Prologo de El Libertino

miércoles, 15 de julio de 2015




Área sonante, ovario
de la noche carnal; abrevadero
insistente y monótono en la arena
del oído terrestre.

Y tocar, hacia dentro, el oleaje
como aquel remotísimo, asilado
en lo vacío de las conchas. Urna,
seda contigua que despliega
en hileras cayendo, una por una,
golpes de espuma deslazada.
Concha de labios húmedos, saliva
en los labios inmensos.

Y yo mismo,
¿qué escalofrío soy, qué gobernado,
_como presa de un águila_ deleite?
Y tú desnuda, la que viene,
la desnuda en los bordes de su boca.

Por lo demás, hay cosas
que se comprenden fácilmente:
los relámpagos duros del galope,
los lechos consagrados, la ablandada
mano de las entrañas a rebato,
y un sabor permanente de estar vivos.

Ahora y en lo próximo, corales
tras la puerta sombría; lengua súbita
abre y señala claustros al incesto
de la boca y la oreja, complicadas
en el secreto. Paso de cantiles,
garganta de campana en que te escucho,
latiendo, hacerte y deshacerte.

Y es el vino violeta de tu sangre,
y es tu extensión de leche, y tu sin término
río desenredándose que vuelve
en mí sobre sí mismo, desatando,
regresado de sonoras honduras,
de inconsumibles fondos admitido.

Hora ritual de los cuerpos atentos;
ceremonial donde salvado,
como el hueso en la fruta, me reúno;
como el que no ha nacido,
como en agua materna, respirando
sonido respirado, en el deleite
de oírte sumergido. Está sonando
tu corazón. Ahora está sonando.

Ahora y en lo oscuro. Y llovedizas
plumas innumerables se desgarran,
y sal y tinta, construidas
de muy adentro, en olas enrojecen.
Y la unión era lícita, sellada
con las arras solemnes del naufragio.

(Rubén Bonifaz Nuño)


=================================================================================================================

4 comentarios:

María dijo...

Desnudas las pieles, desnudos los cuerpos, desnudos los labios que, galopando, cincelan bordeando los contornos, mientras se desata el deseo convirtiéndose en rayo, relámpago, trueno y lluvia...

Muy bonito lo que has compartido de Rubén B. y la imagen es deliciosa.

Un beso y muy buenas noches.

* dijo...

Con la imagen me he perdido el texto... Y es que, mi querido Sayiid, esa imagen dice mucho.
Besos de Pecado.

Sayiid Albeitar dijo...

Me complace que le complazca la poesía de maese Bonifaz, lo mismo que a mi me complacen sus sensuales y hermosas palabras, lady María.
Sus respuestas son pura poesía.
Y me complace que le complazca la imagen :-).

Besos y feliz velada en la mansión, lady María

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida lady PI, de haberlo sabido, me habría ahorrado el texto jejejeje.
Ciertamente es una imagen muy sensual, que incita la imaginación y hasta la curiosidad, por saber que pasará a continuación..., aunque yo tengo una idea aproximada de lo que pudo pasar..., y no creo que varíe mucho de la suya ;-)

Besos sin texto, mi querida amiga, y feliz velada en la mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________