Prologo de El Libertino

martes, 31 de marzo de 2015




Amor sádico

Ya no te amaba, sin dejar por eso
de amar la sombra de tu amor distante.
Ya no te amaba, sin embargo el beso
de la repulsa nos unió al instante...

Agrio placer y bárbaro embeleso
crispó mi faz, me demudó el semblante;
ya no te amaba, y me turbé no obstante,
como una virgen en un bosque espeso.

Y ya perdida para siempre, al verte
anochecer en el eterno luto,
mudo el amor, el corazón inerte,

huraño, atroz, inexorable, hirsuto,
jamás viví como en aquella muerte,
nunca te amé como en aquel minuto!

(Julio Herrera y Reissig)


==============================================================================================================================

domingo, 29 de marzo de 2015




"El mejor placer en la vida
 es hacer lo que la gente 
te dice que no puedes hacer."

(Walter Bagehot)


=================================================================================================================================

viernes, 27 de marzo de 2015





El encuentro (capítulo cinco)

Marina llegó a su casa y estaba realmente extenuada...
No podía aún creer todo lo que había vivido, todas las cosas que había hecho, cada una de las situaciones en que estuvo con Eva y con su criada Isabel. En solo una tarde había experimentado todo lo que había pensado, pero jamás imaginado. Estaba llena de sensaciones y deseos, y su cabeza no la dejaba tranquila, tampoco su cuerpo...
Preparó un baño de tina; necesitaba de alguna manera relajarse y tratar de ordenar en su mente todas estas nuevas experiencias...
Se desnudó, dejando cada una de sus prendas ordenadamente sobre su cama y se dirigió al baño. Antes de entrar a la tina preparada, se detuvo ante un espejo para mirar su cuerpo, recorriéndolo con su mirada mientras lo acariciaba suavemente, pasando sus manos, que sintieron la humedad entre sus piernas, tomando y estirando sus pezones como se lo había hecho Eva, y dejando caer sus tetas una y
otra vez…
Quería mirarse..., quería mirar lo que Eva e Isabel veían en ella cuando se lo hicieron...
Excitada, entró en la tibia agua que cubrió todo su cuerpo, e inició las caricias habituales para masturbarse...
Lo estaba deseando ya largamente, y no le habían permitido hacerlo, a pesar de su extremada calentura con las dos mujeres que la disfrutaron esa tarde.
Ya en el agua, cubriendo todo su cuerpo, recorrió
largamente su anatomía, manoseó sus tetas incansablemente, apretando sus pezones como se lo hiciera Eva; le atraía ese pequeño dolorcillo que le provocaban esos pellizcos, fuertemente algunos de ellos.
Ella los repetía.
Deslizó su mano por el vientre hasta llegar a su entrepierna, abrió las piernas, e inició los masajes y caricias, separando suavemente sus labios e introduciéndose primero un dedo, luego dos..., dentro, fuera, dentro, fuera…, aprisionando su clítoris e intentando llegar al placer extremo.
Deslizaba también sus dedos acariciando su ano, que se penetraba delicadamente; lo deseaba todo; quería explotar una y otra vez...,gimiendo casi extasiada y rememorando a cada instante a Eva,  casi sintiendo como si fueran las manos de ella las que la aprisionaba posesivamente, o los movimientos de la criada, contorneándose como una posesa mientras se masturbaba para ella, o recordando el mojado beso que se regalaron, o tan solo recordando el maravilloso cuerpo de esa exquisita mulata...
Mmmmm..., se atravesaron mil pensamientos...; el
erotismo y la lujuria la llevaron a explotar y sentir como quizás nunca antes había sentido. No
pudo dejar de llevar sus jugos a su boca...
Quería saborearse nuevamente..., tal vez buscando para su paladar el sabor que le había regalado la, ahora, su Ama Eva, cuando la arrodilló y la llevó a lamer su coño, lleno de deseo que le explotaron en su cara, empapándose de ella...,entregándole sus placeres…
Marina se salió del agua, secó su cuerpo y se fue a su cama..., tendiéndose desnuda..., extenuada y
extasiada...
Durmió toda la noche...; era viernes, por lo cual no tenía que madrugar y tenía dos días para descansar y relajarse.
Marina pasó ese fin de semana sola en su piso; trató de leer, escuchar música y pensar; tenía mucho en que pensar.
Solo salió para recorrer un cercano centro comercial, para distraerse y comprar algo.
Llegó el día Lunes, y nada había sabido de su Ama Eva. Pero no dejaba de pensar en ella.
¿Que vendría luego? 
¿Qué debo hacer?
Mil pensamientos giraban en su mente, manteniéndola  inquieta.
 El lunes tarde, cuando ya estaba de vuelta de la oficina, y en su casa, sonó su móvil...; era su Ama.

- Marina, ¿cómo estás ?. ¿Cómo ha sido tu fin de semana?
 - Estás bien?,  preguntó Eva

- Si, contestó Marina; estuve en casa, tranquila y he estado muy bien, gracias.

- Quiero que nos juntemos el próximo viernes, en mi casa. Te vienes directa de la oficina y pasaremos juntas el fin de semana..., le dijo Eva

 - Muy bien, le dijo Marina, ¿deberé llevar algo de ropa y cosas personales?.
 
- No te preocupes de nada, aquí tendrás todo lo que puedas necesitar. Te espero a las 7

- Marina le respondió, ahí estaré, gracias.

Demás está decir que la semana pasó con la velocidad de un rayo...
Marina no sabía cómo prepararse para la ocasión, solo sabía que deseaba que llegara luego el Viernes y sentía que estaba dispuesta a seguir avanzando....sentía que lo quería todo.....
Igual que la semana anterior, el Viernes salió a mediodía de su oficina para preocuparse durante la tarde de su cuerpo, depilación, pelo, maquillaje, etc. De todos modos preparó un pequeño maletín donde llevó algunas cosas de aseo personal, camisón de dormir y algo de ropa interior, un par de blusas, etc.
A las siete en punto de ese día, Marina tocaba a la puerta de Eva.

Marina

(Continuará…)


==================================================================================================================



jueves, 26 de marzo de 2015




"Mujer, el mundo está amueblado por tus ojos".

Vicente Huidobro.


