Prologo de El Libertino

viernes, 11 de noviembre de 2016




Déjame que esparza
manzanas en tu sexo
néctares de mango
carne de fresas;

Tu cuerpo son todas las frutas.
Te abrazo y corren las mandarinas;
te beso y todas las uvas sueltan
el vino oculto de su corazón
sobre mi boca.

Mi lengua siente en tus brazos
el zumo dulce de las naranjas
y en tus piernas el promegranate
esconde sus semillas incitantes.

Déjame que coseche los frutos de agua
que sudan en tus poros:
Mi hombre de limones y duraznos,
dame a beber fuentes de melocotones y bananos
racimos de cerezas.

Tu cuerpo es el paraíso perdido
del que nunca jamás ningún Dios
podrá expulsarme.


Gioconda Belli


=============================================================================================

4 comentarios:

María Perlada dijo...

Esta entrada el postre más rico del final de todas las que he leído, menudo manjar más placentero el que he disfrutado hoy, mi querido Sayiid, éste poema sí que es un paraíso afrodisiaco, entre cerezas, mandarinas, y todas las frutas, delicioso manjar, que hacen latir las entrañas, un auténtico placer.

Un beso.

Ginebra Blonde dijo...

Sin duda se despierta el apetito con estos versos… Dulce y exquisito manjar, el de la piel en sus más exquisitos jugos…

Un placer, querido Sayiid.

Bsoss y feliz finde :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Compréndalo, mi querida María..., no se vaya usted a creer que es por vicio,que no...
Es que el médico me ha recomendado comer mucha "fruta"...
Dice que es bueno para el colesterol...
Y si lo dice el médico..., quien soy yo para llevarle la contraria?

Besos frutales, mi buena amiga...

Sayiid Albeitar dijo...

Ya le digo yo que si se despierta el apetito, mi querida Ginebra...
Y no sólo el apetito, sino "los apetitos"...
Y es que es lo que tiene la fruta con tanta..., vitamina B :-)

Besos, mi querida amiga; disfrute de la mansión; está en su casa...

______________________________________________________________________________________________________________________________________________