Prologo de El Libertino

martes, 18 de octubre de 2016




LA ESCLAVA DEL CALIFA

A la esclava del Califa
una duda le ha surgido,
y es que nunca como ahora,
tan feliz ella había sido.

Y no sabe si lo que quiere
es que la vengan a librar,
pues de su amado caudillo,
muy enamorada ella está.

Y tiembla si escucha cornetas
en las murallas sonar,
pues imagina que es su marido
que a liberarla ha venido ya.

Y es que ella es presa y esclava,
pero esclava de su corazón,
pues nunca nadie la había tratado
como el Señor de esta mansión.

Y sufre y llora,
y gime y teme,
y piensa y cavila,
impotente ante su suerte

Pues sabe que ahora sería,
si así Dios es como lo quiere,
más esclava en su propia casa,
que en el harem de su Jeque.

Los cual demuestra, amigos,
que la libertad es cosa muy extraña,
pues se puede ser  más libre entre rejas,
que lo que es uno en su  propia morada…

(Sayiid)


==========================================================================================================

4 comentarios:

María Perlada dijo...

Qué gran verdad que así puede sentirse, en libertad dentro de sus propias rejas, porque cada uno entiende su propia libertad, así tal cual, cada uno siente a su manera.

Me encantó de nuevo, ver una entrada tuya, mi querido Sayiid.

Un beso.

* dijo...

Dicen que no se es más libre que cuando se concede y se es libre en otro.
Es preso ese al que es arrebatada la libertad, no el que la da de propia voluntad.

Besos de Pecado y feliz noche, mi querido D Sayiid.

Sayiid Albeitar dijo...

la libertad es algo muy relativo, mi querida lady María.
Y nunca sabe uno cuando o donde va a encontrarla y poder experimentarla...
Aunque por lo general ocurre lo contrario: que nos creemos libres..., y no lo somos... :-)

Besos, mi querida amiga, un día más

Sayiid Albeitar dijo...

¿Y podemos aspirar a ser libres del todo, mi querida lady PI?
Yo creo que no...
La libertad absoluta no existe, pues en ese caso entraríamos en el libertinaje, más...
¿Que nos impide tratar de ser un poco más libres cada día?
Ese es, al menos, mi deseo de cada día...

Y si algún día me convierto en un libertino..., pues que se le va a hacer...
Sabré llevar esa cruz con paciencia y humildad ;-)

Besos, milady, de este pequeño libertino en potencia :-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________