Prologo de El Libertino

sábado, 11 de febrero de 2017




“La única persona con la que deberías compararte es con la persona que eras ayer. Esa es la persona a la que debes superar y en la que debes fijarte para ser mejor”.

(Sigmund Freud)


=======================================================================================================================

4 comentarios:

* dijo...

Así es, D. Sayiid. Superarse uno a sí mismo, sin agachar la cabeza... salvo si se desea "rezar", "beber de la fuente" del Pecado... y resucitar.
Pero superarnos a nosotros mismos. Somos los peores críticos y los más vulnerables.

Besos de Pecado, Mi Querido D.Sayiid.

Ginebra Blonde dijo...

Somos nuestros retos logrados, nuestros miedos derrotados, nuestros límites sobrepasados… Debemos crecer y superarnos cada día…es el vehículo que nos llevará a ese equilibrio y satisfacción con nosotros mismos, aun cuando nunca sabremos lo suficiente, en ese constante y maravilloso camino de enriquecimiento personal…

Un placer visitarte, querido Sayiid…

Bsoss y feliz día!

Sayiid Albeitar dijo...

Muy buenas son esas razones para agacharse, mi querida amiga...
Buenas y placenteras...
Y propias, sin necesidad de que nadie nos diga donde o cuando hemos de hacerlo...
Si nos arrodillamos, sea cual sea el motivo, que sea por deseo propio, y no por imposiciones mundanas o divinas...
besos, mi querida lady PI. Vos si que os superáis siempre :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Cuanta razón tiene vuesa merced, lady Ginebra.
Somos lo que vivimos, y solo afrontando retos y superándolos, conseguimos avanzar y ser cada día un poco más nosotros...
De no haberlo hecho, aun seguiríamos siendo pequeños simios asustados viviendo en los árboles llenos de temores y sin un futuro...
Y solo quien no se rinde ante la evidencia o ante lo "normal", avanza mientras el resto de la humanidad se queda quietos mirando.
Aunque a veces ir contracorriente tenga sus riesgos..., es aún más arriesgado quedarse estático y sin capacidad de reacción, pues en ese caso dejamos de ser personas con mentalidad propia para convertirnos en apacibles borregos..
Y aunque eso es lo que quisieran de nosotros aquellos que dirigen los hilos de este mundo nuestro, yo, al menos, no pienso darles esa satisfacción.
Prefiero, antes que ser borrego, ser la oveja negra del rebaño..., y vos?

Besos también para vos, de este pequeño inconformista, mi querida Ginebra..., llenos de rebeldía y autenticidad.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________