============================================================================================================================

miércoles, 25 de marzo de 2015




Si pudiera abrir mi gruesa flor 
para ver su geografía íntima,
su dulce orografía de gruesa flor:
si pudiera saltar desde los ojos
para verme, abierta al sol,
si no me golpeara de pronto, en la mejilla,
esta reunida sombra,
esta orilla de silencio
que es lo que ciertos pañuelos a la lágrima,
un aposento blanco, descubierto.

Si pudiera quedarme abierta al sol
como el sencillo mar
y alta, recién nacida hija del agua,
creciera mi color al pie del agua.
Por qué no he de poder desnudarme los pies
en una casa en que los alfabetos ascienden
por el labio a la palabra, y en que duendes de menta,
sirven té verde y florecida sombra.

Por qué no he de poder
desnudarme los pies en una casa
en que todos los días
un año desviste su estatura melancólica,
y en que la costa azul de un relicario
guarda el retrato de un vecino de mayo que se ha ido.

Sin embargo
no puedo desnudarme los pies en esta casa
ni poner sobre la mesa el corazón.
Pero puedo abrirme como una flor
y saltar desde los ojos para verme,
abierta al sol.


(Eunice Odio)


=================================================================================================================

martes, 24 de marzo de 2015




"Una mujer con imaginación es una mujer
 que no solo sabe proyectar la vida de una 
familia y la de una sociedad, sino también
 el futuro de un milenio".

Rigoberta Menchú.


============================================================================================================

lunes, 23 de marzo de 2015




El encuentro (capítulo cuarto)

Al comprobar que Marina estaba excitadísima y entregada a sus deseos, Eva llamó a su criada:

- Isabel...

Marina se sorprendió al escuchar el llamado de Eva, no sospechaba que habría otra persona en la casa.

Al minuto apareció Isabel, la criada de Eva. Una mulata con un maravilloso cuerpo color ébano, pelo negro suelto y vestida con un inmaculado delantal blanco..., solamente .

- Si señora;  dijo Isabel...; diga usted

Isabel, Marina quiere conocerte, quiere que te masturbes para ella como tan bien sabes hacerlo...

- Si señora, respondió Isabel...

Las manos de Eva sintieron en el cuerpo de Marina el impacto que le había producido esta situación que no se esperaba ni imaginaba. Marina se puso muy tensa.

- Relájate putita mía..., solo deberás mirar y disfrutar...; así se van cumpliendo tus deseos, le dijo a Marina, mientras seguía manoseándola por todo el cuerpo..., siempre teniéndola abrazada por detrás de su cuerpo, sus manos en sus tetas, apretando con suavidad los duros pezones.

Isabel se acercó a ambas quedando de pie frente a Marina y suavemente se sacó el delantal blanco que llevaba dejándolo caer....para quedar totalmente desnuda ante ellas.

Marina recorrió con su mirada todo el cuerpo de Isabel, comprobando lo que ya sabía, que tenía un cuerpo delicioso que ni en sus sueños habría imaginado.

Isabel con la vista clavada en los ojos de Marina empezó con sus manos a acariciarse, tomando una y otra vez sus pezones para soltarlos y darle movimiento a sus tetas....excitando más y más a Marina.
Luego separó sus piernas y bajó la mano a su coño, perfectamente depilado, y empezó a acariciarse, suavemente al principio...,y aumentando el ritmo después, sin despegar a la mirada de Marina, la cual ya estaba extasiada con la criada.

Mientras, Eva manoseaba apasionadamente a Marina y le susurraba al oído...:

- ¿Te gusta?. ¿Dime que sientes…, putita mía...?. ¿La deseas?. ¿Quisieras que fuera tuya ?. ¿Quisieras sentir sus manos ?

Marina solo asentía y gemía. La lujuria se había apoderado de ella..., su cuerpo ya casi no le respondía..., sus muslos ya estaban mojados por el correr de sus jugos que emergían calientes entre sus piernas. Mientras Eva lamía sus orejas , siempre susurrándole...:

- ¿Quieres ser mi perra ?. ¿Deseas entregarte a mis deseos ?. ¿Te gusta que te diga perra ?. ¿Estás dispuesta a todo ?. Dime, perra, si deseas entregarte a mis deseos y lujurias....

Marina solo asentía y se dejaba llevar por la lujuria que había invadido su cuerpo, ya entregado a Eva.

Mientras tanto, Isabel se había tendido sobre la alfombra, frente a Marina, que la miraba extasiada. Ya estaba delirante y caliente al mirar a su dueña que tenía a Marina en su poder y gemía mientras se masturbaba desenfrenadamente frente a ambas, contorneando su hermoso cuerpo..., hasta que con un gemido descomunal, explotó, desbordando sus calientes jugos que chorreaban entre su mano y sus muslos........

- Ven aquí Isabel, le dijo Eva. Acércate a Marina. Ella quiere saborearte…

Isabel extendió su mano mojada de calientes flujos y llevó sus dedos a la boca de Mariana..., quién lamió sin cesar los dedos con el néctar de Isabel…

- ¿Te gusta perra ?, preguntó Eva a Marina...

- Siiii..., replicó Marina; es maravillosa…

- ¿Quieres un beso de Isabel ?, le preguntó.

- Si..., respondió Marina..., casi con la respiración cortada ....

- Isabel, Marina quiere que la beses, le dijo a su criada...

Isabel se acercó a Marina y pegó su cuerpo al de ella, uniendo sus labios a los de Marina, la cual se dejó llevar. La tomo de la cara y cruzaron lenguas, ambas excitadas y desenfrenadas, sintiendo sus cuerpos.
Era un locura ver a Marina entre dos mujeres que la abrazaban..., algo jamás ni soñado por ella.

Los deseos y pensamientos de Marina, aquella noche, habían sido sobrepasados más allá de todo lo imaginado.

- Gracias Isabel, puedes retirarte ya, le dijo Eva a su criada.

Isabel se separó de Marina, recogió su delantal y se retiró..., momento en el cual Marina pudo observar el exquisito culo , torneados muslos y hermosas piernas de la criada.

Eva soltó a Marina y poniéndose ahora de frente  a ella, la abrazó y le dio un apasionado beso.

