Prologo de El Libertino

sábado, 14 de noviembre de 2015




El terror gana batallas pero pierde guerras, porque en el corazón de los humanos hay siempre un irreprimible anhelo de libertad.

Rosa Montero


====================================================================================================================

6 comentarios:

* dijo...

Que se contrapone a este otro sentimiento del ser humano por destrozar, por conquistar, por imponer... pero siempre ha de ganar el bien sobre el mal.

Amén.

Eva T dijo...

Lo malo es el tiempo que se tsrda en ganar al terror y lo que este se lleva por delante.

Un beso

Sayiid Albeitar dijo...

O así debería ser, mi querida lady PI..., pero por desgracia la historia nos muestra que es mas fácil que venza la barbarie y el sinsentido...
Aún así, hay que tener fe en el sentimiento que nos hace a todos iguales y esperar que, algún día, todo el horror que impera en el mundo, cese por fin, aunque sea poco probable...

Besos, mi querida amiga.

Sayiid Albeitar dijo...

Decía Francisco García Salve, que los enemigos son tanto más grandes según el miedo que nos producen y que si no tuviéramos miedo a nadie, no tendríamos enemigos...
No estoy muy de acuerdo con Francisco García, pues creo que siempre habrá enemigos mientras haya hombres, pero no debemos dejar nunca que el temor nos paralice o nos haga tan cobardes que nos convierta en animales que sólo miran por si mismos y no por los demás...
Nuestro pero enemigo es nuestro miedo, y es lo primero que tenemos que vencer para poder buscar soluciones...
No podemos dejar que nos venza el terror, mi querida Eva T. No podemos permitirnos ese lujo.

besos, mi buena amiga, y tengamos fe en el futuro por muy incierto que este nos parezca...

María Perlada dijo...

No tengo palabras referente a lo que ha ocurrido en Francia, aún tengo el corazón encogido, no, no tengo palabras para esta barbarie, porque no las encuentro, mi querido amigo Sayiid.

Un beso dulce de seda.

Sayiid Albeitar dijo...

Pues es justo ahora cuando hay que hablar, mi querida amiga, y demostrar que el miedo no nos ha paralizado hasta dejarnos inertes y a la espera de lo que vaya a pasar, sin ninguna capacidad de decisión...
Hay momento en la vida en que más vale pasarse, que quedarse cortos...

Un beso, mi querida María, y gracias por estar aquí inclusos en días como este...

______________________________________________________________________________________________________________________________________________