Prologo de El Libertino

domingo, 18 de octubre de 2015





Somos como son los que se aman.
Al desnudarnos descubrimos dos monstruosos
desconocidos que se estrechan a tientas,
cicatrices con que el rencoroso deseo
señala a los que sin descanso se aman:
el tedio, la sospecha que invencible nos ata
en su red, como en la falta dos dioses adúlteros.
Enamorados como dos locos,
dos astros sanguinarios, dos dinastías
que hambrientas se disputan un reino,
queremos ser justicia, nos acechamos feroces,
nos engañamos, nos inferimos las viles injurias
con que el cielo afrenta a los que se aman.
Sólo para que mil veces nos incendie
el abrazo que en el mundo son los que se aman
mil veces morimos cada día.

(Jorge Gaitán)


=================================================================================================================

7 comentarios:

* dijo...

Mi querido D. Sayiid, eso nos sucede cuando nos desnudamos de la piel, cuando somos instinto, alma... Cuando nos desinhibimos de los pesos, de las dudas, de todo lo que nos ata y nos dejamos ir para ser libres en deseo, en pasión... Dos cuerpos que se desnudan al otro, que se entregan... que se dejan atrás lo insustancial... Y nos volvemos, querido, esos dos seres que vuelan libres, seres salvajes que se entregan, seres vibrantes, que laten... y se dan... desaparecen el uno en el otro, en la otra... en ese punto exacto en el que todo se desvanece... esa pequeña muerte que nos hace renacer...

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid. Besos de esos que renacen...

Sayiid Albeitar dijo...

Puro instinto, puro deseo, puro placer, pura necesidad...
Dos animales entregados a una pasión sin límites, sin tabúes, sin reglas, sin normas...
Nada que no esté allí importa...
Nada que no esté allí existe...
Sólo dos amantes entregados que alcanzan el éxtasis de su propio cielo en la tierra...
Así es, y así ha de ser, si es verdadero...

Besos desde la mansión, mi querida lady PI, de todos los colores...

* dijo...

Así sea, mi querido D. Sayiid. Verdad pura.

María Perlada dijo...

Desnudas las pieles que se fusionan, las almas que se encarnan, los cuerpos que se encadenan; desnudos los sentimientos encontrados, las emociones alteradas, los gemidos que no cesan; desnudos de mil maneras y sentires palpitando injuriosos.

Una preciosidad este poema de Jorge G., gracias por compartirlo, mi querido amigo Sayiid.

Un beso dulce de seda.

Sayiid Albeitar dijo...

Gracias a vos por saber valorarlo, mi querida lady María.
Aunque es algo con lo que contaba, pues la sensibilidad es un camino de ida y vuelta, y quien sabe expresar bellos sentimientos con palabras, por fuerza ha de saber apreciarlos en las palabras de otros...

Besos, mi querida amiga, y mil gracias por vuestra visita...

María Perlada dijo...

Se me olvidó decirte que me encanta la imagen, es muy sensual, es divina, una vez más, has tenido muy buen gusto,

Más besos.

Sayiid Albeitar dijo...

Se hace lo que se puede, mi querida María :-)

Besos también para vos...

______________________________________________________________________________________________________________________________________________