Prologo de El Libertino

lunes, 26 de octubre de 2015

Mis queridos amigos y amigas de la mansión…, como bien sabéis, siempre me ha gustado presumir de ser un descarado ladronzuelo de esas pequeñas obras de arte que encuentro por aquí y por allá. Aparte de los grandes clásicos y de los autores consagrados, nunca he dudado en traer a la mansión las hermosas obras de mis más queridos amigos y amigas, sustrayéndolas de sus casas para que todos podáis disfrutarlas. Ellos y ellas, conociendo mi desvergüenza, nunca me han afeado mis hurtos, lo cual les agradezco, porque saben que mis intenciones son buenas. Pero, al fin y al cabo, siempre son pequeños robos cometidos con alevosía y nocturnidad…
Pero hoy, mis queridos y queridas visitantes de la mansión…, hoy es un día especial, porque lo que hoy os traigo es una oración, un credo, una plegaría que mi querida amiga, lady PI, nos ha regalado sólo para nosotros. Una jaculatoria que aún no ha publicado en su blog, y que me ha permitido estrenar aquí para todos vosotros. Y encima, mi querida amiga, que hasta ahora nunca se ha atrevido a bajar a las mazmorras de nuestra mansión, nos regala un credo que podría convertirse, fácilmente, en la oración de cabecera de cualquier dama sumisa…
Gracias, milady. Gracias por vuestro regalo, cuyo valor para mi es incalculable, y gracias por acercaros a un mundo que, si bien no os es ajeno del todo, sí que sé que no os es tan sencillo de manejar para vos como otros. Por todo ello valoro aún en mayor medida vuestro presente, y os mando un beso muy especial desde la mansión.
Gracias, mi querida amiga, por ser siempre vos misma…

Sayiid

====================================================================================================================================




Credo a Vos


Creo en Ti, Mi Señor.
A tus pies me postro y para tu gozoso placer me entrego.
Te alabo en mi honra y en mi súplica.
Entrega plena la mía: Mi carne,  mi voluntad y mi alma.


Mi Señor, no he de caer pues Tú me elevas y sostienes.
Tú descubres cada uno de mis más oscuros recovecos.
En tus manos encomiendo mi voluntad
y me llevas a la complacencia del placer, de la lujuria,
de los Pecados más consentidos.


Te bendigo a Ti, Mi Señor, 
con las lágrimas de mis ojos,
bendito placer de tu gloria,
con las lágrimas de libídine,
en el tacto de tus voluntades.




Te adoro, te glorifico… Gracias te doy, Mi Señor,
por ser yo tu elegida, la primera entre todas,
la más puta de las putas.


Mi Dios, Mi Señor, Mi Amo, Mi Dueño…
Que me haces grande y enervas mi Pecado en el lustre de tus artes,
con la caricia de la fusta, de la espuela y el anudado de tus cuerdas;
y en las engendras de tu carne se abren mi criptas.


Piedad te reclamo pero acepto tu Castigo,
divino Castigo que me hace Tu Puta,

porque solo Tú eres Mi Señor.




Andaba perdida hasta que te hallé y tu guía me tendiste.
Horadas mi carne y traspasas mi alma, mi alma que ya es tu alma.
Enciendes velas que sacralizan mi piel y de tu mano niego mi temor.


Soy tu sierva, Mi Señor, heme aquí.
Tuya soy, más tu esclava más libre,
pues en condescendencia te entrego mi libertad
y soberana soy en esa mi voluntad cedida.
Sumisa soy a tu voluntad. Sea en mí ella.
Así supe, Mi Señor, que soy más libre en las cadenas que a Ti me atan.


Mis ojos pecadores Tú ciegas con sedas negras y carmesíes.
Mis labios hinchados de tu cuajo reclaman.
Mi vuelo más alto es desde que a tus pies me postro y,
aunque mis heridas sangren, a Ti me entrego

luego a Ti me sueldan esos hilos que Tú manejas.




Maestro eres para mí.
Pío te muestras en tu cuidado hacia mí
y, así, reverencia te otorgo hasta que mi frente toca el suelo.


Tuya, yo. Entera de Ti, Mi Señor.
A tus pies me arrodillo.
Ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amén.


(Lady PI)


============================================================================================

9 comentarios:

* dijo...

Señor de la Mansión...
Me ha emocionado ciertamente.
Si mi plegaria le merece admiración, no menos es la que yo siento por usted y por cómo siempre me ha tratado: Como a una Señora.

Es raro dejarme sin palabras pero también es cierto que hoy me siento verdaderamente azorada pues solo son unas palabras, una promesa hecha y yo, mi querido Sayiid, soy mujer de palabra.
Para mí es un verdadero orgullo poder estar en esta casa y hacerla un poco mía. Sí, tiene razón, no me acerco por las mazmorras ni con invitación. Es verdad que este mundo me viene grande y que lo llevo como puedo para poder plasmarlo en mis escritos pero soy observadora, aprendo y me dejo asesorar por quien de verdad puede hacerlo.

Así que mi querido D. Sayiid, solo me queda mostrarle mi gratitud por las palabras que me ha dedicado y por brindarme, como siempre, la dicha de ser su amiga desde hace tiempo. Hemos creado pilares tan sólidos y nos admiramos y respetamos tanto que ni Hércules en su mejor día podrá derribarlos.

Mil gracias, mi querido D. Sayiid, mil gracias a usted.
Le dejo un Beso de Pecado, pero ya sabe BPP como un bombón del mejor chocolate y con el mejor lícor.

Alma Baires dijo...

Cuando La leo... cuando Te leo... cuando Los leo, quedo sin palabras, así de simple, así de real.

