Prologo de El Libertino

domingo, 27 de septiembre de 2015




Una orgía real nunca excita tanto como un libro pornográfico.

Aldous Huxley


===========================================================================================

8 comentarios:

sayuri dijo...

Bueno....yo antes le habria dado la razón al Sr Huxley....pero después de experimentar el PLACER de la mano de un hombre real y no sacado de una novela....me temo que estoy en desacuerdo.
Un beso Sayiid

Sayiid Albeitar dijo...

Mucho se aprende de los libros, mi querida sayuri, y no esta nunca de más aprender antes de poner en practica, pues el saber, como decía mi sabia abuela, no ocupa lugar...
Lo verdaderamente difícil es encontrar un buen libro pornográfico que sea capaz de excitarnos e intuirnos al mismo tiempo, pero haberlos ahilos..., y yo espero haber traído alguno que otro a esta, mi humilde mansión :-)

Besos y libros, mi querida sayuri

María Perlada dijo...

Cada uno es un mundo y no a todos nos excitan las mismas cosas, mientras que a unos les excitan las orgias, a otros los libros pornográficos, a otros las pelis XXX, a otros desde la practica de llevarlo a cabo en vez de observarlo en papel o cristal, hay de todo, no crees lo mismo mi querido amigo Sayiid? O se lo preguntamos a A. H.?

Un beso dulce de seda.

* dijo...

Yo no necesito un libro pornográfico, sobre todo porque me sobra imaginación para crear realismo. Pero habrá a quién le ponga y, supongo que por que todo no es cuerpo o piel, porque el sexo está en la mente aunque lo sintamos en otros lugares, en otros cuerpos... en otras mentes... Y por que de todo se aprende...

Mas de todo hay que sacar balance y tras un buen libro pornográfico hay una persona que sabe transmitir. Así que no es, en realidad un buen libro, sino un gran disfrutador o disfrutadora de los placeres de la carne...

Usted ha traído aquí grandes libros, que no son más que grandes autores tras ellos... Y con eso me basta y me sobra...

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid, que las letras nos otorguen la libertad que a veces la mente nos priva.

Tatu dijo...

Jojojo porque tu eres todos los personajes. Y eso no tiene precio

Además en la realidad... una orgia... no se. Prefiero un trio, un intercambio. .. son más intimos.

Digo, eh... cada uno es un mundo.

Besos :)

Sayiid Albeitar dijo...

Completamente de acuerdo con vos, lady María.
Sin duda, cada persona es un mundo, y lo que para uno es excitante, para otro es insulso o aberrante.
Afortunadamente no todos somos iguales,y, como bien se dice, en la variación está el buen gusto.

Y gustoso es para mi teneros aquí cada velada, mi querida amiga, os excite lo que os excite :-)

Besos variados para vos, mi querida amiga

Sayiid Albeitar dijo...

Sólo usted, lady PI, podría ver más allá de las simples palabras y fijarse en las personas que están detrás de ellas.
Efectivamente, detrás de cada buen relato erótico hay un individuo, ya sea masculino o femenino, que es imaginativo, sensual, docente, perverso y animoso, y son sus palabras, sus fantasías, sus invenciones, las que nos llevan a la excitación, y no el libro en si...
Una vez más, mi querida amiga, mirando más allá de lo visible...

Besos sin palabras desde la mansión, mi querida lady PI

Sayiid Albeitar dijo...

Y e aquí que lady Tatu, pese a llegar la última, dio con la clave del proceso :-)
¿Por que una novel aerótica es más excitante que un a película o, incluso, a veces más excitante que la misma realidad?
Pues efectivamente..., porque cuando leemos un libro, nosotros nos convertimos en el protagonista o la protagonista, y ponemos parte de nosotros mismos, de nuestra forma de ser, de actuar, en beneficio de ese personaje; incluso imaginamos las situaciones, los decorados, las circunstancias...
Por eso, un mismo libro será siempre diferente según quien lo lea, e incluso leyéndolo dos personas a la vez, será distinto para cada uno de ellos.
eso, por supuesto, no se consigue con una película, donde somos más espectadores que protagonistas
Y por otra parte, las situaciones en las novelas son tan perfectas, tan especiales, tan únicas..., que es imposible competir con ellas basándose sólo en la mera realidad, que, por supuesto, jamás será tan perfecta como la fantasía imaginada...

PD: Yo tampoco soy de orgías, no sea que me pase como a aquel que se metió en una orgía donde eran dos hombres y ocho mujeres, y cuando apagaron las luces... le dieron por salva sea la parte ;-). Y es que en una orgía no te puedes fiar de nadie, jejejejeje

Besos mi querida lady Tatu, y muchas gracias por su observación :-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________