Prologo de El Libertino

martes, 21 de julio de 2015




Lo que comúnmente llamamos amor es, a saber, el deseo de satisfacer un voraz apetito con una cierta cantidad de blanca y delicada carne humana.

 Henry Fielding

===================================================================================================

3 comentarios:

* dijo...

Me gusta este fotógrafo. ¿Recuerda usted una entrada mía que no sabía si me vestiría de blanco o de negro? Bueno, como para acordarse. Ahí descubrí a este artista.
Y sí, a veces el amor es deseo y el deseo pocas veces es amor...
Besos de Pecado con cariño :-)

* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

El deseo, el amor, el desenfreno, el hambre voraz de la carne, y todas las ganas sedientas que sienten los cuerpos, amándose desde la profundidad, o sintiendo únicamente cariño desde otro lado distinto, todo puede llegar a ser fuego, pasión, lujuria, infierno y ni se sabe cuántas cosas más porque no hay palabras para describir lo que los cuerpos pueden llegar a sentir.

Un beso mi querido amigo Sayiid y muy buenas noches.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________