Prologo de El Libertino

miércoles, 30 de marzo de 2016

Hoy es fiesta en la mansión…
Hoy nos visita mi gran amiga y aún mejor poetisa, mi siempre querida y admirada lady PI (Puramente Infiel, para los amigos).
Y como siempre, no viene con las manos vacías, sino que nos deja una de sus eróticas, excitantes, morbosas y religiosas obras, donde aúna la fe, la pasión, la entrega y el más puro sentimiento…
Aún huele el ambiente a cirios derretidos y a incienso perfumado…
Aún tenemos en la retina impresas a las manolas, con sus mantones negros, sus peinetas altas, sus medias de seda ciñendo sus largas piernas y sus zapatos de tacón alto haciendo sus culos aún más respingones y erectos…
Aún resuenan en nuestros oídos las oraciones y letanías, los rezos y las plegarias, las súplicas y las jaculatorias de los ardorosos creyentes…
Aún vibran en el ambiente los ecos de las saetas…
Aún persiste en nuestras mentes la excitación provocada por el morbo religioso…
Por eso, no queda fuera de lugar, sino que es hoy y en este instante, el momento más precioso y preciso para traer, aquí y ahora, esta excitante poesía que nos dejara, en carne viva, el alma…
Gracias mi querida Lady PI por tu regalo…
Gracias por traer tu obra a esta, sino iglesia catedral, si gótica mansión.
Que todos disfrutéis de ella…
Amén.

Sayiid

===========================================================================================================================




¿Es Pecado mi amor, Mi Señor?
¿Debo temer por mí?
No blasfemo tu nombre en pos de un deseo,
ni me vanagloria el seguirte o besarte los pies 
pues sierva de Ti soy mas no de nadie.

Espero tu gloria entre los poros de mi piel,
rendida a tus entregas y suplicando tus bendiciones,
beso en la frente que me hace Señora y Reina, Tuya, de Ti.

Goza en mí, pues, yo soy de tu Nombre…
Andaba perdida, confundida; ciega y sorda, 
 y Tú  me hiciste más digna.

Tú me prendiste de la mano y me miraste a los ojos.
Vi el mar, el viento, la lluvia, la paz, la esperanza… la Libertad.
Tú, Mi Guía, Señor.
Mi Raboni.

A Ti me entrego. A Ti me doy. De Ti soy.
Tú renaces. Tú revives. Tú te haces…
porque Tú me haces, me revives…
Nunca más pequé pues Tú me bendijiste
cuando tus dedos escribieron mi nombre 
sobre la arena del desierto
y me dijiste: “Ven, Mujer...

Y tomando con fuerza tu mano, Te seguí…
Tú,  Mi Alfa y Mi Omega.

(Lady PI o Puramente Infiel)


================================================================================================================

6 comentarios:

* dijo...

Mi querido y estimado, D.Sayiid.
Recogerme en la Mansión siempre es un placer aunque últimamente me halle entre pasillos.
Mi oración a sus ojos puede ser bella pero para mí más bella es la introducción pues ya evoca es misticismo que le sigue.
Solo darle las gracias de la forma más humilde que conozco, pues no me cabe de otra forma.
Gracias le doy, mi querido D. Sayiid.
Usted las merece. Eso y todo lo demás, sin duda alguna.

Besos de Pecado.

Ginebra Blonde dijo...

Gracias Sayiid… Por segunda vez disfruto de tan maravillosa obra, que como muy bien dices, nos deja en carne viva el alma… Mag tiene ese don…

Y así mismo, un placer disfrutar de tus letras que preceden a los versos…

No puedo más que decir nuevamente, AMEN... Un lujo disfrutar de ambos...

Gracias y mil Bsoss a los dos!!

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida lady PI..., por favor, no me deis las gracias, pues soy yo el que está más que agradecido de poder adornar mi humilde mansión con vuestros hermosos y maravillosos versos.
para mi es siempre un placer presentaros en mi mansión, pues vuestra presencia le da brillo y esplendor a esta, mi casa y la casa de tod@s los que aquí nos juntamos.
Y que mejor regalo podría hacerle yo a mis visitantes que presentarles vuestra sensual y maravillosa obra, fruto de esa pasión que vos tenéis y que os desborda por los cuatro costados...
Por eso, gracias de nuevo, mi querida amiga, por permitirme el gozar y permitir que todos mis amigos gocen de vuestro arte en la mansión.

Besos, mi querida lady PI.
Espero teneros aquí, hecha verso, en poco tiempo de nuevo...

Sayiid Albeitar dijo...

Gracias a vos por visitar mi humilde casa, lady Ginebra.
Y gracias por vuestras palabras, pero, evidentemente, ante los versos de lady PI, cualquier introducción se queda pobre, pues la luz de sus letras, deslumbra y ciega todo lo que se acerque a ellas.
Eso si, mis palabras, aunque menesterosas y faltas de brillo, son sinceras y dichas desde el más profundo de los cariños y la más intensa de las admiraciones...
Así que gracias de nuevo a vos, por vuestras palabras y vuestra siempre seseada presencia en la mansión :-)

Besos, mi querida amiga, y hasta pronto, espero y deseo...

María Perlada dijo...

La verdad es que es un placer siempre leer a Mag, porque escribe genial, y ella te ha hecho un regalo a ti, pero tú nos has hecho un regalo a tus lectoras compartiendo este texto, porque es un deleite leerla, no importa ya lo hayamos leído en su blog.

Besos, mi querido amigo Sayiid, y también para Mag.

* dijo...

Sabe usted que siempre doy las gracias. La amistad y el respeto que nos tenemos, además, no concibe otra cosa, ni yo sé de otra forma.
Un placer siempre, mi querido D. Sayiid.


Y Gracias también al resto por ver en mis letras tanto.

Besos de Pecado.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________