Prologo de El Libertino

jueves, 29 de septiembre de 2016

Buenas noches, mis queridos amigos y amigas de La Mansión.
Esta noche no os traigo sexo, lujuria ni desenfreno…
Esta noche os traigo cultura.
¿Y qué tipo de cultura?, me diréis…
Pues os traigo  una crítica coral de ese libro maravilloso, sorprendente, extraordinario, asombroso, prodigioso, portentoso, descomunal y admirable.
Una crítica coral de ese libro que nos enseñó a todos en lo que consistía de verdad el BDSM.
Que equivocados estábamos, amigos y amigas…
Que lejos andábamos de la realidad…
Menos mal que esta celebérrima trilogía nos sacó de dudas y nos dio las claves para ser verdaderos y auténticos Am@s y sumis@s.
Y ya sin más os dejo con el reportaje.
Espero que lo disfrutéis como yo lo he disfrutado :- )
Feliz velada en la mansión

Sayiid

======================================================================================================================




======================================================================================================================

2 comentarios:

Alma Baires dijo...

Jajajajajajajajaja! ...esta fue anoche mi primera reacción cuando te leí. Y es que llegué del cine, y (como todas las noches...shhh...) di una vuelta por la Mansión, pero mi comentario por esos misterios de la tecnología, no salió.

Yo del tema no sé mucho (por no decir nada...) pero estos libros no me parecieron ni siquiera un gran qué... he leído cosas más interesantes seguramente.

Te dejo un beso enorme Sayiid y gracias por pasearte por mi playa... no sabes la ilusión que me hace... smu@ckssssss!

Sayiid Albeitar dijo...

Que me place haberle arrancado una sonrisa, mi querida Alma.
Y del tema tampoco se mucho, se lo aseguro, y sólo me he leído el primer libro de la trilogía, y con eso tuve más que suficiente...
La verdad es que no me quedaron ganas de leer nada más, ni siquiera por curiosidad malsana :-)
Y es que yo, cuando quiero leer ciencia ficción, prefiero las novelas de Asimov..., no se si me explico...
Un beso para vos, mi querida amiga, y deciros que no habéis de darme las gracias por visitar vuestra hermosa playa, pues fue todo un placer hacerlo. Placer que, a buen seguro, se repetirá.
Besos mi buena amiga y feliz velada en la mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________