Prologo de El Libertino

jueves, 3 de septiembre de 2015




"Nuestra sociedad es masculina, y hasta que no entre en ella la mujer, no será humana".

Henrik Johan Ibsen.


=============================================================================================================================

6 comentarios:

Alma Baires dijo...

Me encantó la frase... creo dice mucho, muchísimo más... me gusta esta inteligente "sensibilidad", si bien nunca dudé que la tuvieras.

Un beso.

Tatu dijo...

Una frase preciosa. Quiero pensar que eso está cambiando y empieza a ser más humana.

Un beso :)

María Perlada dijo...

Yo creo que todos tenemos nuestra parte de sensibilidad, que nada tiene que ver el genero, se sea hombre o mujer, porque puede haber hombres con gran sensibilidad, así como mujeres insensibles, nada tiene que ver el valor humano en razón de sexo, mi querido Sayiid, todo está en el interior de cada cual.

Un beso.

Sayiid Albeitar dijo...

Bueno, mi querida Alma, todos tenemos momentos de "debilidad"..., hasta yo :-)

No obstante esta vez no puedo por menos que estar completamente de acuerdo con el bueno de Henrik

Besos desde la mansión mi querida amiga.

Sayiid Albeitar dijo...

Yo también quiero pensarlo, mi querida Tatu, pero eso sólo será posible si vosotras así lo queréis.
Vosotras tendréis que cambiar la percepción de este mundo masculino y machista y recuperar vuestro ancestral puesto en la naturaleza y en la vida...
Y creo que, afortunadamente, lo estáis consiguiendo

Besos, tatu, y feliz velada.

Sayiid Albeitar dijo...

Completamente de acuerdo con vos, lady María.
No es una cuestión de sexos, aunque hay que reconocer que la sensibilidad femenina, cuando existe, le da cienmil vueltas a la masculina.
No se si será una cuestión natural, cultural o algo artificial y creado por oscuros intereses, pero, por desgracia, es así.
Pero estoy con vos que sería un enorme error el generalizar.
Así que, no lo hagamos, mi querida amiga y valoremos a cada persona, hombre o mujer, de manera individual, según sus méritos o defectos...

Un beso, mi querida María, y gracias por vuestra visita, una noche más.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________