Prologo de El Libertino

domingo, 25 de octubre de 2015




Bella confesó que el señor Delmont la deseaba, y que evidentemente estaba en espera de la oportunidad para encaminar las cosas hacia la satisfacción de su capricho. 
Por su parte, el padre Ambrosio confesó que su miembro se enderezaba a la sola mención del nombre de la muchacha. La había confesado, y admitió jocosamente que durante la ceremonia no había podido controlar sus manos, ya que su simple aliento despertaba en él ansías sensuales incontenibles. 
El señor Verbouc declaró que estaba igualmente ansioso de proporcionarse solaz en sus dulces encantos, cuya sola descripción lo enloquecía. Pero el problema estaba en cómo poner en marcha el plan. 

—Si la violara sin preparación, la destrozaría — exclamó el padre Ambrosio, exhibiendo una vez más su rubicunda máquina, todavía rezumando las pruebas de su último goce, que aún no había enjugado. 

—Yo no puedo gozarla primero. Necesito la excitación de una copulación previa —objetó Verbouc. 

—Me gustaría ver a la muchacha bien violada — dijo Bella—. Observaría la operación con deleite, y cuando el padre Ambrosio hubiese introducido su enorme cosa en el interior de ella, tú podrías hacer lo mismo conmigo para compensarme el obsequio que le haríamos a la linda Julia. 

—Sí, esa combinación podría resultar deliciosa.
 
—¿Qué habrá que hacer? —inquirió Bella—. ¡Madre santa, cuán tiesa está de nuevo vuestra verga, querido padre Ambrosio! 

—Se me ocurre una idea que sólo de pensar en ella me provoca una violenta erección. Puesta en práctica sería el colmo de la lujuria, y por lo tanto del placer. 

—Veamos de qué se trata —exclamaron los otros dos al Unísono. 

—Aguardad un poco —dijo el santo varón, mientras
Bella desnudaba la roja cabeza de su instrumento para cosquillear en el húmedo orificio con la punta de su lengua. 

—Escuchadme bien —dijo Ambrosio—. El señor Delmont está enamorado de Bella. Nosotros lo estamos de su hija, y a esta criatura que ahora me está chupando el carajo, le gustaría ver a la tierna Julia ensartada en él hasta lo más hondo de sus órganos vitales, con el único y lujurioso afán de proporcionarse una dosis extra de placer. Hasta aquí todos estamos de acuerdo. Ahora prestadme atención, y tú, Bella, deja en paz mí instrumento. He aquí mi plan: me consta que la pequeña Julia no es insensible a sus instintos animales. En efecto, ese diablito siente ya la comezón de la carne. Un poco de persuasión y otro poco de astucia pueden hacer el resto. Julia accederá a que se le alivien esas angustias del apetito carnal. Bella debe alentaría al efecto. Entretanto la misma Bella inducirá al señor Delmont a ser más atrevido. Le permitirá que se le declare, si así lo desea él. En realidad, ello es indispensable para que el plan resulte. Ese será el momento en que debo intervenir yo. Le sugeriré a Delmont que el señor Verbouc es un hombre por encima de los prejuicios vulgares, y que por cierta suma de dinero estará conforme en entregarle a su hermosa y virginal sobrina para que sacie sus apetitos. 

—No alcanzo a entenderlo bien —comentó Bella. 

—No veo el objeto —intervino Verbouc—. Ello no nos aproximará más a la consumación de nuestro plan. 

—Aguardad un momento —continuó el buen padre. Hasta este momento todos hemos estado de acuerdo. Ahora Bella será vendida a Delmont. Se le permitirá que satisfaga secretamente sus deseos en los hermosos encantos de ella. Pero la víctima no deberá verlo a él, ni él a ella, a fin de guardar las apariencias. Se le introducirá en una alcoba agradable, podrá ver el cuerpo totalmente desnudo de una encantadora mujer, se le hará saber que se trata de su víctima, y que puede gozarla. 

—¿Yo? —interrumpió Bella—. ¿Para qué todo este misterio? El padre Ambrosio sonrió malévolamente.

 —Ya lo sabrás, Bella, ten paciencia. Lo que deseamos es disfrutar de Julia Delmont, y lo que el señor Delmont quiere es disfrutar de tu persona. Únicamente podemos alcanzar nuestro objetivo evitando al propio tiempo toda posibilidad de escándalo. Es preciso que el señor Delmont sea silenciado, pues de lo contrario podríamos resultar perjudicados por la violación de su hija. Mi propósito es que el lascivo señor Delmont viole a su propia hija, en lugar de a Bella, y que una vez que de esta suerte nos haya abierto el camino, podamos nosotros entregarnos a la satisfacción de nuestra lujuria. Si Delmont cae en la trampa, podremos revelarle el incesto cometido, y recompensárselo con la verdadera posesión de Bella, a cambio de la persona de su hija, o bien actuar de acuerdo con las circunstancias. 

—¡Oh, casi me estoy viniendo ya!— gritó el señor Verbouc—. ¡Mi arma está que arde! ¡Qué trampa! ¡Qué espectáculo tan maravilloso! 

