es tan grande mi frío que con un calor nuevo
abre mis ojos donde la sombra es más dura
y más clara y más luz que la luz misma
y resucita en mí lo que no ha sido
y es un dolor inesperado y aún más frío y más fuego
no ser sino la estatua que despierta
en la alcoba de un mundo en el que todo ha muerto.

(Xavier Villaurrutia)


=================================================================================

domingo, 22 de septiembre de 2013




La pereza, es decir, la pasión de la inacción, tiene, para triunfar, una ventaja sobre las demás pasiones, 
y es que no exige nada


Jaime Luciano Balmes (1810-1848) Filósofo y sacerdote español.


=======================================================================================================================

sábado, 21 de septiembre de 2013




Carta a usted
Señora:

Según dicen ya tiene usted otro amante.
Lástima que la prisa nunca sea elegante.
Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa,
se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.

Y me parece injusto discutirle el derecho
de compartir sus penas sus goces y su lecho
pero el amor señora cuando llega el olvido
también tiene el derecho de un final distinguido.

Perdón... Si es que la hiere mi reproche... Perdón
aunque sé que la herida no es en el corazón
Y para perdonarme... Piense si hay más despecho
que en lo que yo le digo, que en lo que usted ha hecho.

Pues sepa que una dama con la espalda desnuda
sin luto en una fiesta, puede ser una viuda.
Pero no como tantas de un difunto señor
sino para ella sola, viuda de un gran amor.

Y nuestro amor recuerdo, fue un amor diferente
al menos al principio, ya no, naturalmente.

Usted será el crepúsculo a la orilla del mar,
que según quien lo mire será hermoso o vulgar.
Usted será la flor que según quien la corta,
es algo que no muere o algo que no importa.

O acaso cierta noche de amor y de locura
yo vivía un ensueño y... y usted una aventura.
Si... usted juró cien veces ser para siempre mía
yo besaba sus labios pero no lo creía.

Usted sabe y perdóneme que en ese juramento
influye demasiado la dirección del viento.
Por eso no me extraña que ya tenga otro amante
a quien quizás le jure lo mismo en este instante.

Y como usted señora ya aprendió a ser infiel
a mí así de repente me da pena por él.

Sí es cierto... alguna noche su puerta estuvo abierta
y yo en otra ventana me olvidé de su puerta
O una tarde de lluvia se iluminó mi vida
mirándome en los ojos de una desconocida.

Y también es posible que mi amor indolente
desdeñara su vaso bebiendo en la corriente.
Sin embargo señora... Yo con sed o sin sed
nunca pensaba en otra... si la besaba a usted.

Perdóneme de nuevo si le digo estas cosas
pero ni los rosales dan solamente rosas.
Y no digo estas cosas por usted ni por mí
sino por... por los amores que terminan así.

Pero vea señora... que diferencia había
entre usted que lloraba... y yo que sonreía.
Pues nuestro amor concluye con finales diversos
usted besando a otro... Yo escribiendo estos versos.

(José Ángel Buesa)


=========================================================================================

miércoles, 18 de septiembre de 2013




Cuerpo hermoso de rotundas curvas que se sabe deseado en la distancia, en la mirada lasciva de los hombres, en las bocas entreabiertas y jadeantes, en las manos sudadas que se retuercen sobre los blancos y ya húmedos pañuelos, en las mentes estrechas que no se atreven siquiera a imaginarse gozando con la voluptuosidad y la dulzura de tus prietas carnes.
Pechos generosos que invitan a perderse en el valle que esconden sus redondas formas, a lamer y mordisquear las negras aureolas de tus senos, jugueteando con tus rígidos pezones, para bajar después  a la planicie esférica de tu vientre y detenerse, jadeante y lujurioso, en el ascenso de tu sutilmente depilado monte de venus, dejándose arrastrar después, sin capacidad de resistencia, hasta ese otro valle cálido, húmedo, delicioso, carnal y lubrico que bordean los gruesos labios de tu sexo…
Mujer de formas rotundas, de curvas mareantes, de cálidas carnes y sensual y jugosa  boca.
Mujer que te alejas de las normas de la moda y de las imposiciones de las pasarelas.
Mujer que te sabes bella y deseada, hermosa y anhelada, apetecible y sabrosa cual matrona dispuesta a recibir a su Señor y colmarlo de atenciones y agasajos, te ternura y lascivia, de entrega y pasión…
Mujer, en definitiva, de carne y hueso, verdadera y real, amante y amada, libre ya, por el efecto de tu entrega, de los miedos y tabúes que la sociedad, ciega a tus encantos, trata de imponerte sin ningún éxito.
Seas pues, venus matriarcal de redondas y rotundas formas, de lascivas y excitantes curvas, bienvenida a esta… mi humilde mansión.

Sayiid


================================================================================================================

martes, 17 de septiembre de 2013




“La mujer, tal como la naturaleza la ha creado y tal como la educa ahora el varón, es enemiga de éste, y sólo puede ser o su Esclava o su Déspota, pero nunca su compañera. Sólo podrá ser su compañera cuando ella tenga los mismos derechos que él, cuando ella se iguale a él por la formación y por el trabajo. Ahora sólo tenemos la alternativa de ser yunques  ser martillos”


La Venus de las pieles (1870) (Leopold Sacher Masoch)


=====================================================================================================================================

lunes, 16 de septiembre de 2013




Ya estoy aquí,
ya he regresado,
mis cortas vacaciones,
ya se han terminado…

Y os mentiría si os dijera,
con aire triste y consternado,
que no os he echado de menos
a la mansión y a sus invitados.

Pues es cosa sabida,
y de todos conocida,
que el Señor de la mansión,
de vosotr@s se ha encariñado.

Sois ya parte de mi vida,
con vuestras visitas y comentarios,
y con vuestra mera presencia,
me siento muy bien acompañado.

Empieza, pues, una nueva era,
empieza, pues, un nuevo año,
con la salida de algún@s
y la llegada de otros tantos.

Y tod@s juntos continuaremos,
salas y alcobas ocupando,
y creando nuevas mazmorras,
donde mil experiencias seguir gozando,

Pues eso es la mansión,
un simple y erótico cenáculo,
donde todos y todas podemos
dejar nuestros miedos de lado,
y sacar nuestro ser más oscuro,
más lujurioso y aún más sádico,
y ser por fin, nosotros mismos,
sin tabúes ni pecados.

Ser lo que siempre quisimos,
ser lo que siempre soñamos,
Dueños, Dueñas o sumis@s,
pero dueños, al fin y al cabo,
y libres de poder ser,
sin miedo a ningún rechazo,
habitantes de una mansión,
donde todo es siempre válido,
con la única condición
de ser sano y consensuado,
o si no vendrá “El Satiricón”
con la fusta  a explicároslo.

Bienvenidos, pues, a la mansión,
a todos aquellos y aquellas,
que de una u otra forma,
hasta aquí habéis llegado.

(El Satiricón)


====================================================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________