Prologo de El Libertino

jueves, 2 de junio de 2016




SONETO

 Me fatiga esta carne enferma, oscura,
y al surco de Tu amor, junto a Tu aliento,
quiero arrojarla. Luego vendrá el viento
y besará mis brazos, mi cintura.
 Subirá por mis venas calentura.
Podré volar, ya no será un intento.
Mis verdes ramas no serán lamento,
y habrá en mi corazón celeste hondura.
 Apenas mis raíces ya en la tierra,
podré creer en Ti. Tu savia fuerte
mi débil carne tornará de acero.
 Y como el viento gusta de la sierra,
yo gustaré la dicha de tenerte
aquí en mi corazón. Mínimo. Entero.

(María Elvira Lacaci)

=================================================================================================================


5 comentarios:

María Perlada dijo...

No conozco a esta poeta, María Elvira, pero gracias por compartir su soneto, mi querido amigo Sayiid.

Un beso.

Ginebra Blonde dijo...

Wow!! Precioso!! Gracias por compartirlo ;-)

Mil Bsoss y feliz finde!!

Ginebra Blonde dijo...

Si no te importa, me lo llevo para compartir en mi Facebook…

Gracias de nuevo, amigo!

Sayiid Albeitar dijo...

Siempre es un placer descubrirle nuevas poetisas, mi querida lady María.
Sólo espero, deseo y confío en que sean de su agrado.
Besos desde la mansión :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Es todo suyo, mi querida lady Ginebra, puesto que la poesía no es mía, y yo también la he "robado" para traerla a la mansión.
Ya sabe voacé que quien roba a un ladrón..., tiene cien años de perdón :-)
Quien sabe si acabaremos en la misma cárcel los dos jejejeje

Un beso, mi querida amiga, y feliz velada en la mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________