Ambos hombres se levantaron, y Bella se vio envuelta en sus abrazos. Dos duros y largos dardos se incrustaban contra su gentil cuerpo a medida que la trasladaban al canapé. 
Ambrosio se tumbó sobre sus espaldas, Bella se le montó encima, y tomó su pene de semental entre las manos para llevárselo a la vulva. 
El señor Verbouc contemplaba la escena. 
Bella se dejó caer lo bastante para que la enorme arma se adentrara por completo; luego se acomodó encima del ardiente sacerdote, y comenzó una deliciosa serie de movimientos ondulatorios. 
El señor Verbouc contemplaba sus hermosas nalgas subir y bajar, abriéndose y cerrándose a cada sucesiva embestida. 
Ambrosio se había adentrado hasta la raíz, esto era evidente. Sus grandes testículos estaban pegados debajo de ella, y los gruesos labios de Bella llegaban a ellos cada vez que la muchacha se dejaba caer. 
El espectáculo le sentó muy bien a Verbouc. El virtuoso tío se subió al canapé, dirigió su largo y henchido pene hacia el trasero de Bella, y sin gran dificultad consiguió enterrarlo por completo hasta sus entrañas. 
El culito de su sobrina era ancho y suave como un guante, y la piel de las nalgas blanca como el alabastro. Verbouc, empero, no prestaba la menor atención a estos detalles. Su miembro estaba dentro, y sentía la estrecha compresión del músculo del pequeño orificio de entrada como algo exquisito. Los dos carajos se frotaban mutuamente, sólo separados por una tenue membrana. 
Bella experimentaba los enloquecedores efectos de este doble deleite. Tras una terrible excitación llegaron los transportes finales conducentes al alivio, y chorros de leche inundaron a la grácil Bella. 
Después Ambrosio descargó por dos veces en la boca de Bella, en la que también vertió luego su tío su incestuoso fluido, y así terminó la sesión. 
La forma en que Bella realizó sus funciones fue tal, que mereció sinceros encomios de sus dos compañeros. Sentada en el canto de una silla, se colocó frente a ambos de manera que los tiesos miembros de uno y otro quedaron a nivel con sus labios de coral, Luego, tomando entre sus labios el aterciopelado glande, aplicó ambas manos a frotar, cosquillear y excitar el falo y sus apéndices. De esta manera puso en acción en todo el poder nervioso de los miembros de sus compañeros de juego, que, con sus miembros distendidos a su máximo, pudieron gozar del lascivo cosquilleo hasta que los toquecitos de Bella se hicieron irresistibles, y entre suspiros de éxtasis su boca y su garganta fueron inundadas con chorros de semen. La pequeña glotona los bebió por completo. Y lo mismo habría hecho con los de una docena, si hubiera tenido oportunidad para ello.

Memorias de una pulga (Anónimo, París 1876)


 (Continuará…)



============================================================================================================================================


5 comentarios:

María Perlada dijo...

Bella está en sus anchas, disfrutando de los manjares de la lujuria, con sus compañeros de juego tan sementales, no la falta de nada, poseída por cada rincón de su cuerpo, disfrutando como una glotona :-).

Un placer estar en la mansión, mi querido amigo Sayiid.

Un beso dulce de seda.

* dijo...

Como suele decirse: "no hay pan pero hay para hostias..." Y aquí, ella se las enfunda a pares... ¡Por la gloria del Señor!
Esta moza cada día está más desmelenada. Vamos, como que creo que es vez de ser usada, más bien usa. Y es más maquiavélica que su mentor. No le va a bastar con lo que esconden las sotanas y faldones de sus depravados "inquisidores", sino que en breve va a contar con los delicados encantos de Julia... Y me temo, puede que me equivoque, que sea mucho mejor que Bella (creo que esto ya os lo he dicho antes).

Mi querido D. Sayiid, esta pulga va a morir de algún ataque. Creo que se va a lamentar de no ser hombre y cura.

En fin, voy a acercar un farolillo cerca de la escalera no vaya a ser que con esto de mirar de un lado para otro, tropiece y me lleve un susto :-)

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid, de eso que me han gustado tanto: Puros pero llenos de Pecado.

Sayiid Albeitar dijo...

Bella, mi querida María, nos ha resultado ser más libidinosa que sus propios maestros, y en poco tiempo ha de superarlos en conocimientos y lujuria, pues ha descubierto el poder que su cuerpo y sus encantos ejercen sobre el género masculino (y probablemente también sobre el femenino).
Dicen que cuando el alumno está preparado, el maestro aparece... Y si bella tiene tantos y tan buenos maestros, no ha de ser sino porque ella es una alumna aventajada :-)

PD: El placer es mio de tenerla, aquí, en la mansión...

Besos también para vos, mi querida amiga :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida lady PI, como ya le decia a nuestra querída amiga maría, yo también pienso que bela le ha de dar "sopa con hondas" a sus lujuriosos maestros.
Se ve que la chiquilla tiene aptitudes y actitudes, y seguro que va a seguir haciéndonos gozar con sus excitantes aventuras...
Y si, estoy de acuerdo con vos..., con una mujer así delante, mejor ser hombre y cura, o incluso monja, que ser pulga...
pero ya se sabe que Dios da pan a quien no tiene hambre y pañuelo a quien no tiene mocos...

PD: Si se tropieza y se cae por el hueco de la escalera, no tenga miedo, que he dejado una colchoneta abajo para que no se lastime... Sería una pena que su blanca piel se dañara por una mala caída, cuando podría ser adornada por la acción de la fusta que dejaría deliciosas marcas rojas en sus lácteos glúteos...

Besos, mi querida Lady PI, de los que os gusten, pues, esta noche, os los habéis ganado ;-)

* dijo...

Arreboles me produce, D. Sayiid :-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________