Prologo de El Libertino

lunes, 24 de agosto de 2015





Como en un lecho me tendí en el mar.
Hechizada por musgos y por linos
tuve acoso de brazos peregrinos
que me echaban las ondas al pasar.

Contra mi carne se batió el azar.
El agua _furia, vértigos y vinos_
se entretenía con los bordes finos
de mis caderas, blancas de esperar.

Entonces: grave, pálido, insereno,
llegaste como llega siempre el mar
y tu mirada me rompió este seno.

Ni Dios mismo nos pudo separar:
cuando una ola te volvía ajeno
entrabas en mis piernas con el mar.

(Carilda Oliver Labra)


=================================================================================================================

9 comentarios:

* dijo...

Los últimos tres párrafos son la esencia de todo, mi querido, D. Sayiid. Últimamente sueño mucho con el mar, algo que antes jamás me había ocurrido. No sé, será preludio de algo o aviso de otra cosa.
Pero sí, así son las olas... Te llegan y te arrastran. Te invaden... A veces es una tras otra porque estás abierta al mar. Otras, solo es una ola y es la que te seduce, la que te llena entera, te salpica de tal forma que no deseas más ola que esa.

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid.

María dijo...

¡Qué bonito es éste poema! me encanta todo lo que esté relacionado con el mar, tal vez sea porque lo añore, al no tenerlo cerquita. Gracias por acercárnoslo, mi querido amigo Sayiid.

Pero a pesar de todo, qué fácil es cerrar los ojos y traer los sueños para vivirlos, y cierro ojos, y sueño despierta, tumbada vestida de blanca espuma de mar, acariciada por las bravías olas, abrazada por la cálida brisa, desbordada por el inmenso océano que atraviesa mi cuerpo, sintiendo, viviéndole y habitándome del mar añorado.

Un placer disfrutar, con los ojos abiertos, y con los ojos cerrados, de esta preciosa entrada, que me ha encantado.

Un beso y muy feliz noche, mi querido amigo Sayiid.

Alma Baires dijo...

Ainsss... el mar... mi lugar, mi pasión, mi sueño, mi Dueño... Él domina a (mi) Alma como ningún otro hace, ni logrará jamás hacer... y como dice en el último verso; Él, el mar, entra en mi cuerpo, en mi mente y en (mi) Alma, cuando una ola me vuelve ajena.

Un beso Sayiid, y aunque no sea para mí, yo, eterna amante del mar, te agradezco esta maravillosa entrada.

María dijo...

Creía que llegaba tarde para otra entrada pero veo que todo sigue igual, aprovecho para desearte un muy feliz día, mi querido y buen amigo Sayiid.

Un beso enorme.

Sayiid Albeitar dijo...

Así son las olas, mi querida lady PI
Fuertes, incontrolables, poderosas..., a veces refrescantes y otras agobiadoras..., pero siempre húmedas y saladas...
No recuerdo ahora lo que significaba soñar con el mar, pero supongo que era algo bueno, algo relacionado con la pasión y el deseo, pues lo que si recuerdo es que, en la viejas películas que tenían que vérselas con la censura, siempre sustituían el mágico momento del orgasmo mútuo con una escena donde las olas rompían, salpicándolo todo, contra las rocas de la costa...
Espero, pues, que sus sueños estén relacionados con orgasmos poderosos y salvajes que la dejen completamente salpicada, mi querida amiga...

Besos oceánicos desde la mansión.

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querída lady María, asuntos personales me impidieron ayer acudir a la cita de la mansión, muy a mi pesar..., pero hoy ya estoy aquí, disfrutando con las presencia de tan dulces y encantadoras damas...

Yo, mi querida amiga, también añoro el mar: el olor a salitre, la brisa en la cara, el andar descalzo sobre la arena mojada... En mi caso es morriña, pura y dura. Algo tiene el mar que nos atrae..., algo salvaje y primigenio, que nos llama, que nos reclama, como diciéndonos: "de aquí salisteis y aquí es donde debéis volver"...
El mar..., la mar..., con sus peligros y sus encantos, ya es de por si totalmente atrayente..., y si encima hay damas como las del poema cerca de él..., entonces ya es algo irresistible :-)

Feliz velada, milady, y besos de espuma desde la mansión

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida Alma..., esta entrada es para vos y para todas las damas y caballeros que entran en la mansión...
Y a pesar de ser para todos y todas, es cierto que a algunos y algunas, les llega más cerca, más dentro, más profundo...
Todos los que hemos vivido cerca del mar sabemos que su hechizo es ya de por vida, y que siempre lo echaremos de menos, allá donde vayamos...
Eso es algo que no se puede evitar, como no se puede evitar el respirar o el recordar...
El mar es la imagen de la fuerza, de lo indomable, del peligro y del placer.
Nadie domina al mar, si el no quiere, y en su inmensidad somos pequeños seres indefensos, por mucho que nos creamos los reyes del universo...
Por eso, mi querida amiga, yo soy mas de océanos bravíos que de mares lagunados...
Cada cual tiene sus gustos, y esos, reflejo de mi manera de ser, son los míos :-)

Feliz velada, mi querida Alama, y permitir ser a mi quien os agradezca vuestra presencia en esta, mi humilde mansión.

Besos salados.

Alma Baires dijo...

Sayiid... pues esta amiga no es de mares calmos, ella creció con el Atlántico mojándole los tobillos, el cuerpo, y el alma... fueron sus olas las que le enseñaron, las que la forjaron... y es esa la fuerza y la pasión que desea, que anhela... par a aquella que posee y otorga.

Un beso inmenso como el océano.

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida amiga, me alegra saber que hemos compartido océano y, quizás, también, morriña o saudade de ese mar bravío, frio y peligroso...
Y aunque he conocido varios mares y algún océano a lo largo de mi vida..., nada como la inmensidad del Atlántico, con sus marejadas, sus oleajes, su resaca y su aroma a salitre, sus paseos descalzo por la playa, sus juegos infantiles entre sus rocas, sus primeras sensaciones al ver a aquella vecinita con ojos nuevos cuando estrenaba bikini, o sus noches estrelladas sentados sobe la arena y rodeados de buen amigos...

Ya le dije que el mar atrae, mi querida Alma..., y si bien no se cual es esa fuerza de atracción, si se que cada cierto tiempo, necesito o el golpear de las olas sobre las rocas, y aspirar el aroma a salado para recargar las pilas y sentirme, e nuevo,vivo y rejuvenecido...

Besos atlantes para vos, mi querida amiga con Alma de sirena..

______________________________________________________________________________________________________________________________________________