Prologo de El Libertino

jueves, 14 de enero de 2016


Mientras tales escenas se desarrollaban en aquella casa, otra muy diferente tenía lugar en la alcoba del señor Verbouc, y cuando tres días más tarde el padre Ambrosio regresaba de otra de sus ausencias, encontró a su amigo y protector al borde de la muerte. 
Unas pocas horas bastaron para poner término a la vida y aventuras de tan excéntrico caballero.
Después de su deceso su viuda, que nunca se distinguió por sus luces intelectuales, comenzó a presentar síntomas de locura, y en el paroxismo de su desvarío nunca dejaba de llamar al sacerdote. Pero cuando en cierta ocasión un anciano y respetable padre fue llamado de urgencia, la buena señora negó indignada que aquel hombre pudiera ser un sacerdote, y pidió a gritos que se le enviara "el del gran instrumento". Su lenguaje y su comportamiento fueron motivo de escándalo general, por lo que se la tuvo que encerrar en un asilo, en el que sigue delirando en demanda del gran pene.
Bella, que de esta suerte se quedó sin protectores, bien pronto prestó oídos a los consejos de su confesor, y aceptó tomar los velos. 
Julia, huérfana también, resolvió compartir la suerte de su amiga, y como quiera que su madre otorgó enseguida su consentimiento, ambas jóvenes fueron recibidas en los brazos de la Santa Madre Iglesia el mismo día, y una vez pasado el noviciado hicieron a un tiempo los votos definitivos. 
Cómo fueron observados estos votos de castidad no es cosa que yo, una humilde pulga, deba juzgar. Únicamente puedo decir que al terminar la ceremonia ambas muchachas fueron trasladadas privadamente al seminario, en el que las aguardaban catorce curas.
Sin darles apenas tiempo a las nuevas devotas a desvestirse, los canallas, enfervorecidos por la perspectiva de tan preciada recompensa, se lanzaron sobre ellas, y uno tras otro saciaron su diabólica lujuria. 
Bella recibió arriba de veinte férvidas descargas en todas las posturas imaginables, y Julia, apenas menos vigorosamente asaltada, acabó por desmayarse, exhausta por la rudeza del trato a que se vio sometida. 
La habitación estaba bien asegurada, por lo que no había que temer interrupciones, y la sensual comunidad, reunida para honrar a las recién admitidas hermanas, disfrutó de sus encantos a sus anchas. 
También Ambrosio estaba allí, ya que hacía tiempo que se había convencido de la imposibilidad de conservar a Bella para él solo, y a mayor abundamiento temía la animosidad de sus cofrades.
Clemente también formaba parte de su equipo, y su enorme miembro causaba estragos en los juveniles encantos que atacaba. 
El Superior tenía asimismo oportunidad de dar rienda suelta a sus perversos gustos, y ni siquiera la recién desflorada y débil Julia escapó a la ordalía de sus ataques. Tuvo que someterse y permitir que, entre indescriptibles emociones placenteras, arrojara su viscoso semen en sus entrañas.
Los gritos de los que se venían, la respiración entrecortada de aquellos otros que estaban entregados al acto sensual, el chirriar y crujir del mobiliario, las apagadas voces y las interrumpidas conversaciones de los observadores, todo tendía a dar mayor magnitud a la monstruosidad de las libidinosas escenas, y a hacer más repulsivos los detalles de esta batahola eclesiástica.
Obsesionada por estas ideas, y disgustada sobremanera por las proporciones de la orgía, hui, y no me detuve hasta no haber puesto muchos kilómetros de distancia entre mi ser y los protagonistas de esta odiosa historia, ni tampoco, desde aquel momento, acaricié la idea de volver a entrar en relaciones de familiaridad con Bella o con Julia. 
Bien sé que ellas vinieron a ser los medios normales de dar satisfacción a los internados en el seminario. Sin duda la constante y fuerte excitación sexual que tenían que resentir había de marchitar en poco tiempo los hermosos encantos juveniles que tanta admiración me inspiraron. Pero, hasta donde cabe, mi tarea ha terminado, he cumplido mi promesa y se han terminado mis primeras memorias. Y si bien no es atributo de una pulga el moralizar, sí está en su mano escoger su propio alimento.
Hastiada de aquellas mujercitas sobre las que he disertado, hice lo que hacen tantos otros que, no obstante no ser pulgas, tal como lo recordé a mis lectores al comenzar esta primera narración, hacen lo mismo, chupar la sangre: emigré, con la nueva promesa a mis lectores de un segundo volumen, en el peregrinar por escoger mi propio alimento.


Memorias de una pulga (Anónimo, París 1876) 

(Fin) 


============================================================================================================================================

6 comentarios:

sayuri{S} dijo...

Qué pena que ya se hayan acabado las memorias de nuestra neóptera amiga, reconozco que cuando leia sus relatos terminaba hasta yo cansada jejeje... aunque estoy segura que ya encontrarás con que deleitarnos y si es de tu propia cosecha mejor que mejor (ya sabes que no me canso de leerte mi Señor ;) )

Besitos Amo

* dijo...

¿Se ha terminado? Bien... Gracias. Se me hacia ya cansada la pulga esta... Y es que las pulgas y yo siempre nos hemos llevado un poco a traspiés.

Pero como dice Su Sayuri, algo aparecerá de su mano para deleite de quienes venimos por aquí.

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid.

María Perlada dijo...

Y con esas fotos cómo quieres que lea? Si son las que me ciegan.

Ojala ahora compartas tus malvadas letras cuanto más pecaminosas mucho mejor, mi querido amigo Sayiid.

Un beso.

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida sayuri{S}..., siempre es importante aprender de los clásicos, pues en este mundo, ya casi todo está inventado y a lo más que podemos aspirar los pobres mortales que vivimos en esta época, es a buscar y mejorar aquellas cosas que nos legaron nuestros ancestros...
Y yo, mi dulce esclava, nunca me canso de aprender..., como tu bien sabes :-)
En cuanto a lo que vendrá ahora..., ni yo mismo lo se, pues no soy muy dado a hacer planes..., lo mío es más bien improvisar..., ¿verdad?
Pero seguro que algo se me/nos ocurrirá :-)

Besos y azotes, mi añorada sierva, y no descartes que cualquier día de esto me compre un hábito de monje o una sotana ;-)

Sayiid Albeitar dijo...

Y eso, mi querida lady PI?
Es que acaso la pulgas conocen secretos de vos que yo desconozco?
Será cuestión de indagar, no le parece?
Mientras tanto..., besos también para vos, mi querida amiga, y que las pulgas no os incomoden lo más mínimo, o tendrán que salir de la mansión :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida María, pero si son fotos santas y devotas, de piadosos y fervorosos frailes ejerciendo las venerables formas de expiación del cuerpo y del alma...
¿No ve vuesa merced que la perfección se alcanza a través del recogimiento y la entrega?
Y no cree vuecencia que esas chiquillas se han entregado en cuerpo y alma?
Pues si eso es así, más pías y piadosas no pueden ser las imágenes que acompañan a tan moralizador escrito...
¿No le parece a voacé?
:-)

PD: A este paso tendré que hacer una versión sin fotos sólo para vos, mi querida amiga, jejejejejejeje. Besos y feliz velada en la mansión...

______________________________________________________________________________________________________________________________________________