Prologo de El Libertino

miércoles, 3 de junio de 2015




En su tierno corazón, con presteza, el sátiro hunde, hunde... un largo objeto motivo de llanto.
Lo que era, yo podría decíroslo; pero me callo por respeto al decoro; pero me callo por respeto al decoro.

Béranger,  (Chansons (1834)).

==================================================================================================================


3 comentarios:

María dijo...

Por cierto... ¿y por qué dice que se calla? :-)

Un beso.

Sayiid Albeitar dijo...

Quizás por que en 1834 la gente tenía más pudor que ahora, milady :-)

O quizás, porque prefiere guardárselo sólo para él...

Yo creo que es más bien esto ultimo :-)

Besos desde la mansión, mi querida amiga

María dijo...

Sabias son siempre tus respuestas, pues yo también creo que es mas bien lo ultimo que dijiste.

No hay entrada nueva hoy.

Un beso.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________