Prologo de El Libertino

sábado, 19 de septiembre de 2015

Mis queridos amigos y amigas de la mansión…; esta noche me permito traeros sugerentes melodías y excitantes imágenes…
Un regalo para la vista y el oído que me hicieron a mí y que yo ahora comparto con todos vosotros.
Porque hay un tiempo para la pasión, para la lujuria, para el desenfreno…, y también hay un tiempo para la ternura, la delicadeza, el erotismo y hasta para el romanticismo…
Y porque aquí, en nuestra mansión, la mansión de todos, entran y cohabitan todos y cada uno de los tiempos, de los deseos, de las fantasías, de las ternuras, de las rudezas, de los apetitos y de los más sublimes y verdaderos afectos…
Mis gracias a la persona que me regaló tan hermoso presente, y a todos y todas por ser fieles visitantes de esta, nuestra mansión…
Feliz velada de sábado a tod@s

Sayiid

==================================================================================================================================




                           =================================================================================================================================

6 comentarios:

María Perlada dijo...

Gracias por compartir con nosotros tu regalo, mi querido amigo Sayiid, eres muy generoso, que nos lo traes aquí para que podamos disfrutar de esta joyita, la verdad es que tienes razón es muy romántico y tierno, me ha gustado mucho, y tienes razón, en ésta vida hay que tener tiempo para todo, desde la lujuria y perversión, hasta la delicadeza y ternura.

Un beso dulce de seda.

Anónimo dijo...

Sí, momentos de ternura, de miradas que respiran.
Sí, momentos de pasión y de cuerpos que le bañan de lujuria.
Sí, somos de todo por todo en ese momento en el que, frente a frente, nos damos.
Carne viva, deseo consentido y entregado, compartido, de piel con piel, de sentimiento con sentimiento.

Gracias por este detalle tan, tan, tan particular, mi querido amigo
D. Sayiid, pues hace de usted Señor.
Suyo es y mía, permítame esta vez, las gracias por poder venir a esta Mansión y hacerla un poquito mía (aunque siga sin bajar a las mazmorras... pero están tan oscuras...)

Besos de Pecado, que también saben vestirse de ternura, mi querido D. Sayiid.

Tatu dijo...

Hermoso. Un bonito presente.

A veces necesitamos la ternura, la suavidad... Son momentos, y como todo en la vida, hay que saber valorarlo. Yo en concreto estos días la valoro especialmente, y como todo, se valora en especial según de donde venga. Inevitable.

Gracias por compartirlo.

Yo creo que tanto la ternura como la pasión, la dulzura o la lujuria... aunque a veces sean un instante... si llegan en el momento adecuado pueden provocar una marea de sensaciones que te acompañe tiempo.
Esto último quizá sea una obviedad, pero quería decirlo.

Un beso

Sayiid Albeitar dijo...

Gracias a todos vosotros y vosotras, mi querida lady María, que cada noche acudía a esta gótica mansión para compartir con nos vuestra presencia, vuestro estímulo y vuestros ánimos que es lo que me hace seguir adelante con esta locura que empezó hace ya unos cuantos años.

Todo lo que aquí se expone es para disfrute de los amigos y amigas de la mansión, y soy yo el que ha de agradeceros vuestra siempre deseada presencia

Besos, mi querida miga...

Sayiid Albeitar dijo...

Gracias a vos por tan hermoso regalo, lady PI.
Mi mansión es, ha sido y será siempre, un lugar donde se comparten historias, experiencias, vivencias, ya sean poéticas, literarias, o visuales...
Y siempre son agradecidas y bien recibidas aquellas propuestas que provienen de nuestros amigos y amigas, sean las que sean...

Además, que ya era hora de que vuesa merced me regalara algo y no tuviera yo que robárselo con nocturnidad y alevosía... , que es lo que suelo hacer habitualmente :-)

Besos, mi querida amiga, y gracias, de nuevo...

Sayiid Albeitar dijo...

Bien dice, lady Tatu, que en cada momento de nuestra vida necesitamos algo, que no tiene por que ser siempre lo mismo.
Si vos ahora necesitáis ternura, suavidad, delicadeza..., buscadlo, obtenedlo, pues, sin duda, ya llegara el tiempo de la lujuria, la pasión y los excesos :-)

Lo importante es, siempre, mi querida amiga, estar a gusto con uno mismo y saber lo que se quiere en cada momento, y no ceder a lo que los demás esperan que tengamos que querer.

Libres somos de decidir, de elegir, de actuar..., aunque a veces resulte muy difícil llevarlo a cabo, pero esa determinación, ese anhelo, es lo que nos hace fuertes y especiales.

Besos, mi querida amiga, y un abrazo, si se me permite, desde la mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________