Prologo de El Libertino

martes, 4 de octubre de 2016


 


“Y cuando sintió una mano que se deslizaba por entre las bragas bordadas de encaje, justo para desnudar sus riñones con precisión –pero tiernamente, con reverencia-, la idea que se le vino a la cabeza, es que estaba muy contenta de estar en Inglaterra y de aprender las costumbres británicas”.

Helen Zhavi


==================================================================================================================

2 comentarios:

* dijo...

Estallaras en un gemido de amor.
En una fantástica eclosión galáctica.
Y todo nos aparecerá más hermoso que el comienzo y el final de los días...
_No es mio, mi querido D. Sayiid._

Besos de Pecado.
Feliz tarde.

Sayiid Albeitar dijo...

Pues dada su belleza, mi querida lady PI, podría serlo perfectamente...

Besos, mi querida amiga, y feliz velada en esta, vuestra mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________