Prologo de El Libertino

sábado, 23 de enero de 2016




La diferencia de la infidelidad en los dos sexos es tan real que una mujer apasionada puede perdonar una infidelidad, cosa imposible para un hombre.

Henri Beyle Stendhal


===============================================================================================================================

5 comentarios:

* dijo...

¿Qué quiere que le diga? Creo que un término muy relativo y con un contexto igual, disperso...
La diferencia está en que a cada uno le duele en el orgullo de forma diferente. No es igual cometerla que enterarte de que la comete el otro.
Bien está lo que bien se hace "mientras quede entre tú y yo"... podría decirse.

Besos de Pecado mi querido D. Sayiid. Ya sabe, siempre Puramente Infieles...

Sayiid Albeitar dijo...

Supongo, mi querida lady PI, que Henri habla en general, y en general es así: es más fácil que una mujer perdone una infidelidad a que lo haga un hombre, con la diferencia de que..., una mujer JAMAS olvida :-) (y esto también es una generalidad).
Somos muy diferentes, los hombres y las mujeres, para al final ser muy iguales...

Besos, siempre fieles, desde la mansión.

María Perlada dijo...

Se dice por ahí, que la mujer perdona pero no olvida, pero en cambio, el hombre no perdona y sí olvida ¿es cierto eso, mi querido amigo Sayiid? Imagino que no se puede generalizar, que habrá de todo, como en botica :-).

Un beso.

Sayiid Albeitar dijo...

Es cierto, mi querida María, aunque con algunas excepciones, pues toda regla tiene su excepción, y esta no iba a ser menos...
Esa es nuestra naturaleza, por eso hombres y mujeres somos tan diferentes, afortunadamente...
En el hombre predomina la furia del momento, la tormenta de las pasiones, el descontrol y hasta el mal genio...
La mujer, sin embargo, madura más sus respuestas, sus acciones, y jamás olvida una ofensa, sea la que sea, y siempre se la cobra, tarde o temprano...
Sois así, mis queridas amigas, y eso, sin duda, os hace más interesantes aún....

Besos, lady María, y a mi perdóneme y olvide, pues ya sabe que no hago las cosas de mala fe ;-)

María Perlada dijo...

¿Perdonarte? ¿por qué iba a perdonarte? jamás tendría nada de qué perdonarte, todo lo contrario, agradecerte mil veces por ser como eres, un auténtico caballero, mi querido amigo Sayiid.

Besos enormes.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________