- Espero que esta experiencia de hoy te haya gustado; esto significa ser mía…, este es el principio;  hoy has podido mirar lo que deseabas, hoy has empezado a sentir parte de lo mucho que aún deberás aprender, hoy estás empezando a ser mía, hoy estás empezando a conocer el verdadero placer…, le decía, mientras intermitentemente la besaba, lamía su cara, manoseaba sus tetas, pellizcaba sus pezones...
- Tienes mucho aún que aprender...,y día a día podrías llegar a sentir y tener más y más placer, lujurioso...,delirante...,pero solo si estás dispuesta a aprender..., si estás dispuesta a entregarte..., si deseas de verdad ser mía..., si de verdad quieres que yo sea tu dueña.
- De verdad…, dime si lo deseas..., dime si es lo que más deseas...

Marina, delirante aún de tanto placer  le respondió:

- Si, de verdad lo deseo.

Y continuó con su respiración entrecortada por los gemidos y los placeres que sentía mientras le hablaban, la besaban y manoseaban todo su cuerpo.

- Pues bien, si de verdad lo deseas con toda la fuerza de tu cuerpo, alma y corazón, arrodíllate ahora ante mí y repite lo que te diré :

 - Ama Eva, me arrodillo ante usted en señal de total entrega a sus deseos. Desde ahora le pertenezco y le obedeceré en todas y cada una de sus órdenes y deseos. Su sumisa Marina, a sus pies.

Marina repitió cada una de las palabras de Eva, sin saltarse ninguna de ellas y sin separar por un segundo su mirada de los hermosos ojos verdes de Eva…, desde ahora,  Ama Eva.

Dicho esto, Eva tomó a Marina de su pelo y llevó su cabeza entre sus piernas separadas y le dijo:

- Perra, lame a tu Ama; por hoy tendrás el placer de sentir el sabor de tu Dueña.

Marina con su cabeza entre las piernas de Eva, lamió incesante el coño mojado de Eva, siguiendo los movimientos que con sus manos le empujaba su cabeza, su lengua y cara, restregándose como nunca antes lo había hecho. Eva doblaba sus piernas de puro placer, sintiendo la lengua vigorosa de Marina que le entregaba infinito placer..., explotando y mojando completamente su cara con el caliente néctar de su Ama

Después la tomó luego y le ordené ponerse de pie y le dijo:

- Marina, ahora te vistes y vuelves a tu casa. Te llamaré para avisarte cuando deberás volver  a visitarme, tendrás ese día tu primera sesión...


Marina

(Continuará…)


==================================================================================================================



domingo, 22 de marzo de 2015




Aquellos que ven en cada desilusión un estímulo para mayores conquistas, ésos poseen el recto punto de vista para con la vida.

(Johann W. Goethe)

===================================================================================================================
Enhorabuena al Barcelona CF por su victoria y al Real Madrid CF por su lucha, su entrega y su espíritu irreductible. Esto no ha hecho nada más que empezar… El Madrid nunca se rinde…
===================================================================================================================

sábado, 21 de marzo de 2015




FELICIDADES


Naciste con la primavera,
flor de las sumisas,
señora de la mansión,
de mis ojitos la niña.


En el día de tus días,
festejamos en la mansión,
que nacieras para mi,
sayuri de mi corazón


Y bendigo a tu madre,
y a tu padre también,
por criar a su niña,
que me regala su bien


Felicidades, sayuri,
felicidades de corazón,
que cumplas muchos más,
y que lo festejes, con todos nosotros,
en esta, tu querida mansión.

(Besos del Satiricón)


==============================================================================================

viernes, 20 de marzo de 2015

Tercera entrega de “el encuentro”. Marina y Eva van estrechando lazos y se dejan arrastrar por la lujuria y el deseo y, quién sabe, quizás por algo más profundo e íntimo entre las dos.
Es momento de descubrimientos, de cumplir fantasías, de conocerse a una misma…
¿En que acabará esta relación?
Si queréis saberlo, sólo aquí, y gracias a Marina, tendréis la respuesta…
Feliz velada en la mansión

Sayiid

=========================================================================================================================




Marina ya relajada se dejó llevar; estaba sintiendo la intensidad en la que había pensado tanto, todo lo que había leído de alguna manera empezaba a suceder......lo imaginado se hacía realidad, lentamente empezaba a disfrutar el estar y sentir a otra mujer.........

Eva, sonriendo, miraba a Marina y no dejaba de recorrer su pelo, su cara, sus hombros y la iba acariciando con suavidad; la tomaba de las manos y se las llevaba a su cara para que ella la acariciara también, y Marina entraba en el juego de las caricias abrazando a Eva, quien manejaba la situación.

Ambas abrazadas se besaban apasionadas; las manos de Eva recorrían la espalda de Marina, apretándola contra su cuerpo y sus senos quedaban juntos, muy juntos.
Eva se separó un momento y se puso de pie, tomando a Eva de la mano para que hiciera lo mismo. Se puso detrás de Marina y la abrazó desde su espalda tomando todo su cuerpo, y puso sus manos sobre el vientre de Marina, apretándola contra su cuerpo , manoseándola hasta llegar a sus senos. Descubrió que estos eran firmes y de buen tamaño. Pudo sentir en la palma de sus manos que los pezones de Marina se endurecían a medida que apretaba esos senos inexplorados.

- Te gusta?,  preguntó Eva

- Mucho,  respondió Marina, dejándose acariciar.

A la vez que la manoseaba, lamía y besaba su cuello, mordía suavemente su oreja y le susurraba suavemente al oído...: 

- Me gustas cariño...; estaba deseando tomarte…; quiero hacerte mía…; déjate llevar amor...

Marina solo suspiraba y asentía...dejándose acariciar....dejándose llevar...

Con sus manos fue desabotonando uno a uno los botones de la blusa de Marina, hasta soltar totalmente la blusa, para luego decirle a Marina...:

- Sácate la blusa...

Marina obedeció sin decir palabra alguna...; solo obedecía algo que estaba deseando, sentir las manos de Eva sobre su piel...; solo sabía que lo que estaba sintiendo era lo que deseaba sentir desde hace mucho tiempo, y su piel se erizaba con nuevas sensaciones.
Eva seguía acariciando a Marina a quien tenía pegada a su cuerpo y con suaves pasos retrocedió por el salón, sin soltarla, hasta apoyar su espalda sobre el muro. Ahí se apoyó y pegó más el cuerpo de Marina al suyo para sentirla con más intensidad aún.

