Prologo de El Libertino

miércoles, 23 de noviembre de 2016




Hay veces en que le envidio su juventud, pero trato de no pensar mucho en eso. Un anciano no debe tener celos de aquellos que vienen a ocupar su puesto, y recordar el tiempo en que era joven, sano y viril es un acto de masoquismo que no sirve de nada.


John Boyne


=====================================================================================================================

2 comentarios:

María Perlada dijo...

¿Para qué pensar en un tiempo pasado? mejor disfrutar del presente, desde los años que cada uno tenga, además, mi querido Sayiid, también en la madurez hay peligros tentadores ¿no crees igual?

Muacksssss.

Sayiid Albeitar dijo...

Lo creo, lo creo, mi querida amiga...
Cada edad tiene su propio placer...
Quizás al principio sea la fogosidad, la inmediatez, la turbadora fuerza y el descontrol de la juventud...
Pero a medida que pasan los años, el poso del conocimiento se adhiere a nuestro ser...
Entonces, donde había prisas, ahora hay paciencia...
Donde había cantidad, ahora surge la calidad...
Donde primaba lo inmediato, ahora surge lo planeado...
No, mi querida amiga, no seré yo el que mire atrás, si no es para comprobar lo mucho y bien que, creo, he evolucionado...

Besos, milady, y mire vuesa merced también al presente y al futuro :-)

______________________________________________________________________________________________________________________________________________