Prologo de El Libertino

martes, 18 de agosto de 2015




Ninfomana: mujer obsesionada por el sexo tanto como el común de los hombres.

 Mignon McLaughlin


==========================================================================================

4 comentarios:

María dijo...

¿Y qué hay de malo ser una adicta del placer? el vicio del sexo es uno de los mayores placeres de la vida, no encuentro nada malo en las ninfómanas, allá ellas, que disfruten ¿no crees lo mismo, mi querido amigo Sayiid?

Un beso y dulces sueños.

* dijo...

Todo en exceso como en precario dicen que es malo, pero no saber disfrutar de lo que la vida ofrece de la mejor de las maneras es de tontos y cobardes.
Siempre he dicho que el sexo es una de esas cosas buenas por lo tanto es para gozar, disfrutar (y sufrir), sacándole el mayor de los provechos.

Si no es mal vista la satiriais, por qué iba a serlo la ninfomanía... Si esto no afecta a la vida social ni deteriora la conducta personal de modo que incomode, ¡¡¡adelante, camaradas!! ¡Viva la libido!

En algunos momentos de la vida quién no ha querido ser hipersexual, otra cosa es poder.

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid.

Sayiid Albeitar dijo...

¿Qué que hay de malo en ser adicta al sexo, lady María? ¿Y me lo preguntáis a mi?
Por todos los dioses del averno, mi querida lady María... ¿Qué va a haber de malo? Por supuesto que no hay nada malo en ser adictos al sexo.
Si algo nos diferencia de el resto de animales de la creación es, precisamente, nuestra capacidad para separar el placer del básico instinto de la procreación.
La especie humana, si por algo puede considerarse superior al resto de las especies animales, vegetales y minerales de este mundo nuestro, es por haber hecho del simple acto reproductivo, todo un arte con múltiples y excitantes variaciones...
No, mi querida amiga, no seré yo el que diga nada contra las ninfómanas, y contra su deseo de conocimiento y experimentación...
Ya es hora de que las mujeres en general, se liberen de ese peso que durante siglos, por culpa de la iglesia, arrastraban sintiéndose culpables o malas personas por el simple hecho de tener deseos sexuales, que es lo más natural del mundo...
Bienvenida sea la liberación sexual y que cada cual haga con su cuerpo lo que le plazca, siempre que no perjudique a otros...
Libertad, libertad y más libertad... es la ley de la mansión...

Feliz y libertina velada para vos, mi querida amiga...

Sayiid Albeitar dijo...

Todo en exceso como en defecto es malo, dicen..., ¿pero quienes lo dicen?
Lo dicen aquellos, mi querida lady PI, que viven para controlarnos, para limitarnos, para darnos reglas, normas y evitar que seamos únicos, individuales y libres de vivir la vida como nosotros queramos...
Liberémonos de esos pesos ancestrales y atrevámonos a ser como verdaderamente queramos ser.
El sexo y su disfrute, tanto de hombres como de mujeres, es algo natural, deseable, placentero, saludable y encima gratis...
Algo tan bueno, tan vivificador, tan estimulante, es peligroso para el sistema, por eso es mejor mantenernos a todos dentro de unos límites, para que no nos de por pensar que podemos disfrutar tanto como queramos, con el único límite de respetar a los demás.
Y de ahí el humillar y castigar a aquellos, hombres o mujeres, que se salgan de la norma, pues ellos son el peligro de que todos se den cuanta de que gozar siempre que se quiera y pueda, no es pecado ni causa ningún mal...
Atrás quedan aquellos consejos de seminario que decían que si te masturbabas te quedabas ciego, o tísico, o aquellos consejos monjeriles que decían que, no ya si te tocabas, sólo con que lo imaginaras, acabarías ardiendo en los fuegos eternos del infierno...
Mentiras, patrañas, engaños....
Gocemos, milady, tanto como queramos o podamos, sin limitarnos, sin miedos ni tabúes, y que cada cual goce como sepa o quiera..., ese es mi deseo para tod@s

besos hipersexuales desde la mansión, mi querida amiga :-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________