Marina, entregada a las caricias y manoseos de Eva, sentía los lamidos en el cuello que la excitaban como nunca antes, y ya sentía la humedad entre sus piernas.
Eva soltó el sujetador de Marina quien sin esperar se lo sacó, dejando sus tetas enteramente desnudas a disposición de Eva.
Eva las tomó con ambas manos y se las manoseaba, haciendo de esa acción todo un arte, dejando el duro pezón entre sus dedos anular y mayor, para poder ir apretándolos suavemente y lograr que Marina sintiera esa deliciosa sensación. Eva los apretaba suavemente, aumentando la presión.
Marina tenía unos hermosos pezones café claros con una perfecta aureola.
Eva tomaba las tetas de Marina, levantándolas de los pezones para luego soltarlas y dejarlas botar.....una y otra vez.
Que delicia de movimiento.
Eva soltaba las tetas y recorría luego con sus manos el cuerpo de Marina....bajando a su vientre, explorando su ombligo...todas sensaciones nuevas para Marina quien se encontraba extasiada con nuevas sensaciones tan deseadas.....

Luego Eva bajó sus manos y soltó la faldita de Marina y la dejó caer...dejándola solo con sus bragas ya húmedas..., las cuales no tardó en sacar para dejarla completamente desnuda.
La separó por un momento y Eva se sacó la túnica que llevaba......quedando completamente desnuda.
Se puso frente a Marina y ahí pudo mirarla completamente desnuda, comprobando que tenía un hermosos cuerpo, depilada perfectamente como a ella le gustaba...

- Eres una delicia de mujer...; déjame hacerte mía...; déjame enseñarte a que seas totalmente mía...

- También eres muy hermosa y me haces muy feliz con todo esto...; sí..., si, deseo ser tuya..., y
se abrazaron pegando completamente sus cuerpos, cruzando sus piernas, sintiendo la intensidad que ambas deseaban. Los pezones de ambas endurecidos....las tetas se masajeaban y apretaban.....

Eva tomaba a Marina poniendo sus manos en el culo de Eva, casi levantándola para pegarla más aún a su cuerpo.
Se besaban apasionadamente, lamiéndose incansables, explorándose las bocas con las lenguas casi descontroladas.
Eva empezó a lamer las tetas de Marina, succionando y mordiendo sus pezones entregados completamente al placer. Marina suspiraba y se dejaba llevar completamente entregada a las caricias y a la boca de Eva.

Eva nuevamente soltó a Marina y la tomó por la espalda afirmada nuevamente contra la pared y así pudo nuevamente tomar sus tetas con las manos para jugar con ellas, levantándolas y soltándolas..., una y otra vez. Marina se dejaba hacer, casi no podía creer que todo era realidad, que estaba sintiendo placeres nuevos tan deseados.

- Te gusta ser mía?, le preguntaba nuevamente Eva

- Siii..., respondía Marina...

- Quieres ser mi putita ?

- Siii..., respondía Marina..., empezando a gemir de placer

- Quieres que sea tu dueña, amor ?

- Ya lo estas siendo, respondió Marina, entregada totalmente

Eva no cesaba de manosear todo el cuerpo de Marina quien al estar abrazada por detrás, con sus manos empezó a tratar de manosear a Eva.
- No aún, le dijo Eva...; solo yo te diré cuando podrás hacerlo...

Eva bajó su mano y la metió entre las piernas de Marina y comprobó que estaba ya más que húmeda. Paso la mano entre sus labios vaginales mojando sus dedos completamente..., los que enseguida llevó a la boca de Marina...

- Prueba tu sabor..., le dijo, metiendo el dedo en la boca de Marina, quien lo lamió

- Te gusta?    
- Si..., contestó Marina...

- Es tu sabor putita mía...; me gusta que lo saborees..., me gusta que te vayas acostumbrando..., ya conocerás el mío...;
además, me gusta que estés depilada..., así deberás estar siempre..., así te deseo para mí.

- Si, contestó Marina, gimiendo y casi sin poder creer hasta donde estaba llegando con sus sentimientos de placer, y cumpliendo tantos deseos de tanto tiempo...; sus primeros deseos..., pues tenía muchos más que rondaban sus pensamientos .

Mientras Eva manoseaba todo el cuerpo de Marina, le dijo...:

- Aprieta ese culito a mi cuerpo..., quiero sentirte más y más mía. Tu solo déjate llevar, haz lo que yo te diga, tus manos deberán esperar mis órdenes.....

Marina se empeñó en pegarse totalmente y el sudor de la pasión de ambas hacía que sus cuerpos resbalaran casi lujuriosas.

- Te gusta masturbarte perrita mía?,  preguntó Eva

- Si, contesto Marina..., que seguía en constante movimiento, manoseando el cuerpo de Eva

- Cuando lo haces?, preguntó Eva.

- Todos los días, contestó Marina...; desnuda en mi cama..., a veces leyendo y otras veces mirando algún video de chicas haciéndolo...

- Te gusta mirar cómo se masturba una chica?, preguntó Eva

- Solo lo he visto en videos..., contestó Marina...

- Te gustaría mirarlo en la realidad?. Que una mujer se masturbe para ti?. Para que la puedas mirar?

- Sí, me encantaría poder mirar...., imaginando que Eva se masturbaría delante de ella.

- Te regalaré ese placer putita mía...

Marina

(Continuará…)


==================================================================================================================


jueves, 19 de marzo de 2015





Ven
Amado

Te probaré con alegría.
Tú soñarás conmigo esta noche.
Tu cuerpo acabará
donde comience para mí
la hora de tu fertilidad y tu agonía;
y porque somos llenos de congoja
mi amor por ti ha nacido con tu pecho,
es que te amo en principio por tu boca.

Ven
Comeremos en el sitio de mi alma.
Antes que yo se te abrirá mi cuerpo
como mar despeñado y lleno
hasta el crepúsculo de peces.
Porque tú eres bello,
hermano mío,
eterno mío dulcísimo,
Tu cintura en que el día parpadea
llenando con su olor todas las cosas,
Tu decisión de amar,
de súbito,
desembocando inesperado a mi alma,
Tu sexo matinal
en que descansa el borde del mundo
y se dilata.

