Prologo de El Libertino

sábado, 11 de abril de 2015




Quiero llevar tu sello,
estar marcada
como una cosa más entre tus cosas.
Que las gentes murmuren: allá pasa,
allá va feliz, la señalada,
la que lleva en el rostro
esa antigua señal de risa y lágrima,
la cabellera derramada y viva,
toda ella una antorcha y toda llama,
musgo de eternidad sobre sus hombros
resplandeciendo así, como una lámpara.
A mis pies, un rumor de muchedumbre
se irá abriendo en canal, como una calle.
No me importa que digan:
esa mujer que escapa como ráfaga,
que no ve fuera de su sangre, nada,
que ya no escucha fuera de sus voces,
que no despierta sino entre sus brazos,
que camina sonriendo;
esa mujer que va segando el aire,
la boca contra el viento,
le pertenece toda como un libro,
como el reloj, la pipa o el llavero.
Como cualquier objeto imprescindible
que es uno mismo a fuerza de ser nuestro.
Quiero que todos sepan que te quiero:
deja tu mano, amor, sobre mi mano.
Sobre mi corazón, deja tu sello.

(Julia Prilutzky)


==============================================================================================================================

6 comentarios:

sayuri de S dijo...

Hace algunos años que lei este poema...y me gustó, me gustó mucho...porque hablaba de algo que anhelaba...ahora me encanta porque gracias a TI sé de que habla...lo vivo. Es inevitable leerlo y pensar en Ti, en lo que tenemos.

Gracias por ponerlo para que el resto de mansioner@s lo disfruten.

Un beso Amo

María dijo...

Qué bonito es lo que has compartido con tus lectores de la mansión, mi querido amigo Sayiid, lo que tu encantadora sayuri te ha regalado el otro día, me parece precioso, me ha encantado, es de una entrega divina, sobre todo los tres últimos renglones que son los que más me han gustado.

Pregonar el amor, decir lo que se siente, expresar los sentimientos, porque no se pueden esconder.

Un beso muy grande para ti y para tu sayuri.

Sayiid Albeitar dijo...

Todo tiene su momento y su lugar, mi querida sayuri, y lo que un día lees, otro quizás, lo vives.
Lo importante es no dejar nunca de desear que se cumplan tus sueños.

Gracias a ti por traernos tan maravilloso poema a la mansión :-)

Un beso, princesa.

Sayiid Albeitar dijo...

Muchas gracias, lady María.
En este caso todo el merito es de sayurí, que fue la que nos regalo a tod@s esta hermosa poesía.
Yo sólo me he limitado a ponerla en el salón de la mansión, para que todos y todas puedan disfrutarla.
Un beso, mi buena amiga, y feliz velada.

Nicky Sciavo dijo...

Varios son los poemas que he publicado de Julia (re fan de ella tanto como de Plath.... ufffff!!!!!); sin embargo, cada vez que la leo -y este poema en particular-, la piel vuelve a vibrarme, los instintos vuelven a llamarlo y todo, todo, vuelve a nacer...
Intenso.
Como todo lo que merece la pena ser vivido.

Dulce ósculo, buen amigo :)

Sayiid Albeitar dijo...

peligroso poema es este, pues, para vos, lady Nicky, si es capaz de volver a despertar vuestros más ocultos instintos. Deberíais leerlo con cuidado..., o quizás todo lo contrario, nunca se sabe.
Pues es bien cierto y de todos sabido que, una vez que se siente así, ya nada que no sea eso nos parece suficiente...

otro ósculo para vos, mi querida amiga..., y cuidado con lo que leéis, que las palabras las carga el diablo... ;-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________