Prologo de El Libertino

lunes, 31 de octubre de 2016

“Clamé al cielo, y no me oyó. Mas, si sus puertas me cierra, de mis pasos en la Tierra responda el cielo, no yo.”
Con esta frase del inmortal Tenorio, iniciamos esta noche la celebración en la mansión de la Noche de todos los Santos.
Y digo bien: “Noche de todos los Santos”, y no esa extraña fiesta que se ha puesto de moda en los últimos años y que llaman Halloween.
Aquí, mis queridos amigos, ya nos disfrazamos en carnaval, fiesta pagana de lujuria y desenfreno, y no necesitamos que vengan de fuera a cambiarnos nuestras viejas costumbres.
Por eso en la mansión no se celebra Halloween y si se celebra la Noche de todos los Santos. Y que mejor celebración que hacerlo con los últimos versos del Tenorio, de Don José Zorrilla…
Que lo disfrutéis amigos y cuidado, porque ya sabéis que, esta noche, los espíritus andan sueltos por el más acá….

Sayiid

========================================================================================================================




Doña Inés ha hecho una apuesta, pero con Dios: si logra el arrepentimiento del joven, los dos se salvarán pero, si no lo consigue, se condenarán eternamente. Ante la tumba de Don Gonzalo, Don Juan invita al comendador a cenar y éste lo invita a su vez a compartir la mesa de piedra con él en el panteón. Cuando el espíritu del Comendador está a punto llevarse a Don Juan al infierno, Doña Inés interviene y le ruega que se arrepienta.
(Don Juan se hinca de rodillas, tendiendo al cielo la mano que le deja libre la estatua. Las sombras, esqueletos, etc., van a abalanzarse sobre él, en este momento se abre la tumba de doña Inés y aparece ésta. Doña Inés toma la mano que don Juan tiende al cielo.)
DOÑA INÉS:
¡No! Heme ya aquí,
don Juan mi mano asegura
esta mano que a la altura
tendió tu contrito afán,
y Dios perdona a don Juan
al pie de la sepultura.

DON JUAN:
¡Dios clemente! ¡Doña Inés!

DOÑA INÉS:
Fantasmas, desvaneceos: su fe nos salva...,
volveos a vuestros sepulcros, pues
la voluntad de Dios es
de mi alma con la amargura
purifiqué su alma impura,
y Dios concedió a mi afán
la salvación de don Juan
al pie de la sepultura.

DON JUAN:
¡Inés de mi corazón!

DOÑA INÉS:
Yo mi alma he dado por ti,
y Dios te otorga por mí
tu dudosa salvación.
Misterio es que en comprensión
no cabe de criatura:
y sólo en vida más pura
los justos comprenderán
que el amor salvó a don Juan
al pie de la sepultura.
Cesad , cantos funerales
(Cesa la música y salmodia.)
callad, mortuorias campanas
(Dejan de tocar a muerto.)
ocupad, sombras livianas,
vuestras urnas sepulcrales
(Vuelven los esqueletos a sus tumbas, que se cierran.)
volved a los pedestales,
animadas esculturas;
(Vuelven las estatuas a sus lugares.)
y las celestes venturas
en que los justos están,
empiecen para don Juan
en las mismas sepulturas.

(Las flores se abren y dan paso a varios angelitos que rodean a DOÑA INÉS y a DON JUAN, derramando sobre ellos flores y perfumes, y al son de una música dulce y lejana, se ilumina el teatro con luz de aurora. DOÑA INÉS cae sobre un lecho de flores, que quedará a la vista en lugar de su tumba, que desaparece.)

DON JUAN:
¡Clemente Dios, gloria a Ti!
Mañana a los sevillanos
aterrará el creer
que a manos de mis víctimas caí.
Mas es justo:
quede aquí al universo notorio que,
pues me abre el purgatorio
un punto de penitencia,
es el Dios de la clemencia
el Dios de Don Juan Tenorio.

(Cae DON JUAN a los pies de DOÑA INÉS, y mueren ambos. De sus bocas salen sus almas representadas en dos brillantes llamas, que se pierden en el espacio al son de la música.)
(Cae el telón.)

(José Zorrilla)


=========================================================================================================================

3 comentarios:

* dijo...

Bella y mística su entrada que ya deseaba leer desde que apareció en mis alertas como una especie de Anunciación.
Yo prefiero el Samhain que es como más nuestro, más de las almas místicas y menos de las que se endulzan banalmente.

Es mejor ser que disfrazarse y si llevaos la importa del Pecado y sabemos orarle y respetarle, no hay mejor motivo que eso para la adoración de todos los Santos.

Besos de Pecado, mi querido D. Sayiid, inspirados en el nombre de Todos los Santos :-)

Sayiid Albeitar dijo...

En esta vida, mi querida lady PI, todo procede de algo anterior...
Y es por eso que lo antiguo, lo arcaico, lo primitivo…, tiene la fuerza de lo auténtico, de lo verdadero, de aquello que es puro, sin contaminaciones ideológicas o perversas que se van adhiriendo a la idea básica con el paso del tiempo…
Es por eso que comparto su gusto por lo primordial, y ahí entra la celebración del Samhain, con todo lo que ello conlleva.
Además, para mí, todo lo Celta tiene un valor especial, pues nuestra cultura y nuestra religión se hallan firmemente entroncadas en aquellas primarias creencias.
Mi aversión hacia Halloween no radica en su carácter festivo y lúdico. Radica en esta manía, tan española nuestra, de considerar que todo lo de fuera es mejor que lo nuestro. Y no siempre es así. Nada nos impide celebrar nuestras tradiciones y divertirnos con ellas, considerando además, que son más antiguas que las que adoptamos y que, les guste o no, no dejan de ser copias modificadas de las que ya celebrábamos nosotros hace siglos.
No entro en las consideraciones religiosas, sino en la fiesta como tal.
Por eso, pese a parecer una vez más un defensor carpetovetónico, me niego a adoptar costumbres que no pasan de ser meras modas y que acaban con nuestra milenaria historia.
A cada cual lo suyo, mi querida amiga…
Para nosotros la fiesta de Todos los Santos…, para los norteamericanos su fiesta de Hallowwen, para nuestros amigos mexicanos su Día de los Muertos…, y para mi sus Besos de Pecado…
Y así…, todos contentos ;-)

* dijo...

Amén, mi querido D. Sayiid. Amén.
Estoy de acuerdo con usted. Así sea.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________