Prologo de El Libertino

jueves, 24 de septiembre de 2015





La masturbación es un caballo blanco
Galopando entre el jardín
Y el baño de mi casa
La masturbación se aprende
Mirando y mirando la luna
Abriendo y cerrando puertas
Sin darse cuenta que la entrada y la salida
Nunca han existido
Jugando con la desesperación
Y el terciopelo negro
Mordiendo y arañando el firmamento
Levantando torres de palabras
O dirigiendo el pequeño pene oscuro
Posiblemente hacia el alba
O hacia una esfera de mármol tibio y mojado
O en el peor de los casos
Hacia una hoja de papel como ésta
Pero escribiendo tan sólo la palabra
Luna
En una esquina
Pero sobre todo
Haciendo espuma de la noche a la mañana
Incluidos sábado y domingo.

(Jorge Eduardo Eielson)


=================================================================================================================

6 comentarios:

María Perlada dijo...

La masturbación es el placer compartido que galopa a batalla de una mano que lucha a mano armada sobre su espada y quedar vencido licuado en su destino.

Un beso dulce de seda, mi querido amigo Sayiid.

* dijo...

El sexo es la masturbación del alma, mi querido D. Sayiid, y no especificaron si sol@ o acompañad@, ni tampoco dijeron que era el sexo exactamente, pues se centraron en una sola cosa, la única :-).
Nada mejor que a falta de acompañamiento, o en su caso con él, que el amor propio incentivado por las ganas y el deseo de gozas.

Luna, me gusta la luna. Me gusta el sexo a la luz de la luna. Y hacer el amor es deslizar, no solo la mano sobre la piel, sino también la mano sobre el papel, sobre la esencia del deseo, del recuerdo, de esa sonrisa que te hace latir tan fuerte que te remueve las entrañas...

En fin, dejémonos, mi querido D. Sayiid que la luna nos quíe cada noche al encuentro de lo deseado, de lo consentido, de lo placidamente prohibido... que es lo que nos gusta a seres como usted y como yo...

Besos de Pecado, mi querido y admirado D.Sayiid, con regusto de luna a pleno sol.

sayuri dijo...

"Con sus manos amase el flujo sanguíneo, suba el volumen, arañe la almohada, nivele la presión del agua y espolvoree sus mamas. Maúlle, brinque, escriba un par de poemas e invente dragones sin espinas. No olvide rociarse con jengibre y contornear ilustraciones labiales hasta que su pelvis rezume una sonrisa ancha. Repítalo al menos una vez por semana, antes de que la sopa se enfríe y a los ladridos se los lleve la corriente."

Instrucciones para masturbarse de Itsasne Gaubeca

Me temo que cuando yo invoco al amigo Onan soy incapaz de escribir poemas o inventarme dragones sin espinas y jamás habria pensado en el jengibre jejejeje....pero me parecio original estas instrucciones.

Un beso Sayiid

Sayiid Albeitar dijo...

Como dijo el gran Woody Allen, mi querida lady María: "Cuando me masturbo, hago el amor con la persona que más me quiere en este mundo" :-)

No creo que la masturbación sea un placer compartido, aunque lo podría ser, si lo que le excita a uno es ver como se masturba el otro y viceversa.

En ese sentido he de decir que ver masturbarse a una mujer, y más si lo hace para mí, es uno de los mayores placeres que he podido experimentar en esta vida.

ya sabe voacé..., fantasías de un voayer ;-)

Besos mi querida amiga, y gracias por sus palabras :-)

Sayiid Albeitar dijo...

El sexo, mi querida lady PI, lo puede ser todo...: una caricia, un azote, una mirada, una insinuación, una palabra al oído, una nota escrita y entregada en secreto...
Todo en esta vida puede estar relacionado con el sexo...
Y la masturbación puede ser un sexo maravilloso cuando se practica pensando en esa mujer que nos excita, o algo muy triste y patético cuando se lleva a cabo porque no hay tal mujer...
Yo, afortunadamente, siempre que me masturbo, lo hago con la imagen de una mujer en la cabeza...
y vos? En quien pensáis cuando os acaricias, mi querida amiga?

Besos desde la mansión, haya luna o sol.

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida sayuri..., cuanto tiempo sin veros por aquí... Que alegría recibiros de nuevo en mi mansión...
Y encima menuda reentré.
Completamente de acuerdo con las palabras de Itsasne Gaubeca, excepto en eso de "Repítalo al menos una vez por semana". Yo creo que la frecuencia debería ser mucho más alta, pues no hay nada mejor que gozar del propio cuerpo para conocerlo y así sacarle todo su provecho...
Y para conocerlo y saber lo que le gusta, sin duda, hay que practicar y practicar y practicar...
Aunque, como de decía a mi de pequeño, te quedes ciego, sordo y sifilítico...
Si eso fuera verdad, yo he de ser, de seguro, la excepción que confirma la regla :-)

Que Onan nos ampare, mi querida sayuri.
Besos y azotes desde la mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________