Prologo de El Libertino

jueves, 13 de octubre de 2016




Cogió el pájaro y se sintió feliz. Por la orilla del mar, varios muchachos paseaban eufóricos sus desnudos. Ella siempre había escuchado aquel refrán y, la verdad que sí, se sintió satisfecha mientras se lo llevaba, con deleite, a la boca.
Ya casi anochecía en aquella playita de Chipiona.

Ruth Cañizares


=================================================================================================================

4 comentarios:

María Perlada dijo...

Quién pudiera estar ahora en aquella playita de Chipiona ainsssss.

Más besos, mi querido amigo Sayiid, y muy feliz noche.

* dijo...

Sí, será cierto eso de que más vale pájaro en mano que ciento volando...
Y dentro de los pájaros, ya sabemos, unos cantan más que otros, unos son de volar y otros se comen...

Muy buena metáfora :-)

Besos de Pecado mi querido D. Sayiid.

Sayiid Albeitar dijo...

No se debería de estar nada mal allí, mi querida maría, sin duda jejeje
En Chipiona o en cualquier otra playa con féminas adoradoras de pajaritos ;-)

Besos desde la mansión.

Sayiid Albeitar dijo...

Hay pajaritos de muchas clases, mi querida lady PI
Los hay tranquilos, nerviosos, los hay constantes y juguetones...
Los hay que hasta silban de vez en cuando :-)
No obstante, seguro que a todos ellos no les importa perder momentáneamente su libertad y "estar en mano" de vez en cuando...
Y es que hay "jaulas" muy placenteras, sin duda :-)

Besos, milady, y gracias, mi querida amiga, por su visita.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________