Ven
Te probaré con alegría.
Manojo de lámparas será a mis pies tu voz.
Hablaremos de tu cuerpo
con alegría purísima,
como niños desvelados a cuyo salto
fue descubierto apenas, otro niño,
y desnudado su incipiente arribo,
y conocido en su futura edad, total, sin diámetro,
en su corriente genital más próxima,
sin cauce, en apretada soledad.

Ven
Te probaré con alegría.
Tú soñarás conmigo esta noche,
y anudarán aromas caídos nuestras bocas.

Te poblaré de alondras y semanas
eternamente oscuras y desnudas.

(Eunice Odio)

=================================================================================================================

miércoles, 18 de marzo de 2015




"Como ya es usual, detrás de cada idiota
 siempre hay una gran mujer".

John Lenon


==========================================================================================================================

martes, 17 de marzo de 2015


Nueva entrega del “renacer” de Marina a su nueva vida, guiada por su “maestra” y amiga Eva.
Pura sensualidad en las palabras de nuestra querida amiga…
La relación va avanzando… ¿no sentís curiosidad?
Sayyid

==============================================================================================================



Ese viernes, Marina se levantó nerviosa pero a la vez muy ansiosa. No sabía siquiera que ropas usar para ir a casa de Eva: ¿elegante? ,¿deportiva?, ¿sexy ?, ¿algo atrevida ?
 La verdad es que mil pensamientos atravesaban su cabeza, pero finalmente salió en dirección a su oficina, donde debía terminar asuntos de la semana.
Solo trabajó medio día y volvió a su casa, quería estar tranquila y ordenar sus ideas. Finalmente decidió vestir sencillamente: una blusa blanca de botones, falda azul y tacos negros. Y de ropa interior, sujetador blanco que no llamara la atención al trasluz de su blusa y bragas blancas.
Quería estar bien presentada por lo que dedicó la tarde a su cabello, darse un buen baño relajante y algo de maquillaje, nada llamativo, pero si cuidado.

Llegó la hora de partir a casa de Eva y, llena de confusiones, partió rumbo a su cita. A las siete en punto tocó a la puerta del piso y Eva la recibió

- Marina, que gusto de verte; me alegro hayas decidido venir y te felicito por tu puntualidad, le dijo mientras la tomaba de la mano para acercarla y darle un beso en su mejilla.

- Gracias, también yo estoy contenta de haber venido, replicó Marina

Eva vestía con una túnica larga que la cubría desde sus hombros hasta sus tobillos; blanca y muy suelta, descalza.

- En casa me gusta vestir cómoda y con ropa muy suelta y sobre todo, descalza; me  siento así más libre. Pero por favor, ponte cómoda.

Marina se sacó la chaquetilla azul que llevaba, quedando con su blusa y falda, que al sentarse, dejaba mostrar sus muslos.

- Hermosas piernas tienes Marina

Marina se sonrojó y dio las gracias por el comentario.

Ya instaladas en el salón, Eva conversaba animadamente con Marina, se daba cuenta que estaba nerviosa e inquieta. 

- Se te ha quedado un libro en el café; te lo tengo para entregártelo, le dijo
Marina muy nerviosa, aparte de sonrojarse, le agradeció que lo hubiera guardado para devolvérselo.

- Veo que te gusta leer sobre sexo; no te apenes, yo leo mucho y no tiene nada de malo hacerlo.
Por los temas que vi del libro, me he dado cuenta que al parecer te interesa el sexo entre mujeres; ¿alguna vez estuviste con alguna chica ?

- Nunca,  le respondió Marina.

Eva llevó la conversación muy cuidadosamente de manera de relajar a Marina, quien poco a poco fue sintiendo confianza en su nueva amistad. Le dijo que siempre había tenido mucha curiosidad y que sentía atracción por las mujeres pero que nunca se atrevió ni siquiera a conversarlo con ninguna amiga o conocida.

- No te preocupes, le dijo Eva, no tiene nada de malo. Y puedes tener confianza conmigo, yo soy lesbiana y llevo una linda vida sin problemas al respecto. Además, tu eres  muy hermosa, le dijo, mientras con su mano acarició su pelo y, tomándola de la mano y acercándose a ella,  hasta quedar ambas sentadas muy juntas en el cómodo sofá del salón .
Con su dedo índice recorrió la mano de Marina e hizo lo mismo para recorrer su cara, su frente, mejillas, labios y cuello..., bajando hasta casi acariciar el canal que separaba sus senos.....

- ¿Te ha molestado mi caricia?, le preguntó...

- No, contestó Marina, sin dejar de mirar los hermosos ojos de Eva

La verdad es que Marina al sentir el dedo de Eva que la recorría tuvo sensaciones para ella antes desconocidas y que recorrieron todo su cuerpo, pero supo disimular  cualquier sentimiento del momento;  sentía algo de vergüenza al respecto y aún no tenía tanta confianza en Eva.

Nuevamente Eva acarició a Marina, esta vez más intensamente y acercándose a su cara, pegó su mejilla a la de Marina y le susurró al oído....,¿Te gustan mis caricias ?

Sin decir palabra,  Marina asintió.........

Luego puso sus manos sobre los hombros de Marina, como masajeándola y le dijo:

- Relájate..., no pasa nada..., eres hermosa y me gustas mucho...

Marina sonrió......

Eva se acercó más aún y tomando su cara con ambas manos le dio un pequeño beso..., para luego separarse y mirar a los ojos de Marina preguntándole:

- ¿Te ha gustado ?

- Sí,  le dijo Marina.......

La tomó nuevamente y ahora si le dio un gran beso, juntando sus labios y traspasando su boca con la lengua que ya la empezaba a explorar..., a lo cual Marina se entregó respondiendo a las caricias y metiendo su lengua, tímidamente al principio, pero ya luego con pasión, en la boca de Eva.

Se besaron largamente y Eva recorría la espalda de Marina, sus brazos, la apretaba más y más a su cuerpo.....
Se separaron y se quedaron mirando. Marina estaba muy excitada; esta era su primera vez en besar a una mujer, era la primera vez que una mujer la acariciaba y su respiración se aceleraba mucho....

- Déjate llevar Marina..., deja que te enseñe a estar con una mujer..., déjame llevarte por este hermoso camino de pasión…

Marina solo asentía...casi embobada por todo lo que estaba sintiendo.

