Prologo de El Libertino

miércoles, 30 de noviembre de 2016






De amor tentado un penitente un día

con nieve un busto de mujer formaba,

y el cuerpo al busto con furor juntaba,

templando el fuego que en su pecho ardía.



Cuanto más con el busto el cuerpo unía,

más la nieve con fuego se mezclaba,

y de aquel santo el corazón se helaba,

y el busto de mujer se deshacía.


En tus luchas, ¡oh amor de quien reniego!

siempre se unen el invierno y el estío,

y si uno ama sin fe, quiere otro ciego.


Así te pasa a ti, corazón mío,

que uniendo ella su nieve con tu fuego,

por matar de calor, mueres de frío.


(Ramón de Campoamor)


=========================================================================================================================

2 comentarios:

María Perlada dijo...

Un bello poema de Campoamor.

Se une la nieve y el fuego, dos mezclas tan distintas pero tan bien combinadas, mi querido Sayiid.

Besos.

Sayiid Albeitar dijo...

Ya sabe vuesa merced, mi querida María, que los contrarios se atraen :-)

Besos también para vos, y gracias por regalarnos vuestra presencia en la mansión, milady :-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________