Prologo de El Libertino

martes, 15 de marzo de 2016




El parvulario

Amelia, no dejes las bragas sobre la mesa del despacho, por favor. Ya no tienes edad de ser tan desordenada y no te muerdas las uñas. Ven, recoge todo lo que esparciste y ponlo en el cesto. Deja ya de formar palabras con las fichas, ¿no ves que ando esperándote? Ya hace mucho que cumpliste los cuarenta y follas como una loca. Si no tuvieras ese vicio de imaginarte en el parvulario cada vez que te poseo, qué sencillo sería vestirse después del polvo y llegar a tiempo al cine. No sé qué voy a hacer contigo. Ah, y la chichonera escóndela en el armario, pronto llegará Mercedes y no quiero que empiece a sospechar que tengo un lío. Estas enfermeras se dan cuenta de todo y no es caso.

© Ruth Cañizares, 2009


=========================================================================================================================================================================

2 comentarios:

Ginebra Blonde dijo...

Jajajaja!! Claro que sí…hay que echarle imaginación, siempre!!! Los desperfectos se recogen pronto, así que a disfrutar como locos!!!

Muy bueno!!

Mil Bsosss ;-)

Sayiid Albeitar dijo...

Y que no decaiga nunca el deseo.
Como siempre se ha dicho, mi querida lady Ginebra... "la imaginación al poder !!!!"

Besos, mi querida amiga, y muchas gracias por vuesa visita.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________