- Déjame hacerte mía........

Marina

(Continuará…)


==================================================================================================================

lunes, 16 de marzo de 2015

Una noche más en la mansión, y un nuevo y excitante regalo.
Esta vez de la mano de mi querida lady María, que con sus versos nos transporta a lugares llenos de pasión y lujuria, de deseo y fogosa exaltación.
Lugares en el que todos y todas quisiéramos estar, y a donde nos llevará nuestra imaginación a través de las bellas palabras de nuestra querida amiga.
Allí nos espera, impaciente, nerviosa, expectante…
Y allí nos dirigiremos todos y todas para agradecerle que, un día más, nos ilumine la mansión con sus sentidas palabras.
Gracias lady María y besos desde la mansión

Sayiid

===============================================================================================================================



Te espero de rodillas en el silencio de la noche,
masturbando mi mente y mi cuerpo,
entre las sabanas de mis sueños,
sobre la manta de mis ansias,
en la alcoba de la lujuria,
a escondidas de la luna,
palpitando por tu luz.


Gimiendo entre mi almohada,
deseosa de encontrar tus manos,
que me desnudan de manera salvaje,
te vas adentrando en el trono de mi boca,
degustando sorbo a sorbo mi palpitar,
inhalando la tempestad de mí deseo.


Soy mujer prohibida en tu carne,
trueno y vendaval en tu sangre,
ola creciente en tu viril hombría,
te adentras entre el oleaje de mi mar,
viajando hasta el océano de mi profundidad,
explorando tu agonía haciéndome tuya.


(María)


=======================================================================================================================

domingo, 15 de marzo de 2015




El amor del hombre es algo aparte 
en su vida, mientras que el de la 
mujer es su existencia entera.

(Lord Byron)


========================================================================================================

sábado, 14 de marzo de 2015

Mis queridos amigos y amigas… mi buena fortuna sigue en alza, y los dioses me son propicios, pues si ayer se presentaba en sociedad nuestra amiga salomé, hoy lo hace, y por la puerta grande, una vieja amiga de la mansión que por fin se ha decidido a regalarnos su buen hacer en la escritura. Se trata nada menos que de mi querida amiga Marina, que nos va a regalar una deliciosa historia con todo el encanto, la sensualidad y la pasión que ella es capaz de transmitirnos. Y lo hará en varios capítulos, para que tardemos más en saborearla, en estos días donde todo son prisas y adelantos…
Hagámoslo, pues, saboreemos esta linda historia con un café calentito en la mano y la mente abierta a todo lo que nos pueda deparar.
Gracias mi querida Marina por decidirte, por fin, a regalarnos tu maravillosa historia.
Besos desde la mansión.

Sayiid

============================================================================================================================




El encuentro

Ya eran cerca de las 4 de la tarde de ese jueves y Marina había terminado todos los trámites del día. Salió de su oficina y caminó por el sector buscando un café o algún lugar donde poder ordenar las ideas que habían rondado desde ya hace mucho tiempo  en su cabeza.
Llevaba tiempo leyendo alguna literatura erótica y mirando videos. Siempre había querido tener nuevas experiencias, le atraían mucho las mujeres, sentía deseos de probar nuevas sensaciones, y la dominación era algo que turbaba y no salía de sus pensamientos.
Marina era mujer de 37 años, soltera y cuerpo bastante llamativo. Semanalmente asistía a un gimnasio donde se ejercitaba y hacían que su cuerpo se mantuviera en perfecta forma.

Llegó al café instalándose en una mesa en una esquina bastante tranquila; había pocos comensales aún. Pidió un café y mientras sacó de su cartera un libro para distraerse. Al tiempo que tomaba su café y hojeaba su libro no pudo dejar de observar una mesa cercana donde había una mujer, mayor que ella, muy elegante y con quien cruzó miradas un par de veces, bajando instintivamente la vista. Todo esto la avergonzaba bastante.

Sus pensamientos de deseos no se alejaban de su cabeza, al tiempo que pidió otro café y nuevamente cruzaba miradas con la mujer quien esta vez esbozó una sonrisa que hizo que Marina se sonrojara.
No pasaron más de un par de minutos en que la mujer se puso de pie acercándose a Marina

- ¿Me puedo sentar contigo?

Marina, bastante inquieta asintió sin decir palabra.

- Siempre vengo a este café y nunca te había visto por aquí le dijo

Marina le respondió que era primera vez que pasaba a ese café

- Soy Eva y vivo a un par de cuadras de aquí. Me gusta conocer gente y te pido disculpas si te molesto.

- No, está bien, no hay problema, solo pasaba a descansar un poco y luego iré a mi casa

Eva era una mujer de 45 años, bastante alta, de pelo negro y hermosos ojos verdes, que era imposible no admirar. Vestía muy elegante y con un escote que dejaba vislumbrar un hermoso par de senos, que eran objeto de varias de las miradas de Marina.
No te preocupes, dijo Eva, tu eres muy hermosa también y se ve que cuidas bien tu físico. Es bueno que así seas.

Luego de conversaciones triviales, Eva le dijo a Marina:

-Me gustaría nos conociéramos mejor; me parece que eres una chica muy interesante y podríamos congeniar muy bien, al tiempo que recorría la mano de Marina con su dedo índice .
La primera reacción de Marina fue retirar su mano mientras se sonrojaba nuevamente, pero todo aquello que pensaba por estos días la hicieron retroceder y dejar ahí su mano...dejándose tocar por Eva...

Pensaba que tal vez esa era la mujer con quien podría conversar de todo esto que le estaba sucediendo, alguien con quien compartir , alguien que la pudiera guiar, pensando que tal vez Eva tendría experiencia al respecto.

Pasaba el rato y ambas seguían conversando. Eva había pedido para ambas un licor suave el cual, junto al Channel Nº 5 de Eva, la iba envolviendo en un mundo de pensamientos que a ratos no sabía adonde la llevarían. Eva ya casi no soltaba la mano de Marina a quien le agradaba la situación.

Ya se hacía tarde y Marina le dijo a Eva que debía irse pues tenía compromisos que cumplir.

- Me encantaría poder volver a vernos, yo vivo cerca. ¿Crees que podrías visitarme?