Por eso, a veces me avalgo de palabras de otros. En este caso fue leerlas y sentir que eran para ustedes dos. Por eso se las regalo y dedico.

"Nadie podía entender cómo era posible que conociéndose desde tantos años, tantos rincones del alma, hayan decidido ser sólo amigos. Y es que pocos entenderían que encontraron en la amistad un lazo irrompible, algo tan puro e inmaculado. Pocos entenderán que entre la amistad de un hombre y una mujer también hay amor."
(Ulises Sánchez)

Con todo mi afecto para una Amiga y para vos Sayiid, que ya sabes que te aprecio y admiro. Besos a repartir.

María Perlada dijo...

La verdad es que es un goce el poder disfrutar de las letras de Mag, aquí, allí o donde haga falta, porque siempre es un placer leerla, escribe genial, tiene una maestría increíble, y la verdad es que a mí me inspira cuando la leo, que empiezo a latir escribiendo ni sé hasta dónde, pero me dejo llevar.

Así que poder disfrutar, una vez más, de las letras de Mag, es todo un privilegio para mí, gracias, mi querido amigo Sayiid por traernos aquí el arte de nuestra querida Mag.

Maestro, Dios, Amo, Señor y mucho más lo eres para Ella, Tu Sierva, Tu Esclava, a tus piés, de rodillas, para que hagas de ella lo que tú quieras a tu voluntad.

Me encantó el Credo, Amén.

Besos pecaminosos para Mag, y besos dulces de seda para ti.

Cirano69 Bergerac dijo...

Cada día su Mansión mi maese amigo se engalana de sublimes y magníficos adornos tanto de escritos propios como ajenos y esta vez no me queda otra que dar mis más emocionado agradecimiento a la dama en cuestión con reverencia de admiración, gracias Lady PI, y déjese ver más amenudo ya no por las mazmorras sino por todos los habitáculos de la Mansión de mi buen amigo Sayiid. Y a usted maese amigo enmarque dicho credo en la mejor habitación. . Un fuerte abrazo a ambos

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida lady PI, soy yo el que ha de estar agradecido a vos por tan fermoso regalo.
Y aunque no se acerque, ni por asomo, a los oscuros sótanos de la mansión, eso no es óbice para que su talento luzca a raudales, toque el tema que toque, pues el arte reside en vos, no en los temas que os ocupen.
Así que da igual que habléis de sumisión o de religión, o de las margaritas del campo.
Todo lo que toca vuesa pluma ha de convertirse, por fuerza, en algo bello y sensual...

Un abrazo, mi querida amiga, y un beso que selle, una vez más, ese tesoro tan grande que tenemos vos y yo, y que no es otro que nuestra siempre sincera amistad.

Sed siempre feliz, y a ser posible, sedlo cerca mía.

Besos desde la mansión :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida lady Alma...
Gracias por tan hermosas palabras que nos traéis a la mansión y que tan bien vienen al caso, pues es así, pues entre nuestra querida amiga, lady PI, y nos, existe un vinculo eterno que nos lleva a poder ser lo que somos y no necesitar nada más.
Es algo tan especial y tan bello que nada ni nadie podría desbaratarlo.
Vos lo sabéis, como yo se que sois una gran mujer y una gran amiga, y que siempre seréis bienvenida y bienhallada en esta, mi humilde mansión.

Besos, mi querida lady Alma, y no cambiéis nunca, pues así sois, sencillamente, perfecta.

Sayiid Albeitar dijo...

Así es, lady María.
Da igual el lugar donde sea, lo que de verdad importa es gozar con las palabras y las ideas de nuestra querida amiga.
Y si yo presumo de tenerlas aquí, es por que para mi es todo un privilegio que haya escogido mi humilde casa para darlas a conocer al mundo.
Quizás peque de egoísta, o incluso de ególatra, más no puedo sino henchirme de orgullo al saber que esta oración se leyó por primera vez en mi mansión.
eso, mi querida María, le da a este humilde lugar, lustre y esplendor, y una categoría de la que muy pocos pueden presumir.
Como también el da categoría tener aquí a amigas como vos, otra señora de las letras, capaz de recrear con simples palabras, los más intrincados sentimientos del alma humana.
Sin duda, soy un hombre muy afortunado por contar con tan maravillosas amigas.

besos para vos, mi querida lady maría, y gracias, una vez más, por su visita.

Sayiid Albeitar dijo...

Ahhh..., mi querido Cirano...
Cuan afortunado soy por contar en mi casa con damas de tan alta alcurnia y caballeros de tanta raigambre y prestigio bien ganado.
Dice aquel viejo refrán castellano aquello de:" Dime con quién andas y te diré quien eres"
A la vista de los amigos y amigas que visitan la mansión, no debo ser yo persona de poca alcurnia, según eso :-)
Y es que, mi querido amigo, también dicen eso de que "todo se pega, menos la hermosura", para desgracia mía, pues tampoco estaría de más que algo de esa hermosura se me pegara un poco, jejejejeje. Aunque supongo que eso ya se´ria pedir demasiado :-)
Por eso me conformo con contar con tan buenos amigos y amigas entre los que, por supuesto, os incluyo a vos en un lugar privilegiado.

Un fraternal abrazo, mi buen amigo, y gracias, siempre, por su visita. Siéntase como en su misma casa.

* dijo...

Me permito irrumpir de nuevo donde no me corresponde pero no puedo menos que sentirme halagad, terriblemente halagada por tantas bonitas palabras que sé, además,que son sinceras.
Permítame, mi querido D. Sayidd, dar las gracias a los amigos y, por su puesto, reiterárselas a usted.

Besos de Pecado

______________________________________________________________________________________________________________________________________________