Prologo de El Libertino

martes, 4 de abril de 2017




Con tus pechos porosos y mollares,
colmilludo licor en apogeo
de astar tu corazón y mi deseo,
edifican sus norias los collares.

En tus pechos cuajados en los mares
de más brutal espuma que yo veo
amontonan su lácteo parpadeo
las derramadas vías estelares.

Pongo mi corazón ante estas astas,
huracanadamente deseoso
de verme herido y encunado en ellas.

Y sólo con sus límites desgastas
y desordenas mi material reposo
rozándome con cúmulos de estrellas.


(Miguel Hernández)


=========================================================================================================================

2 comentarios:

María Perlada dijo...

Me encanta Miguel Hernández, y este poema, edificando caricias en los pechos altivos.

Un placer venir a disfrutar en la Mansión de tus publicaciones, mi querido Sayiid.

Besos.

Sayiid Albeitar dijo...

El placer es todo mío, mi querida maría, de teneros a vos aquí.
Ya sabéis donde tenéis vuestra morada.
Besos y feliz velada en la mansión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________