Marina titubeó al principio pero luego aceptó la invitación de Eva, quien anotó su dirección en una servilleta de papel y entregándosela a Marina le dijo

- Te espera mañana Viernes a las 7 de la tarde. Te parece bien?

Marina asintió a la invitación, esbozando una sonrisa y un tímido:
-  Gracias, ahí estaré, mientras guardaba la servilleta con la dirección en su cartera.

Al separarse de la mesa, no pudo evitar mirar nuevamente el escote de Eva.....quien se puso de pie para despedirse de Marina y darle un beso en la mejilla...
-       Eres hermosa Marina. No lo olvides, te estaré esperando mañana.

Marina también le dio un beso a Eva en su mejilla y se retiró del lugar....más turbada de lo que había entrado.....o mejor dicho, bastante aturdida por la situación.

Marina caminó un par de cuadras, no sabía que pensar con todo lo que había sucedido; lo recordaba y se sonrojaba.....pero todo le decía que algo había en esa mujer que la atraía mucho, aunque no sabía bien que pensar al respecto. También se cruzaban temores por su cabeza.., ¿y si voy?,  ¿y si no voy ? ¿Me estará engañando?  ¿Será una mujer sincera?. Por ahora solo sabía que había conocido a Eva, una mujer mayor que ella, muy atractiva y elegante, y que la había envuelto en una entretenida conversación, que la atraía y todos los pensamientos de ya mucho tiempo se venían de golpe a su cabeza.

Tomó el autobús y al rato llegó a su casa, dándose cuenta que había dejado su libro en el café, lo cual la inquietó mucho y se avergonzó más aún.  Si se lo ha llevado ella, se dará cuenta que leía sobre sexo...o tal vez solo lo guarde para entregármelo. Ufffffff..., que vergüenza grande, pensó.

Esa noche no cerró los ojos... Solo pensaba en el café, en Eva, en el libro y en lo que podrían pensar de ella...

Marina

(Continuará…)

==================================================================================================================

viernes, 13 de marzo de 2015


Buenas tardes, mis querid@s amig@s de la mansión.
Permitidme traeros hoy una interesante colaboración con una encantadora amiga que está empezando a descubrir su verdadera naturaleza…, naturaleza que, creo opinar sin miedo a equivocarme, va a ser del gusto de todos nosotros y nosotras…
Aquí os dejo, pues, este excitante relato en el cual, yo le doy la entrada, y nuestra querida amiga acepta el reto.
Espero que lo disfrutéis mucho.
Fraternales abrazos y besos, en especial para nuestra nueva “colaboradora”…    salomé

=============================================================================================================================



Esta noche saldrás de fiesta con tus amigos y amigas… ¿Qué cómo lo sé?. Eso no importa. Lo que de verdad importa es que, seguramente, yo estaré por allí, oculto en algún oscuro rincón, observándote desde la distancia. 
No te diré nada; no me haré de notar; no me verás…
Pero tú sí que te sentirás observada; sentirás un dulce cosquilleo en la nuca, como si te estuviera soplando suavemente en ella,  y pensarás, sin saber por qué, en mí…, pero desecharas rápidamente  la idea, pensando que no es posible que yo estuviera allí, observándote, desnudándote con la mirada.  
Y sin embargo no dejaras de mirar a un lado y a otro, buscando mi presencia, buscando esos ojos oscuros que es lo único que conoces de mí. Y tu nerviosismo irá en aumento a medida que esa sensación de ser vigilada se vaya incrementando. Te preguntarás si soy yo o si es algún pervertido que se ha quedado pillado contigo. Tu corazón se acelerará a medida que yo te voy diseccionando con la mirada, a medida que hago deslizarse hasta el suelo, en mi excitada imaginación, ese negro vestido que envuelve tu maravilloso y felino cuerpo de gata nocturna. 
Y entonces, cuando aparentemente todo parecería haber acabado, me verás…, sentado, observándote, y sabrás que soy yo, sin la menor duda…, y  un leve jadeo escapará de tu boca, pues comprenderás que ha llegado el momento que tanto has deseado y que tanto has temido...
Y yo me levantaré,  y sin decir palabra, me encaminaré hacia la puerta; y al pasar delante de ti, humildemente, bajaras la mirada al suelo y caminaras tras de mí. Y tus amigos te preguntaran que a dónde vas, que qué es lo que te pasa; y tú dirás que has de seguir a tu destino y que nada ni nadie puede ya impedírtelo.
Y así será, pues ese día empezará para ti una nueva vida. Y todos te mirarán, en ese gótico salón, cuando camines grácilmente tras tu Dueño. Porque ahora la certeza se ha asentado en ti. Si…, Él es tu dueño…
Y los hombres se asombraran de tu belleza y de tu entrega. Y las mujeres envidiarán el brillo de tu mirada y tu determinación. Y tú sólo tendrás en mente… empezar esa nueva vida que llevabas esperando desde siempre, sin saberlo…

Sayiid

=================================================================================================




