Prologo de El Libertino

jueves, 23 de julio de 2015




Cuando me lo contaron sentí el frío
de una hoja de acero en las entrañas,
me apoyé contra el muro, y un instante
la conciencia perdí de dónde estaba.

Cayó sobre mi espíritu la noche
en ira y en piedad se anegó el alma
¡y entonces comprendí por qué se llora!
¡y entonces comprendí por qué se mata!

Pasó la nube de dolor... con pena
logré balbucear breves palabras...
¿Quién me dio la noticia?... Un fiel amigo...
Me hacía un gran favor... Le di las gracias.


( Gustavo Adolfo Bécquer )

==========================================================================================


1 comentario:

María dijo...


Quién no haya sentido la traición que tire su primera piedra, y es así como se siente, yo la sentí hace muchos años, tal como lo describe Bécquer, como un cuchillo de acero atravesando las entrañas y perdí varios días de mi vida, pero no todo dura eternamente, y después, vuelve a salir el sol. Pero como yo digo siempre, es mejor haber amado y sufrido que no haber amado nunca.

En cuanto a la imagen estoy de acuerdo en lo que dice, porque las experiencias negativas, aunque a nadie nos gusten, son inevitables en la vida, y son las que nos ayudan a crecer y a ser más fuertes todavía.

Un beso y un abrazo, y muy buenas noches, mi querido amigo Sayiid.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________