Prologo de El Libertino

martes, 16 de junio de 2015




Uno no aprecia un montón de cosas en la escuela hasta que crece. Pequeñas cosas como ser castigado todos los días por una mujer de mediana edad. Cosas por las que, más tarde en la vida, uno paga un buen dinero.

Elmo Philips


===============================================================================================

6 comentarios:

María dijo...

Cuando se es pequeño se aprecian las cosas con otra perspectiva, es cuando te vas haciendo adulto, y con las experiencias que nos da la vida, cuando te vas dando cuenta del valor real de las cosas, y hasta incluso, los castigos, dependiendo de qué castigo, puede llegar a ser más placentero que una recompensa :-).

Un beso.

Sayiid Albeitar dijo...

No solo cambia la perspectiva de pequeño a adulto... cambia según vamos evolucionando en la vida.
Este blog surgió precisamente por eso, porque libros que yo había leído hace años, al leerlos después de haber sufrido mi "metamorfosis" o "iniciación", pasaron a tener otros sentido, otro punto de vista..., y quise compartirlo con todos los amigos de la mansión.
Somos lo que hemos vivido, milady, y mientras sigamos viviendo nunca dejaremos de evolucionar y cambiar..., afortunadamente :-)

Besos desde la mansión.

Amando SPH dijo...

Jajaja sayiid...tal y como yo lo veo la escala de valores desde la escuela hasta el día de hoy se mueve...y las perspectivas desde las que se ven tambien cambian....por eso lo que un dia fue castigo ... hoy puede ser todo lo contrario... somos personas...y la experiencia al final es la que nos enseña que todo fluye y cambia y tambien nuestros gustos y la manera de afrontarlos...
un besote!!

* dijo...

En realidad, es que todo está inventado.
Dicen que de aquellos dientes de leche te salen estos de raíces...
Y es que todo marca, por insignificante que sea... Y los años nos van dejando perlas que al final hacemos collar.

Por eso creo yo que ahora son tan así :-)

Besos de Pecado...

Sayiid Albeitar dijo...

Que cierto es eso, lady Amando, de que nuestros gustos cambian y evolucionan.
Y menos mal, por que de no ser así yo aún seguiría prendado de Clara, la amiguita de Heidi.
Curiosamente ahora me parece mucho más interesante la Señorita Rottenmeier jejejeje.
Aunque he de reconocer que desde que vi a Maléfica, para mi ya no existe otra mala mejor que esa. Y es que las malas..., tienen su punto morboso, ya sea para dejarse llevar o como reto para dominarlas... Que cada uno elija lo que prefiera :-)

Besos desde la mansión, mi recuperada amiga...

Sayiid Albeitar dijo...

Cuanta razón tiene, mi querida lady PI, al decir que de aquellos lodos nos vienen estos barros...
Crecimos admirando a mujeres enfundadas en cuero, con zapatos de tacón y látigo a la cintura, como la increíble CatWoman, con cuerpos elásticos, impresionantes, capaces de cualquier postura de contorsionismo, como La Gata negra, mujeres de fuerte carácter, con duros muslos y pechos más duros aún, como la Princesa Xena, pelirrojas de infarto capaces de cambiarte la vida en un pispas como La Viuda negra, o capaces de enredarte entre sus redes, como SpiderWoman...
Mujeres sensuales, excitantes y voluptuosas como Vampirella, o "femmes fatales" como Madame Mirage...
Teniendo todos esos modelos a nuestro alcance, que esperaban? Que nos fijáramos en Heidi? en la protagonista de sonrisas y lágrimas?
Como ve, no es culpa nuestra, sino, como bien decía una de mis preferidas, la siempre estimulante Jessica Rabbit: "Yo no soy mala, es que me dibujaron así" :-)

Así que ahora que no vengan a pedirnos cuentas por habernos alejado de la senda y habernos adentrado en el oscuro bosque de nuestra incontrolable imaginación :-)

Besos, mi querida amiga.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________