Y entonces seguiré Sus pasos; esos pasos que me llevarán hacia mi nueva vida.
Y en ese camino recordaré por que espere…,  y entenderé que debía ser así, pues ese, y no otro, era mi destino.
 Y caminaremos por oscuras calles, por amplias avenidas, por sórdidos callejones, y subiremos colinas y bajaremos pronunciadas cuestas…, y la ciudad quedará atrás , y los tacones se hundirán  en la húmeda hierba, y el ambiente olerá a rancio musgo, cuando, de repente, Usted se para y abre la puerta de una casa pequeñita, antigua, igual a muchas de las casas que hay a su alrededor.  Y al entrar en aquella casa sentiré el olor a humedad antigua, y escucharé el eco de nuestros pasos resonando por todo el lugar…;  y Usted tomará mi mano temblorosa,  y apartando de mí todo el miedo y la  inquietud que pudiera sentir, me lleva de su mano a un nuevo comienzo, a una vida que desconozco aún.
Y en esa fría habitación, alumbrada apenas por la luz de un viejo candil de aceite,  me pide que me desnude para Usted.
 Y yo, sin pensarlo, sin meditarlo, sin plantearme si es lo correcto o no,  deslizo los tirantes de ese vaporoso vestido negro,  dejando al descubierto mis pequeños pezones marrones, duros como diamantes, que apuntan firmemente hacia Usted.
Y  Usted me mira con esa mirada de querer matarme, amarme, destrozarme, someterme…,  y yo sigo bajando mi vestido, dejándolo  caer sobre mis pies,  y quedándome vestida tan sólo con un pequeño tanga negro, de fino encaje,  unido a unas negras ligas que contornean mis muslos y piernas.
 Con una patadita, retiro el vestido de mis negros zapatos de tacón, y  me quedo así, prácticamente desnuda ante su sabia vista.
 Y Usted sabe, y to también lo sé, que no es sólo mi cuerpo lo que tengo despojado…;  sabe que también está ahí mi alma desnuda, como una ofrenda para Usted.
Y sabe, porque ya lo sabe, que quiero ser suya…, que ansío ser suya…, y que a haré todo lo que tenga que hacer para conseguirlo…
Y entonces, en medio del más absoluto de los silencios,  resuena su orden,  y yo reacciono de manera automática,  como si fuera un robot; una orden metálica que no puedo comprender,  pero que atiendo sin más, sin pensarlo, sin razonarlo…,  y me quitó las bragas y los zapatos inmediatamente..
Y usted se acerca a mí,  y toca mi carita, acariciándola suavemente entre sus manos.
Y yo quiero besar esas sabias manos, pero Usted, rápidamente, con un brusco y medido movimiento, me agarra de mi coleta y forzándome me hace descender al suelo hasta  dejarme allí de rodillas…, y luego se va.
Y yo me quedo allí sola, en el centro de la habitación, casi a oscuras…, y me siento excitada, nerviosa, inquieta, y un poco asustada.
Pero mi coño esta húmedo de excitación, y pese al miedo, siento como mis flujos, densos y calientes, chorrean por mi entrepierna hasta caer al suelo…, y ahora me siento sucia y avergonzada por no ser capaz de controlarme y dejar a su vista, de manera tan evidente, lo perra que me siento en su presencia…
El aceite del candil ha llegado a su fin, y este se apaga, poco a poco, por lo que la única iluminación de la habitación es la tenue claridad de una luna, grande y poderosa,  que atraviesa los sucios cristales de la pared que hay frente a mí.
Y en medio de ese ambiente embriagador e irreal, de pronto oigo sus pasos que se acercan a mí por mi espalda, y siento, más que veo, como se agacha y me susurra al oído, de manera firme y rotunda, que a partir de ese instante le pertenezco, que soy suya, y siento como su fusta acaricia mi excitada piel como tantas veces lo había imaginado al leer sus excitantes correos.
El olor del cuero de la fusta llena mis fosas nasales provocándome sensaciones jamás antes vividas; su agresiva suavidad recorre mi cuerpo…, mi espalda, mis pechos, mi vientre, hasta pararse entre mis muslos y avanzar, lentamente, hasta mi mojado sexo, que la moja, la empapa y la calienta.
Y entonces, sacándola dolorosamente de mi entrepierna y dejándome una dulce sensación de vacío…, acerca la empapada fusta a mi boca y me la ofrece para que la pueda lamer, para que pueda limpiarla de mis propios fluidos, y eso, desconozco porque,  me excita aún mucho más.
Me estoy comiendo a mí misma, lamiendo mi propia excitación, y mientras escucho su agitada respiración, y siento que sus ojos me miran con un fuego casi asesino.
 Y sin previo aviso me levanta, me aplasta contra la pared de manera brusca y salvaje, y sin ningún miramiento azota mi culo virgen una, dos, tres,  diez veces…
Y pierdo la cuenta de los azotes,  y lloro, y me desgarro, y quiero irme de allí, quiero huir corriendo de allí.
Odio el dolor, y me cuesta un mundo no gritar, no decirle que ya basta, que pare, que me duele mucho…,  pero su sola presencia…,  su firme disciplina…,  y deseo incontrolable de ser una buena alumna para Usted, me hacen aguantar y a la vez,  me hacen sentir más húmeda y excitada…
 Y no lo entiendo; y me quiero morir,  y gritar, y quiero huir y me quiero quedar...
Y sus recias manos me agarran fuertemente por los hombros, y me empuja la espada, y pone mis duras tetas sobre una mesa llena de suciedad y de polvo… y me siento húmeda, excitada, sucia… Me siento una perra encelada y no quiero pensar, solo quiero sentir…
Y de pronto, sin más preámbulos ni avisos, siento como se saca su dura polla del pantalón, y se folla mi castigado culo,  aun sabiendo que está intacto y que nunca nadie antes lo había usado.
Y sus embestidas son salvajes, y aunque yo grito usted ya no quiere parar…
Y siento que me está jodiendo viva, que me está follando como a un puto animal…,  y  siento el dolor de su caliente miembro penetrándome por detrás, rompiéndome por detrás, y sus manos tiran de mi pelo y me abofetea en la cara, y me escupe, y me dice que esto es lo que soy, una perra para usar, una furcia barata, una puta de arrabal… y cuando ya no puede más, estalla en una inmensa corrida que me riega por todo mi ser, y yo creo que me voy a desmayar de puro gozo, y así, siéndome suya en cuerpo y alma, sintiendo como chorea su semen fuera de mí, sintiendo su respiración fuerte y agitada como una locomotora sin control…, así me hace sentir vencedora de la batalla librada,  gracias el maravilloso regalo que me ha dado, aun sabiendo que en verdad soy  la derrotada, la sometida, la sierva…, pero sierva Suya….
Después, con suavidad, me abraza por la espalda y tira de mi cabecita hacia atrás; yo tengo todo el rímel corrido y una pinta horrorosa, pero Usted me besa en la boca,  juega con mi lengua y acaricia mis mejillas mientras yo lloro al sentir una sensación inexplicable, mezcla de dolor, de entrega, de amor y fidelidad…
Y justo en ese momento…, justo en ese lugar… justo ahí, siento que se acaba mi mundo, y que ya no quiero salir nunca más del perímetro de sus brazos…,    nunca más, yo quiero morir así!!!
Pero entonces despierto de ese sueño, y me dice que tiene que irse; quizá no lo vuelva a ver en mucho tiempo, o nunca…, pero yo me arriesgue;  yo sabía que esto era así, jamás me engañó.
Y siempre estaré esperando, amando, pensando y recordando.
Siempre por y para Usted guardando mi fingida libertad...

salomé

=================================================================================================
______________________________________________________________________________________________________________________________________________