Prologo de El Libertino

lunes, 8 de mayo de 2017



 
 
El émbolo brillante y engrasado
embiste jubiloso la ranura
y derrama su blanca quemadura
más abrasante cuanto más pausado.
Un testigo fugaz y disfrazado
ensaliva y escruta la abertura
que el volumen dilata y que sutura
su propia lava. Y en el ovalado
mercurio tangencial sobre la alfombra
(la torre, embadurnada penetrando,
chorreando de su miel, saliendo, entrando)
descifra el ideograma de la sombra:
el pensamiento es ilusión: templando
viene despacio la que no se nombra.

(Severo Sarduy)

=================================================================================================================

5 comentarios:

María Perlada dijo...

Mmmmmmmm ayer vi la entrada y no supe que comentar, y hoy me sigue pasando lo mismo, mi querido Sayiid, espero me disculpes por mi mudez en palabras.

Besos de Perlada y feliz día, mi querido amigo .

* dijo...

Es como la conquista de un castillo...
Uno piensa, trabaja, se esfuerza... y la cerradura, lubricada, abre paso y exudamos el placer de haber penetrado...

Besos de Pecado, Mi Querido D. Sayiid.
Tenga una estupenda semana y mi cariño siempre.

María Perlada dijo...

Y ahora vuelvo y me encuentro con el comentario tan excitante de Mag y uffffffffff si que me quedo más mudita, pero galopando entre latidos, en verdad esta Mansión no se que tiene pero arde fuego.

Más besos.

Sayiid Albeitar dijo...

En realidad asi es, mi querida lady PI...
Siempre es una conquista, pues eso forma parte del juego erótico.
Unos usaran la seducción, otros la fuerza, algunos el poder, los menos, la inteligencia...
Pero toda recompensa precisa de un esfuerzo, ya que aquello que se consigue sin esfuerzo, no tiene ningún valor...
Y cuando la recompensa es una mujer hermosa e inteligente..., todo esfuerzo es poco...

Besos desde la mansión, mi querida lady PI, y no so rindais mas que cuando así lo deseeis :-)

Sayiid Albeitar dijo...

Mi querida maría...
Lo que tiene esta humilde mansión son visitantes como vos o como nuestra querida lady PI, que nos encienden el corazón con sus soflamas...
Quizás yo encienda las brases y arroje algún que otro madero al fuego..., pero son vuesas mercedes y todos aquellos que participan con nos, los que levantan verdaderos vendavales de pasion, los que lo avivan y agitan y convierten a las trémulas y tímidas llamas en verdaderas lenguas de ardiente fuego...
Mientras exista gente capaz de disfrutar de la vida como nos disfrutamos, habrá lugares llenos de erotismo y pasión como nuestra querida mansión...

Besos, milady, y gracias, un día más, por vuestra visita.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________